Además de su contraste entre lo antiguo y lo moderno, estar rodeada de playas  paradisíacas y habitada por gente muy pero muy alegre, la Ciudad de Panamá tiene atractivos que ninguna otra ciudad de la región te ofrece. Ya seas uno de sus afortunados habitantes o un turista, intenta no dejar ninguna de estas experiencias fuera de tus planes.

Conocer el canal interoceánico. No es solo ver lo imponente de los barcos cruzar de un océano al otro, puedes aprender de su historia y la del país, y hasta visitar un museo con cosas tan pero tan extrañas como un escarabajo gigante.

Subir a un rascacielos. Además de tener el más alto, el Trump Ocean Tower, es la ciudad que más rascacielos tiene en la región, ¨la ciudad de los rascacielos" de América Latina.  Por lo que tienes muchas opciones, que serán guiadas por tus intereses. Lo importante no es a cuál, sino el paisaje que podrás divisar desde sus alturas. Cierra los ojos y déjate subir por sus veloces ascensores hasta lo más alto.

Ver amanecer y atardecer sobre el mar el mismo día. Solo en la Ciudad de Panamá podrás ver el sol saliendo desde el Océano Atlántico y, el mismo día, ocultarse en el Pacífico.

Viajar en el primer y único metro de Centroamérica. Si aún no has tenido la experiencia de viajar por las entrañas de una ciudad, Panamá te ofrece 15 kilómetros de esta vivencia; además de la conveniencia real que esto significa para unir puntos distantes de la ciudad.

Conocer la casa de Ruben Blades. Está ubicada en el Casco Antiguo, y no te sorprendas si te cruzas con él, pues sigue siendo la residencia del talentoso cantante y compositor de Salsa.

Comprarte un legítimo Panama Hat. No puedes regresar de Panamá ni mucho menos vivir allí y no tener uno. El sombrero insignia del país, hecho con trenzas de palmera, es mundialmente conocido por conservar su forma pese a los accidentes que éste pueda sufrir en tu aventura.  Una curisodad: los sombreros son originarios y fabricados en Ecuador, pero toman este nombre al popularizarse durante la construcción del Canal de Panamá.

Dar un paseo por la Cinta Costera. Este paseo marítimo le ha dado más vida a la ciudad y una nueva manera de disfrutarla, con 7 km de parques, áreas  recreativas, canchas y ciclovías a la vera del Océano Pacífico.

Así que ya sabes, no tienes que viajar muy lejos para tener experiencias únicas, sólo debes mirar mejor y descubrirlas. ¿Cúal es la experiencia única de tu ciudad?