¿Quieres sentirte más alegre, optimista y satisfecho el próximo año?... Eso pensamos.
Seguidamente, Gretchen Rubin, autora del libro, Better Than Before: Mastering The Habits Of Our Everyday Life, y David Niven, Ph.D., autor de 100 Simple Secrets Of Happy People, comparten consejos razonables, y a veces sorprendentes, para encontrar la felicidad verdadera. Pruébalos y te reirás mucho más en 2017.

1. Define objetivos específicos

"Muy a menudo, en su búsqueda de una mayor felicidad, las personas establecen objetivos indefinidos, como 'Quiero estar en mejor forma" o ‘Quiero ahorrar dinero', dice Niven. "Pero las metas abstractas no cuentan con marcadores tangibles de progreso, lo que conduce a la frustración."

La solución de Niven: "Define objetivos concretos, como ‘Quiero correr 5 km’, o ‘Voy a depositar $ 20 a la semana en mi cuenta de ahorros’. '"Estas metas son más fáciles de planificar y alcanzar. Por lo tanto, es más probable que veas los resultados de tus esfuerzos, que te dejarán con una mayor sensación de triunfo.

2. Dedica tiempo a tus seres queridos

Nuestras relaciones y el tiempo que dedicamos a cultivarlas son la clave para una vida feliz, según Rubin, Niven y un sinfín de otros expertos. "Les digo a las personas que se tomen unas horas dos veces por semana para conectarse cara a cara con sus seres queridos”, dice Niven. Así que evita las largas charlas por mensajes de texto con los amigos y la familia, y planea reunirte para la cena, un paseo o alguna otra actividad compartida. Y vale la pena aplicar también el mismo esfuerzo para hacer nuevos amigos. "Únete a un grupo de lectura o toma una clase de yoga con el objetivo expreso de conocer gente. Eso puede traer mucha más felicidad a tu vida", dice Rubin.

3. Duerme más

Puede sonar obvio, pero dormir es crítico para sentirse enfocado en la vida. "La mayoría de las personas necesita de siete a ocho horas, y mucha gente las desperdicia quedándose levantados hasta muy tarde, sin una buena razón", dice Rubin, quien aconseja definir una hora para acostarse, y poner una alarma para asegurarte de ir a la cama a esa hora. "De esa manera, no pierdes la noción del tiempo viendo la televisión, o respondiendo correos electrónicos, sólo para darte cuenta de que son las 2 de la mañana y has perdido otra noche de buen sueño."

4. Invierte en experiencias

¿Te debates entre gastar tu dinero en un nuevo televisor de pantalla plana o en una escapada de fin de semana? Elige el viaje, dice Niven, quien advierte que el impulso a la felicidad que recibimos al comprar objetos materiales, desaparece mucho más rápido que los beneficios duraderos de los recuerdos positivos que se obtienen a partir de experiencias nuevas. Así que evita los aparatos y reserva ese tiquete de avión - estadísticas.

5. Sigue la ‘Regla de un Minuto '

Abrir el correo, poner un plato en el lavavajillas, colgar tu abrigo...Individualmente, se trata de pequeñas tareas, fáciles de hacer, pero cuando renunciamos a todas ellas, tienden a ser abrumadoras. Es por eso que Rubin sugiere adoptar un enfoque de "hacer las cosas sobre la marcha". "Si puedes lograr algo en menos de 60 segundos, no lo pospongas", dice ella. Por lo tanto, con respecto a ese correo electrónico que has tenido la intención de responder…Cuando termines de leer este artículo, tómate un minuto y hazlo...es el primer pequeño paso hacia una vida más feliz. ¡Te lo prometemos!

6. Disfruta los aromas

"Este incentivo para la felicidad no te cuesta dinero, ni debes gastar energía extra", dice Rubin, quien señala que apreciar los aromas agradables a nuestro alrededor es una de las formas más sencillas de levantar el ánimo. Ya sea que se trate de la sacudida energizante que experimentas después percibir el aroma cítrico de la toronja, o la calidez que te envuelve al oler una taza de café recién hecho, toma un momento para realmente apreciar estos aromas. Hacerlo te ayudará a sentirte más presente. Además, los estudios comprueban que ciertas fragancias, como la lavanda y el aroma de la hierba recién cortada, nos ayudan también a sentirnos más tranquilos.

7. Escoge una ‘Hora de Poder’ semanal

Todos tenemos esa lista creciente de tareas a las que tememos. Cuanto más las posterguemos, más monstruosas se convertirán en nuestras mentes. La solución de Rubin: "Una vez a la semana, reservo una hora para enfrentar las cosas que realmente no quiero hacer. A lo mejor es configurar una impresora, o llevar el equipaje a que lo reparen. Me digo a mi mismo que una hora es manejable, y sea lo que sea, puedo hacerlo en ese tiempo. Además, la recompensa que siento después de realizar alguna tarea fastidiosa, es enorme".