Latinoamérica se ha convertido en un gigante del turismo gracias a lugares icónicos como Machu Picchu o las playas de Río de Janeiro. Pero no quiero hablar de estos destinos tan comentados, que están aglomerados de turistas de todo el mundo.

En cambio quiero compartirles 3 destinos para viajeros exploradores, que probablemente no te ofrecerán en un paquete turístico y donde no verás a muchos turistas, pero que valen la pena visitar, por su belleza natural y por la aventura para llegar a cada uno de ellos.

1) Tepuy Roraima (Venezuela)

Roraima es una de las montañas más antiguas del mundo, con dos mil millones de años de formación. Las montañas surgieron en los tiempos de separación entre África y Sudamérica.

Prepara tu cámara, porque desde que llegas al primer campamento y ves a lo lejos como las nubes pasan en medio de los tepuyes Kukenan y el Roraima, el paisaje es imponente.

Primer campamento designado para los viajeros que suben al Roraima.

La caminata mínima en total es de 5 días. Es importante que no tengas problemas de rodillas porque la subida al Tepuy puede ser complicada por sus escalones grandes y muy empinados. Además tendrás que acampar a las faldas del Tepuy y luego en cuevas cuando estés allí.

También puedes leer: 5 lugares que te harán enamorar de Ecuador en poco tiempo

Después de haber caminado 3 días, llegas a la cima, donde debes elegir entre un recorrido al triple punto, que es la frontera entre Venezuela, Brasil y Guyana, (la caminata dura 8 horas) o por una caminata donde pasas por un valle de cuarzos y jacuzzis naturales de agua fría. Este recorrido cierra con Maverick, el punto más alto del Roraima.

Vista panorámica de la Gran Sabana en la cima del Tepuy Roraima.

Si permaneces más tiempo en la región, intenta separar un par de días más para recorrer la Gran Sabana, donde visitarás valles con palmeras gigantes en un horizonte sin fin y cascadas como si fueran sacadas de un cuadro. Estos valles inspiraron a Steven Spielberg cuando creó a Jurassic Park.

2) Semuc Champey (Guatemala)

Guatemala es uno de los países con más presencia de vestigio Maya, por eso recomiendo recorrer algunos sectores importantes para esta cultura, especialmente a los amantes de la historia. Así fue como llegué a Semuc Champey, palabra Maya que significa: donde el río se esconde bajo las piedras. Es un puente natural de piedra caliza de unos 300 metros de largo por el cual fluye el río Cahabón y en cuyos alrededores se encuentran una gran cantidad de pozas naturales.

Mirador de Semuc Champey.

Para llegar a este lugar, solo se puede viajar de día y el camino tiene muchos baches. La mayoría de hostales que están por el sector de Semuc son muy básicos, no tienen luz y solo algunos usan generadores hasta la media noche. Para llegar tienes que hacer algunos transbordo de bus a camioneta. El viaje se hace bastante atractivo para los amantes de la aventura.

Pozas naturales de 1 a 3 metros de profundidad.

Dependiendo del lugar donde te hospedes el tiempo de la caminata varía, puede durar entre 30 a 40 minutos para llegar a las pozas naturales de arena blanca y agua turquesa, que parecen el mar Caribe.  Durante la caminata se llega a la cima donde hay una vista de todas las pozas en medio de la selva. El premio que tuvimos de tanto caminar fue al descender y pegarnos un chapuzón en sus aguas.

3) Quilotoa (Ecuador)

La fama de este volcán andino está creciendo rápidamente por la cercanía que tiene con la ciudad de Quito (Dos horas si sales en bus desde el terminal de Quitumbe hacia Latacunga), y sobre todo por los efectos de los colores que se crea en la laguna con los rayos del sol. Las actividades que se puede hacer allí: caminar alrededor del cráter, descender hasta la laguna y navegar en kayak.

El Mirador principal en la cima del cráter Quilotoa

Lo mejor es que se puede acampar junto a la laguna. Con un poco de suerte y con el cielo despejado podrás contemplar las estrellas junto a una fogata. Los que no quieren acampar existe un hostal en la parte alta del cráter, les recomiendo reservar con anticipación si piensan pasar la noche.

Sendero que te lleva a la Laguna de Quilotoa.

Si no tienes mucho tiempo, también puedes realizar algún tour full day con operadoras de viajes en Quito, que lo brindan a un costo promedio de 60 dólares.

choco.jpg

ChoKoTrip es un blogger viajero que recorre América Latina, descubriendo sus fascinantes lugares y los mejores consejos para que puedas armar tu propio viaje. Puedes descubrir más sobre sus aventuras en http://www.chokotrip.info / @ChokoEc