Hay muchos tipos de mamás, y no hay ninguna como la tuya, por eso, para celebrarla como se lo merece, qué mejor que sorprenderla con aquellas cosas que le apasionan.

Mamás tradiciones: Para las más apegadas a la tradición familiar, nada como un almuerzo en familia, y por qué no, salir a comer a algún lugar. Esto si, no te olvides de un regalo o detalle especial, de cocinar alguno de sus platillos preferidos y de que todos los integrantes de la familia asistan.

Mamás tecnológicas: Si ella ya está en el mundo de la tecnología, las aplicaciones y las redes sociales ya sabes que sí o sí debes apuntar hacia esos dispositivos y sus accesorios. Busca novedades y ayúdala avanzar aún más.

Mamás todoterreno: Cuando tu madre es una aventurera, al menos en su día, deberías sorprenderla y no quedarte atrás. Indaga que no ha hecho, rétala con un salto de paracaídas, canopy, rafting o una caminata por un sitio que no conozca. Planifica una aventura y compártela con ella. Costa Rica es un país ideal para este tipo de actividades.

Mamás fashion: Un día de Spa puede ser un sueño no cumpido que tú puedes hacer realidad. La moda también entra en su planes e intereses, busca joyería de autor, diseño de tiendas independientes para sacarla de su zona de confort y abrirle camino hacia nuevos estilos y diseños.

Mamás artística: Cuando es ella la experta en arte es difícil sorprenderla, pero si te esfuerzas puedes lograrlo. Busca en la actividades sitios culturales de tu ciudad, como cafés, teatros y centros culturales, en los reviews de literatura y críticas de cine, ojala algo novedoso que le abra nuevas puertas en el mundo del arte.

Mamás zen:  El mundo de la estética, la salud y el buen vivir es cada vez más amplio y sofiticado: retiros espirituales, cursos de metitación y muchas cosas más pueden ser parte de un regalo singular y enfocado a ella. Busca algo cerca de sus rutinas y rutas; los libros relacionados a terapias y filosofías holísticas son otra buena opción para las mamás de este tipo.