Ha sido un año intenso de trabajo, resolviste todo lo que se presentó en la familia y en el hogar; en fin, superaste con éxito otro año de responsabilidades. Es normal que sientas deseos de escaparte para las vacaciones, sobre todo si los niños ya no deben asistir a la escuela.

Sea que no tengas planes o que más bien hace meses pagaste una reservación, te traemos algunos buenos consejos para asegurarte que tus vacaciones sean exitosas en la playa o junto a la chimenea, después de un viaje en avión o en tu propio patio.

1. Relájate. No importa a donde vayas o lo que hagas, es suficiente para darles a ti y a tu familia un respiro divertido del día a día. Sólo asegúrate de no ir a un sitio popular de fiesta frecuentado por universitarios, 24/7.

2. Conduce en vez de volar. Mientras más personas viajen contigo en un auto, mayor será el ahorro en combustible (en comparación con comprar tiquetes de avión). Además, ¿quién no atesora entre los recuerdos de su infancia los viajes con amigos por la carretera?

"Si volar a otro país, playa o  sitio de renombre turístico no es tu objetivo principal, considera otros destinos más cercanos y menos difundidos. Muchos sitios con menos demanda turística pueden sorprenderte a la hora de tomar un descanso.

3. Desconéctate. Considera dejar los teléfonos inteligentes, tabletas y computadoras portátiles en casa, y pídeles a tus hijos que hagan lo mismo. Eso no solamente ayudará a los miembros de la familia a compartir con los demás y apreciar más su entorno, sino que también evitará que quieras revisar tus correos electrónicos del trabajo todo el tiempo. Y tus actualizaciones de Facebook pueden esperar. Cada vez más y más viajeros están deseando pasar tiempo fuera de casa y todos los constantes recordatorios y distracciones de los aparatos no se los permiten, dice la agente de viajes Lori Herren de Las Vegas. "Puedes irte un par de días sin tu teléfono", añade.

4. Quédate. Pasar las vacaciones en casa también puede ser una aventura. Sin importar dónde vivas, hay sitios y lugares de interés cerca, probablemente algunos a los que siempre has querido echar un vistazo. "Busca sitios históricos únicos, un restaurante nuevo que no has probado, un museo o galería de arte", añade Sutton. "O intenta algo que siempre pensaste que era sólo para los turistas, y conviértete en un turista en tu propio patio". Otra alternativa puede ser que trabajes como voluntario en una organización benéfica local, de servicio o en tu parroquia.

5. Acampa. Encuentra un lugar para acampar lo suficientemente lejos para que sea un viaje, pero lo suficientemente cerca para mantenerlo informal. Por el resto de sus vidas, los niños recordarán a papá roncando en la tienda.

6. Presupuesto. Si te vas a quedar cerca de casa o volar a otro lugar, recuerda sumarle un 10 por ciento a los gastos previstos. Te alegrarás de haberlo hecho cuando llegue el estado de cuenta de tu tarjeta de crédito.

7. Con niños. Prepara pequeños kits de viaje para mantener ocupados a los más pequeños durante los vuelos largos, sugiere Herren. Llena una mochila de bajo costo con crayolas, papel, bálsamo para labios y otros artículos de bajo costo que pueden ser más entretenidos para los niños que un iPad. "Eso sí, no se los des hasta que estén en el avión", dice ella.

8. Sin niños. Los viajeros sin hijos pueden darse una escapada rápida a sitios para adultos como Las Vegas o Nueva York, o, con suficiente antelación, reservar tiempo en un resort sólo para adultos.

9. Disfruta. Tal vez planeaste con antelación y tienes reservado un fabuloso viaje: tiquetes de avión, reservaciones en un resort, etc. ¡Bien por ti! Ahora: Disfrútalo! No te preocupes por los gastos imprevistos, retrasos u obstáculos en el camino. Alguien podría tener malestar estomacal; podrías tomar un camino equivocado; o un camarero podría estar de mal humor.

Cuando vuelvas a casa, pronto será el momento de aplicar lo que has aprendido este año, en las vacaciones del próximo año. "No es demasiado pronto para empezar a planear de nuevo," aconseja Herren.