¿Qué tienen en común una épica tormenta y seis botellas de patinaje sobre hielo de Fresca?

Un gélido día en el invierno de 1967.

En una de las más irónicas jugadas del destino en la historia de la Compañía Coca-Cola, el lanzamiento de Fresca en la ciudad de Nueva York fue un acontecimiento para recordar.

Originalmente, Fresca se introdujo en los mercados de prueba en Estados Unidos en 1964. El refresco gaseoso, de bajo contenido calórico y con sabor a cítrico, se colocó como una bebida para mezclar y como una gaseosa refrescante, que se podía utilizar como una alternativa a las aguas embotelladas y carbonatadas. Después de una serie de exitosas pruebas piloto en ciudades seleccionadas, Fresca estaba lista para el gran momento. Y eso sólo podía significar Nueva York.


Los elaborados planes de lanzamiento incluían adueñarse del icónico restaurante Four Seasons. (En el material de lectura, Ten Restaurants that Changed America, puede encontrar una gran historia sobre el restaurante.) Inaugurado en 1959 en el arquitectónicamente aclamado edificio Seagram’s, el espacio fue diseñado por Ludwig Mies van der Rohe y Philip Johnson. En ese momento, la decoración y la cocina de Four Seasons eran consideradas como innovadoras. Una de sus características distintivas era una enorme fuente de agua que se encontraba en el centro del restaurante. Las obras de destacados artistas adornaban las paredes, y su menú fue uno de los primeros en el país en ofrecer ingredientes de temporada. La Compañía Coca-Cola consideró a Four Seasons como el lugar ideal para presentar su producto más reciente.


Fresca fue el segundo producto bajo en calorías que introdujo la Compañía Coca-Cola; TaB hizo su debut en 1963. Años de investigación y pruebas de sabor, las cuales generaron resultados promisorios, hicieron que la compañía sintiera que tenía un ganador. Con su frío sabor a cítricos, inspirado en la toronja, el eslogan que unificó a Fresca se centraba en una "tormenta" de sabor. Fresca, helada y refrescante.

El personal de la barra de Four Seasons incluso creó 10 cócteles que se publicaron en una guía que el público podía pedir para probar en casa. Y la compañía contrató a Mitch Miller y a su banda para grabar "Blizzard Theme" para el lanzamiento nacional.

Con una carpa, la banda de primera categoría y el entretenimiento de clase mundial esperaban su turno para la noche, parecía que todas las estrellas se habían alineado. ¿Qué podría salir mal?

Una tormenta.

El 7 de febrero de 1967, una gran tormenta invernal se extendió por el noreste, dejando enormes cantidades de nieve. Básicamente, la ciudad de Nueva York se detuvo. Bill Free, el jefe de la Agencia Marschalk, que manejaba a Fresca para Coca-Cola, rápidamente y con un poco de desfachatez, publicó un anuncio en The New York Times pidiendo disculpas por la "tormenta" que el lanzamiento de Fresca había causado en la Gran Manzana. 


La fiesta continuó a pesar de los elementos. La famosa fuente en el centro de Four Seasons se congeló y seis botellas de Fresca patinaron y bailaron durante la noche, mientras la Orquesta de Mitch Miller deslumbraba a la multitud con el tema para Fresca, "Blizzard Theme", y otros éxitos.


Hoy, cinco décadas más tarde, "adultos exigentes" en países de todo el mundo son los principales consumidores de Fresca ("fresco" en español). La bebida sin cafeína y con un sabor claramente cítrico, ligero, se ofrece en distintos sabores, incluyendo melocotón y cereza negra. A través de los años, la marca ha renovado tanto su fórmula como su apariencia.

Ted Ryan es Director de Comunicaciones Patrimoniales para la Compañía Coca-Cola