La cámara no hace al fotógrafo y una fotografía es buena sin importar con qué se haya tomado, sin embargo es importante conocer tu equipo y las reglas de composición a la hora de buscar la mejor imagen posible.

1-Usa las líneas de guía.

Esa cuadrícula molesta que tienen los teléfonos con Android o iOS no es para arruinarte tu visión, se trata de una guía con los puntos de interés que el ojo ve primero. El ojo pone su atención en los cuatro puntos en donde se intersectan las líneas.

Prueba a colocar a tu sujeto en estos puntos o centrarlo dependiendo qué quieras.

2-Enfócate en un solo sujeto, y con esto me refiero a buscar qué quieres fotografiar.

Sea tu grupo de amigos, un plato, tus zapatos favoritos o una flor, enfócate en ello y elimina todas las distracciones que estén en el encuadre (el área de las foto). Puedes usar los espacios negativos (espacios vacíos) para mejorarlo.

 

3-Usa líneas guía. ¿Has visto todas las fotos en líneas de tren que a la gente le encantan? Esto pasa porque las líneas crean una sensación de que hay mucho espacio y los ojos siguen estas líneas.

 

4-Busca la simetría y patrones. La simetría es la sensación de que todo está en balance y la proporción es perfecta. Estas son fotos simples y compuestas de manera que divide la fotografía en dos partes iguales.

Los patrones por su parte es la simetría hecha mosaicos, una repetición balanceada de elementos similares en proporciones perfectas.

5-No uses zoom, acércate. El zoom del teléfono es digital, es decir solo te acerca la foto y te hace perder detalle. Acércate, muévete, busca el mejor ángulo con tu cuerpo en vez de usar tus dedos e involúcrate en la situación o el momento como parte de él.

El famoso fotógrafo Robert Capa solía decir: “Si tus fotos no son lo suficientemente buenas, quiere decir que no estás lo suficientemente cerca”.