Evidentemente, el mundo es un lugar multicultural, donde su gente celebra innumerables festividades durante las últimas semanas del año, desde Hanukkah hasta Kwanzaa.
Un tercio de la población mundial es cristiana, por lo que la Navidad se celebra en muchas naciones. Sin embargo, en lugares donde los cristianos son una minoría, como Japón, por ejemplo, donde menos del 1 por ciento de la población sigue la religión, puede que muchos aún honren la festividad, aunque de maneras inesperadas.

1. Filipinas

Ningún otro país en el mundo celebra la época navideña como los filipinos, la tercera nación católica más grande del mundo.

Filipinas supera la tendencia de Estados Unidos de reemplazar inmediatamente la decoración de Halloween con luces de Navidad, al empezar las festividades en setiembre, lo que la convierte en la celebración navideña más larga del mundo.

unique-christmas-tradition-philippines.jpg
En Filipinas, la Navidad se celebra de setiembre a enero.

El catolicismo del sudeste asiático es un vestigio de la época colonial española de Filipinas, al igual que las tradiciones, como la maratón de nueve días de la serie de misas navideñas llamada simbang gabi.

También lo son las farolas festivas, o faroles en forma de estrella, que iluminan las ventanas durante toda la temporada navideña. Las luces, cuyo diseño debe reflejar la Estrella de Belén, llevan el nombre de la palabra española lámpara, farol.

Este año, la iluminación de las tradicionales linternas Navideñas tiene un significado particular después del tifón Yolanda.

En Filipinas, Feliz Navidad es “Maligayang Pasko.” 

2. Suecia

El Yule Log (Tronco de Navidad) es habitual en las tradiciones navideñas de origen europeo. Chisporrotea intensamente en muchos televisores estadounidenses, algo así como una chimenea falsa. Los franceses hornean una versión pastelera de la parte del árbol de temática navideña. Pero Suecia omite la madera y elige en su lugar la cabra.
Yule Goat (la Cabra Navideña) no es un animal real; por lo general, está hecho casi en su totalidad de paja. En el idioma sueco, a la cabra de Navidad se le conoce como Julbok. Los orígenes de Julbok tienen su base en la mitología, pero los suecos lo han adoptado muy bien como parte de la tradición cristiana moderna, tal vez demasiado afablemente.

La ciudad sueca de Gävle ha erigido una versión gigante de la Cabra Navideña desde 1966. Y cada año desde entonces, la gente ha tratado de incendiarla, secuestrarla y hostigar de otras formas al símbolo aparentemente más caro de la alegría navideña. Al menos 28 de las 45 cabras han sucumbido a lo que las autoridades han apodado como "vándalos".

Pero, según The Local, un periódico sueco en idioma inglés, "la mitad de los habitantes (de Gävle) se siente orgullosa del enorme animal, mientras que la otra mitad se enorgullece de intentar quemarlo".

Feliz Navidad en sueco es “God Jul”.

3. Australia

En Australia, la Navidad cae justo en medio del clima más caluroso del año. Debido al calor extremo, la Navidad suele estar marcada por tormentas eléctricas e incendios forestales en lugar de suaves nevadas.

unique-christmas-tradition-australia.jpg
Los australianos celebran la Navidad durante la parte más caliente del año con barbacoas y conciertos al aire libre.


Pero eso no impide que los australianos se contagien del espíritu navideño. Recientemente, una familia de Canberra rompió un récord mundial al colocar más de 31 millas de luces navideñas alrededor de su propiedad.

Algunos australianos que celebran la Navidad honran la influencia anglo-celta de la nación con una comida navideña al estilo inglés, probablemente más apropiada para climas más fríos. El pavo asado, el budín al vapor y el pan de jengibre son algunos de los platillos que se encuentran en las mesas de los australianos como parte de esta comida.

Pero no todo se trata del pudín de ciruela, que cada más vez se sirve con helado para ayudar a tolerar las temperaturas del verano australiano, de todos modos. Para superar el calor aún más, en Navidad hasta 40,000 australianos acuden en masa a Bondi Beach en Sídney, y las playas son sinónimo de barbacoas.

Carols by Candlelight, que tiene su origen en una tradición australiana del siglo XIX, se ha convertido en un gran festival Navideño al aire libre. Celebrado en Nochebuena en Melbourne durante los últimos 76 años, el concierto al aire libre ahora se dedica a recaudar fondos para Vision Australia. Eventos similares se llevan a cabo en todo el mundo.

4. Finlandia

Finlandia parece haber sido hecha para la Navidad. Los renos corren desenfrenados en la Laponia finlandesa, y se dice que Joulupukki, una figura mítica y barbuda que luce y actúa para todo el mundo como Santa Claus, hace de su hogar el lugar que recorren esos mismos renos.

santa-reindeer-snow-finland-.jpg
Santa y sus renos viajan por la tundra helada de la Laponia finlandesa.

Pero no todo es copos de nieve y galletas en Nochebuena, cuando al mediodía se lee la Declaración de la Paz de Navidad en una ceremonia formal en el sur de Finlandia.

La declaración, que ha sido modificada un poco desde que se leyó por primera vez en el siglo XIII, brinda un recordatorio sorprendentemente enfático de que cualquier tipo de comportamiento rebelde que constituya un desafío para las festividades "será en circunstancias agravantes culpable y castigado de acuerdo con lo que prescriben la ley y los estatutos para cada ofensa por separado ".

En otras palabras: “Hooligans, no se metan con la Navidad finlandesa”.

La declaración de paz continúa para desear a los habitantes de Finlandia un alegre festín navideño. Ese festín incluye jamón Navideño, pescado ahumado y en vinagre, quesos y panes navideños dulces. Incluso, las personas en las partes más al norte de Finlandia a veces comen renos en Navidad.

Lo siento, Rudolph. 

En Finlandia, las personas se desean mutuamente "Hyvää Joulua" en Navidad.

5. Francia

En Francia, el Día de Navidad siempre está precedido por un "Reveillon", que significa permanecer despierto para marcar el comienzo del día siguiente, según Susi Seguret, quien dirige The Seasonal School of Culinary Arts (Escuela de Artes Culinarias de Temporada) en diversas ciudades, incluyendo París.

bredele-christmas-tradition-400.jpg
Bredele, pequeños pasteles alsacianos hechos para Navidad.

"Básicamente, esto significa reunirse con amigos, por lo general doce o más, y disfrutar de una cena que incluye varios platillos, acompañados de muchas botellas de vino y mucho champagne", dice Seguret. "Este es un momento para vestirse de gala, incluso en casa, y sacar la mejor porcelana, plata, cristal y todas las velas".

Seguret dice que la comida siempre incluye ostras frescas, un plato de pescado, un platillo de aves de corral, un plato de carne, una amplia bandeja de quesos y delicados postres.

"En el sur de Francia, alrededor de Provenza, les treize desserts (los 13 postres), que representan a Jesús y los 12 apóstoles, figuran en la época Navideña".

Los componentes del platillo varían según la tradición local o familiar, pero suelen incluir frutas secas, turrones y otros dulces tradicionales.

En el norte de Francia, particularmente en Alsacia, abundan los mercados Navideños tradicionales. Están llenos de dulces Navideños como bredel y pan de jengibre, así como de vino caliente. El 6 de diciembre, un San Nicolás de barba blanca camina por las calles de Alsacia, repartiendo dulces a todos los niños "buenos". ¿Le suena familiar?

En francés, Feliz Navidad es “Joyeux Noel”.