Por más de una década, Aron Cramer ha ayudado a las compañías más grandes del mundo a ser más sostenibles. 

Aron Cramer, Presidente y CEO de la organización sin fines de lucro, Business for Social Responsibility, habla en la conferencia de BSR 2016 en Nueva York.
 Y no sólo por el bien común. El futuro de Coca-Cola, y de todas las compañías que persiguen esa estrategia, será más brillante. En un mundo dominado por el consumo intensivo y el reciclaje mínimo de valiosos recursos, los expertos en negocios sostenibles prevén un futuro en el que los recursos se habrán agotado, lo que paralizará lentamente la funcionalidad de las compañías. Las conversaciones globales han empezado, pero no siempre seguidas de acciones. El año pasado, The Guardian informó que más de la mitad de todos los negocios no están logrando avances significativos en relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para 2030.

Cramer, Presidente y CEO de la organización global sin fines de lucro, Business for Social Responsibility, entiende los riesgos que corren los negocios al ignorar estos problemas. Pero cuando habla de lo que es trabajar realmente con las compañías, muestra un tono más positivo. La organización de Cramer no sólo busca una lista de corporaciones que dicen tener como objetivo ser responsables. El grupo ayuda a las compañías a innovar y desarrollar estrategias para convertirse en negocios verdaderamente sostenibles.

Conversé con Cramer sobre los objetivos de BSR, y cómo la organización trabaja con Coca-Cola y otros para asegurar un futuro sostenible para las compañías, y una economía sostenible que funcione para todos.

Desechos de PET recolectados y clasificados en The Himalayan Climate Initiative, socio de Coca-Cola Bottlers Nepal, Ltd., un embotellador en Katmandú, Nepal.

¿Qué detiene a las compañías para invertir en prácticas sostenibles?

Hay dos barreras estructurales. Una de ellas es el capital. A menudo, las compañías no adoptan el concepto de largo plazo. Es importante cambiar la manera en que funcionan los mercados; debemos orientar nuestros flujos de capital hacia resultados sostenibles, y esto creará un círculo virtuoso en el que las compañías tomen en cuenta cada vez más las consideraciones a largo plazo. Además, nuestros mercados de valores exigen retornos a corto plazo. No recompensan suficientemente el pensamiento a largo plazo. Los dividendos de sostenibilidad a largo plazo no les dan a las compañías el capital que necesitan para crecer. Necesitamos encontrar maneras de redefinir cómo se mide el valor y, cuando eso se haga realidad, más capital comenzará a fluir a través de los negocios sostenibles.

Los desechos representan un gran problema del que las compañías deben ser parte. ¿Existe actualmente alguna innovación en cuanto a sostenibilidad que le dé confianza en el mundo de los negocios, y que cuente con el potencial de desempeñar un papel importante en la reducción de los residuos?

Sí. Una de las cosas importantes en este asunto, creo yo, es la aparición del concepto de economía circular. La economía circular va más allá del reciclaje y continúa reinventando el proceso de diseño del producto, de su uso, y de la reutilización de materiales. Ahora hay docenas de empresas que buscan aplicar esto en la forma en que se abastecen de materiales, así como en sus procesos de producción. La visión es, en lugar de tener un modelo lineal de consumo que genera residuos, tenemos uno donde cada modelo se utiliza para un producto en particular. Creo que es emocionante. A medida que más compañías se incorporan, podemos reducir radicalmente la cantidad de recursos que se están utilizando y, por supuesto, disminuir los desechos marinos.

La otra es la demanda de los consumidores. Las compañías y los consumidores en conjunto no han descubierto qué es lo que genera grandes resultados. La herramienta promedio más popular se utiliza durante nueve minutos. Los consumidores y las compañías no están de acuerdo en lo que respecta a sostenibilidad. 

Eduardo Cota, director de conservación y restauración ecológica de la ONG mexicana Pronatura, inspecciona plantas en un vivero de árboles con una joven llamada Sofía. Sofía, una joven madre, emplea a otros trabajadores y dirige el vivero, que es administrado por Pronatura.

Leí un artículo en el sitio web de BSR sobre las conexiones entre las mujeres y el cambio climático. Estadísticamente, en caso de desastre o condiciones climáticas extremas, las mujeres son más propensas a morir que los hombres. Además de fortalecer sus esfuerzos en cuanto al uso del agua y la agricultura sostenible, el sistema Coca-Cola, por ejemplo, comenzó a invertir en el empoderamiento de las mujeres en las comunidades necesitadas. ¿Están las compañías entrando en razón sobre la necesidad de este enfoque holístico para crear un mundo más sostenible, o cree que ahora es más una excepción?

Ya no hay ninguna compañía importante en el mundo que no entienda la importancia del cambio climático. Actualmente, el cambio climático se considera un problema social y económico, y ambiental. Coca-Cola considera que la compañía no tendrá un ambiente operativo estable si el cambio climático continúa sin control alguno. En la medida en que la disponibilidad y confiabilidad de los recursos hídricos se ven afectadas, la compañía no puede funcionar. Además, hay una consciencia cada vez mayor de que a las mujeres alrededor del mundo les afecta desmedidamente el cambio climático. Estos son elementos críticos de la economía mundial y de la sociedad, que son alterados de forma desproporcionada por el cambio climático. Así que creo que la conciencia sobre estas cosas es importante. Ayudamos a las compañías a comprender el impacto del cambio climático en sus propias operaciones y en dónde viven y trabajan. También ayudamos a las compañías a prestar su voz a los debates sobre políticas. El Acuerdo de París no habría sido posible sin la enérgica voz de los negocios. Ayudamos a las compañías a que su voz se escuche en este tipo de entornos.

¿Cómo trabaja BSR con las compañías, y específicamente, con Coca-Cola?

Tenemos más de 200 empresas asociadas. Les ayudamos a implementar sus compromisos por la sostenibilidad., Hemos tenido el privilegio de trabajar con Coca-Cola durante 20 años. Hemos contribuido con el desarrollo de la estrategia de sostenibilidad más reciente de la compañía, ayudándoles a entender cómo apuntar alto y de una manera que sea bien recibido por los grupos de interés y que, por supuesto, robustezca el negocio. También ayudamos a la compañía a hacer una evaluación sobre el reabastecimiento de agua y cómo lograr sus objetivos en ese campo. Nos complace contar con el trabajo de Bea Pérez, (Directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sostenibilidad, de Coca-Cola), y de April Crow, (Directora Global de Medio Ambiente y Sostenibilidad de Coca-Cola).

¿En cuál área desean ver ustedes que Coca-Cola se convierta en un negocio más sostenible? ¿En qué áreas han visto a la compañía sobresalir?

Todo empieza con los productos. Es interesante ver cómo la compañía ha desarrollado su portafolio de productos para ofrecer una gama más diversa de bebidas, incluyendo opciones más saludables. Creo que seguirá siendo una gran oportunidad para el avance de Coca-Cola. Considero que han hecho una gran labor y que seguirán haciéndola. Una cosa que me gustaría es que Coca-Cola utilice el poder de la marca para incorporar a los consumidores a lo largo de esta jornada. Creo que ellos también pueden aportar muchas cosas buenas.