“¡Vendido al comprador 19…!”

Esas fueron las mejores palabras que escuché a principios del mes pasado, cuando asistí a una subasta de objetos coleccionables de Coca-Cola. Viajé a la Casa de Subastas Morphy en Reading, Pensilvania, con el Archivista de Coca-Cola, Ted Ryan, tras un artículo en particular: una obra de arte original que muestra a Edgar Bergen con Charlie McCarthy.

La mañana de la subasta, Ted y yo recorrimos el lugar, verificando lo que deseábamos adquirir para los archivos de Coca-Cola. Logramos ganar las subastas de otras obras de arte, además de un reloj, unos botones blancos, rótulos de cartón y pósters. Fue una competencia reñida, pues había otros coleccionistas de Coca-Cola haciendo contra ofertas a las nuestras. Este es un asunto muy serio y no se debe tomar a la ligera. ¡Tuve cuidado de mantener las manos abajo y nunca asentir al subastador!


Una vez que los artículos están en nuestros archivos, podemos clasificarlos, tomarles fotografías y almacenarlos cuidadosamente. Como equipo, siempre estamos buscando arte para incluirlo en la colección. En este momento, tenemos en los archivos más de 2.000 obras de arte originales (y contando). Cada uno de los artículos que coleccionamos nos ayuda a profundizar en la historia de Coca-Cola. Seguimos en la búsqueda de la próxima pieza de arte que no tenemos en la colección. Y quién sabe... podría ser en el próximo remate. ¿Quién empezará la subasta?

Justin Fletcher es Archivista Procesador en la Compañía Coca-Cola y cazadora de arte de Coca-Cola.