Si estás planeando recorrer una larga distancia en tu auto, con tu familia, este artículo es para ti.  ¿Sabías que ya no tendrás que abandonar los hábitos de alimentación saludable que sigues en el hogar y arriesgarte a subir de peso sólo porque estás en la carretera? Dale un vistazo a este artículo, y conoce algunos de los bocadillos más nutritivos y deliciosos que puedes empacar, las opciones más recientes de comida saludable, y otras formas de mantenerte sano y en forma (y dentro de tu presupuesto).

Prepárate con anticipación

Pocas cosas nos hacen antojarnos de comer bocadillos más que un interminable viaje en auto. Así que prepárate con meriendas que no son sólo saludables y satisfacen, sino que también evitan los regueros y desórdenes en un auto en movimiento. Llena una bolsa con algunos de estos bocadillos estelares para la carretera: bananos, rodajas de manzana, pasas u otra fruta seca, paquetes de mantequilla de maní, pretzels, nueces sin cáscara, huevos duros, yogur o latas de atún con abre fácil. "Estos se empacan bien, son fáciles de comer sin tener que detener el auto y tienen una buena proporción de proteínas y carbohidratos complejos que satisfacen el apetito, para que te sientas lleno de energía y alerta", explica la nutricionista Janet Brill, Ph.D., autora de Blood Pressure Down. La mayoría viene en pequeñas porciones individuales, o puedes ahorrar un poco de dinero alistando en casa porciones personales en bolsas plásticas. Las botellas pequeñas de agua en un refrigerador o las hieleras son tu mejor opción de bebida, pero las cajas de jugo sin azúcar añadido también lo son. Al planificar tu ruta y tiempo de viaje, calcula una pausa para merendar cada dos o tres horas. En primer lugar, se rompe el aburrimiento  de la carretera. Pero aún más importante, comer algo ligero (alrededor de 200 calorías o menos) a intervalos regulares entre las comidas fuertes previene la fatiga y la sensación de hambre, las cuales pueden llevarte a comer más tarde una no deseada hamburguesa con papas fritas.

Estrategias de compras en el camino

Brill sugiere que busques supermercados o tiendas de comestibles durante el viaje, y que trates de conseguir las comidas principales o resurtirte de bocadillos allí. La mayoría cuenta hoy con barras de ensaladas frescas, así como bolsas de frutas pre cortadas, verduras y ensaladas verdes. En muchas de estas tiendas hay también mostradores de comida preparada con sándwiches hechos a la orden para que puedas pedir los aderezos al lado, pan integral en lugar de blanco e incluso media porción. Si lo único que logras encontrar es una tienda de conveniencia o una tienda de abarrotes en una estación de servicio, siempre puedes hacer una comida saludable con los productos básicos que encuentres allí. Piensa: mantequilla de maní y un bollo de pan de trigo integral para los sándwiches, o tacitas con semillas, además de un poco de fruta fresca o una bolsa de ensalada verde (y aderezo bajo en calorías) para una ensalada hecha por ti mismo.

Las mejores opciones de comidas rápidas

Si no eres un cliente habitual del auto servicio, podrían sorprenderte las opciones frescas y saludables actualmente disponibles en los puntos de venta de comida rápida. Brill recomienda las ensaladas de pollo de McDonald’s; sólo ten cuidado con el aderezo, que puede aportar mucha grasa y calorías. McDonald’s también tiene un sándwich de pollo asado y un wrap de pollo a la plancha, los cuales te dan saciedad, proteínas que te ayudan a combatir la fatiga y tienen menos calorías que las hamburguesas y otros sándwiches. El sándwich de pollo a la parrilla de Burger King, los wraps de pollo a la parrilla, y la hamburguesa BK Veggie Burger (sin mayonesa) también son buenas elecciones. "Soy un gran fan del chili de Wendy’s, que es saludable y te sacia", dice Brill. Wendy’s también ofrece papas al horno súper saludables sin toppings, que aportan menos grasa y sodio. ¿Y si encuentras un lugar de comida rápida con el que no estás familiarizado? Revisa rápidamente el menú y busca palabras de moda como ‘a la parrilla’, ‘asado’ y ‘horneado’. Los alimentos con estos términos descriptivos por lo general tienen menos grasa y menos calorías que, por ejemplo, los alimentos etiquetados como ‘fritos’ o de ‘tamaño doble’.