Vivimos conectados, pero no necesariamente a las cosas que tienen que ver con nuestra esencia. Debe ser por eso que cuando vemos a 100 personas plantando árboles al mismo tiempo sobre una ladera verde de montaña, se percibe un entusiasmo y una energía única.

Con esa intensidad se vivió la jornada de reforestación que se realizó el pasado viernes 23 de octubre, cuando alrededor de 100 voluntarios sembraron más de 1.000 árboles de especies nativas. La iniciativa formó parte del Programa de Reabastecimiento de Agua del Sistema Coca-Cola y se desarrolló en la Universidad para la Paz, ubicada en Ciudad Colón, San José, Costa Rica, con el apoyo de The Nature Conservancy (TNC) y la Fundación para el Desarrollo de la Cordillera Volcánica Central (FUNDECOR).

“La primera vez que sembré un árbol fue hace tres años con Coca-Cola, esta es la segunda. Es una experiencia muy reconfortante saber que uno está apoyando al planeta, que estamos cuidando lo que es nuestro. Para mí plantar un árbol y saber que estamos ayudando a proteger el agua es muy importante”.

Cynthia Gonzalez, Data Analytics & Reporting Manager en Coca-Cola Company Costa Rica.

Un viaje hacia la reforestación

Nuestro recorrido comenzó en el corazón del paisaje urbano josefino, atrapados en sus enmarañados embotellamientos, y culminó en las faldas verdes de las montañas de Ciudad Colón, al Oeste de San José.

Curiosamente, ese tráfico excesivo que sufrimos todos los días, comparte sus orígenes con la deforestación, cuando muchos años atrás la explotación agrícola y ganadera comenzaba a concentrarse en el Valle Central, con su producto estrella el café. La explotación del café necesitaba mucha mano de obra, pero pocos árboles. Esto produjo una migración masiva desde los diferentes puntos del país al Valle Central y su desarrollo urbanístico desordenado.

Así nos los explicaba Stanley Prendiz, nuestro guía de FUNDECOR, señalando además que la contaminación hídrica de nuestras cuencas, la deforestación, la degradación paisajística y la contaminación sónica, son problemáticas que todos los entornos urbanos sufren en mayor o menor medida. Reforestar impacta positivamente en todas ellas.

Más árboles para cuidar el agua que tomamos

A medida que salimos de la ciudad el paisaje se torna más verde y arbolado, pero no lo suficiente para asegurar un futuro saludable a las nacientes y mantos acuíferos, que nos dan el agua limpia para beber. El agua que usamos todos los días para bañarnos o hacernos un café proviene de esas nacientes y mantos acuíferos, que acumulan el agua de las lluvias que se infiltran en las montañas.

Los bosques juegan un papel clave, porque sin ellos la montaña pierde una gran cantidad de esa agua por erosión, explica Stanley Prendiz. Los bosques son la verdadera esponja que absorbe el agua. Además, cumplen muchas otras funciones vitales para el medio ambiente, como la  fijación de dióxido de carbono o proteger la biodiversidad, entre otras.

La jornada de reforestación, formó parte de Agua por el Futuro, el Programa de Reabastecimiento de Agua del Sistema Coca-Cola, cuyo objetivo es alcanzar una huella hídrica neutral para el 2020. Mediante este programa, se desarrollan actividades de conservación de bosques y reforestación (como el llevado a cabo en la Universidad para la Paz), en más de 500 hectáreas en las cuencas hidrográficas del Río Macho y Río Poás. El objetivo es alcanzar la reposición de alrededor de 1.2 millones de metros cúbicos de agua en los próximos dos años, lo que equivale al volumen de 480 piscinas olímpicas aproximadamente.

“Para mí un árbol es vida, crecí en Santa Ana, en el campo, y de chiquitos íbamos con mis amigos a comer Mangos y otras frutas a un potrero que daba frente a la casa. Mis hijos ya no viven esa experiencia, son más citadinos y por eso hago este gesto, para que conozcan todo lo que puede significar un árbol, lo que es tener agua fresca y lugares como éste. También sembré un arbolito en mi pequeño patio, va creciendo, y espero que sea un gran regalo para mis hijos, para que pronto se suban a comer mangos y  jugar en un lugar verde”

Hans Aguilar, Asistente de Servicios Generales en Coca - Cola Company Costa Rica.