¿Existe tal cosa como un trabajo de 9 a 5? Con el jefe enviando correos electrónicos desde su teléfono, la mayoría de los empleados están atados a su trabajo, incluso cuando su escritorio no está a la vista.

Lo de siempre: Durante la cena recibimos mensajes de texto con preguntas rápidas  sobre una propuesta que debe ser enviada al día siguiente. El cliente quiere reprogramar una llamada, y mensajes van y vienen durante el fin de semana.

Queramos o no, el trabajo parece no acabar. Sin embargo, esta situación no aplica solamente a las horas laborales, sino también a las relaciones que se construyen en la oficina.

Las personas con quienes trabajamos no son sólo compañeros de trabajo. Se convierten en buenos amigos. Pero ¿es esto algo malo? La sabiduría antigua sugeriría no mezclar la vida laboral con la personal. Sin embargo, los estudios actuales cuentan una historia diferente.

Teniendo en cuenta cuánto trabajamos, sería triste para los colegas no ser otra cosa que alguien a quien dices hola mientras buscas el café de la mañana. Según la información que brinda  la encuesta American Time Use, en Estados Unidos, las personas que trabajan, cuyas edades oscilan entre los 25 y los 54 años, pasan 8,6 horas trabajando o en actividades relacionadas con el trabajo, en comparación con las 7,7 horas que pasan durmiendo. Aparte de que tener un amigo a quien vemos todos los días nos brinda el mismo nivel de felicidad que ganar $ 100.000 más cada año, el hecho de tener fuertes lazos de amistad en el trabajo aporta un sorprendente número de beneficios para nuestras labores diarias.

A continuación, presentamos cuatro formas en las que tener amistad con nuestros colegas es beneficioso para el trabajo:

Nuestra productividad se dispara

Gallup presenta la Encuesta Q12, que incluye la pregunta: "¿Tienes un mejor amigo en el trabajo" Lo que descubrieron es que tener un mejor amigo en el trabajo es uno de los predictores de productividad más fuertes. Las amistades conducen a un nivel de confianza y compromiso que diferencia a los grupos de trabajo altamente productivos de los mediocres. Pensemos en trabajar al lado de alguien a quien consideramos nuestro mejor amigo; el sentimiento es muy diferente a trabajar con alguien a quien consideramos una persona difícil. Perdemos mucha menos energía y los obstáculos interpersonales son menos.

Estamos más satisfecho con nuestro trabajo

La experta en amistad Shasta Nelson estudia y enseña los requisitos de la amistad en su libro, Frientimacy: How to Deepen Friendships for Lifelong Health and Happiness. Cuando se trata de tener buenos amigos en el trabajo, ella dice: "En realidad, pocas cosas importan más para nuestra satisfacción laboral que si tenemos amigos en el trabajo. Con frecuencia soportaremos un puesto de trabajo poco deseable si nos gustan las personas con quienes trabajamos, y querremos irnos de un "trabajo ideal" si no sentimos el apoyo o la aceptación de las personas con las que trabajamos. "Por lo tanto, si deseas amar más tu trabajo, enfócate en la construcción de amistades que te importen”.

Estamos mejor equipados para afrontar los contratiempos

Las adversidades ocurren en el contexto de cualquier trabajo y  en cualquier situación. De acuerdo con una investigación que hizo Ron Friedman en The Best Place to Work: The Art and Science of Creating an Extraordinary Workplace, los empleados que tienen amigos con quienes pueden compartir esas situaciones, y por lo tanto ver su trabajo como más significativo, están en mejores condiciones de recuperarse frente a las dificultades. Pero, ¿dónde comienzan estas amistades? Nelson sugiere empezar lentamente. "Yo defiendo la vulnerabilidad incremental en todas las relaciones nuevas”, dice Nelson, "pero es aún más importante hacerlo en el trabajo para ayudar a asegurar que nuestra amistad crece y se mantiene saludable. Así que con algunos de nuestros colegas hacia los que podríamos sentir un deseo mayor de llegar a conocer mejor, empezaremos a compartir sobre nosotros mismos; pero esto debe hacerse  de forma lenta y cuidadosa, cerciorándonos de que nos sentimos seguros al compartir, de que es mutuo, y afirmando el paso antes de escalar”.

Nos convertimos en un equipo más efectivo

En 1997, profesores de la Universidad de Pensilvania y de la Universidad de Minnesota elaboraron un estudio para ver si la amistad entre compañeros de trabajo mejoraba el rendimiento en la toma de decisiones y en las labores conjuntas. Encontraron que las amistades superaron a los conocidos en todas las tareas porque estaban comprometidos a comunicarse mejor mientras trabajaban y daban retroalimentación continua. Además, sus opiniones eran más críticas. Mientras tanto, los conocidos trabajaron en silos y tendían menos a pedir ayuda. Después de haber pasado su carrera estudiando el impacto de la amistad, Nelson señala muchos de los mismos indicadores. "Si tenemos amigos cercanos en el trabajo, llamamos menos veces para reportarnos enfermos, nos sentimos más seguros colaborando, creemos que nuestras opiniones importan, nos relacionamos con nuestros clientes con más facilidad, y hacemos más cosas con nuestro tiempo", señala.

Construir amistades en el trabajo, el lugar donde pasamos la mayor parte de nuestras horas de vigilia, tiene el potencial de mejorar el éxito profesional y el desempeño en general.

--


Maxie McCoy es una escritora y oradora con un mensaje: cómo encontrar y seguir tu inspiración para tener una vida extraordinaria. Maxie entrega textos inspiradores, un vídeo accionable y sesiones personalizadas en maxiemccoy.com. Ella también desarrolla programas de estudios y experiencias offline para el sitio web profesional para Millenials, Levo.