Alex Solís es costarricense, se formó en Estados Unidos, está casado, tiene una hija, y 16 intensos años de carrera en la Compañía Coca-Cola, con experiencias en países como Costa Rica, Guatemala, Venezuela, México y Estados Unidos.

Su punto de partida fue en Costa Rica en el año 2000, en el departamento de Marketing, en la Unidad de Negocio de Latinoamérica Centro, donde trabajó en estrategia y arquitectura de empaques y precios para todo el portafolio de bebidas. Años después fue Country Manager en Guatemala y Director de Operaciones en Venezuela, donde tuvo la experiencia de trabajar en uno de los mercados más grandes de esta región. Su próximo paso fue hacia la innovación y la planeación estratégica, también en Latinoamérica Centro, para luego desempeñarse como director de planeación estratégica para toda Latinoamérica desde México. Hoy Alex nos atiende desde Atlanta, con su tono emprendedor intacto, como si nada de esto hubiera pasado y todos los días fueran un nuevo comienzo profesional.

¿Cuándo desembarcó en Atlanta y que está haciendo allí?

En Junio de 2015 empecé el rol actual, que es planeación estratégica para Coca-Cola Norteamérica.

¿Cuáles han sido sus principales aprendizajes a partir de las diferencias entre los mercados de Norteamérica y Latinoamérica?

Son muchos, sobre todo por ser Latinoamérica y Norteamérica mercados con contextos, realidades de negocio y retos muy distintos. Por ejemplo, aquí encuentras una industria de bebidas con diferentes niveles de desarrollo y penetración, un consumidor y sociodemográficos distintos al de Latinoamérica.  Estas diferencias también se ven a nivel del comercio, canales de distribución y entorno competitivo. Todo esto te genera un espacio sumamente amplio para seguir aprendiendo, como si hoy fuera el 3 de enero del año 2000, cuando ingresé a la compañía.  

En este contexto distinto que nos plantea ¿Cuál es el aporte que un profesional como usted, con un conocimiento tan vasto de Latinoamérica puede aportar al mercado estadounidense?

En lo primero que pienso es en las experiencias que durante mis años previos pude recoger en Latinoamérica, tanto desde el punto de vista estratégico y de insights, como desde el punto de vista operativo y organizacional. Esa riqueza de experiencias me ha permitido aportar al pensamiento actual de Norteamérica, desde varios ángulos. Sobre todo, aportar pensamiento lateral, divergente y alternativo a lo que se hace acá.  Es traer una experiencia internacional de otros contextos para contribuir a la formulación de estrategias en Norteamérica.

Por otra parte, la composición de Latinoamérica le permite (a una persona que llega a Estados Unidos) tener un inventario de experiencias muy ricas para este mercado. ¿Por qué? Te pongo un ejemplo, nuestro negocio en Latinoamérica Centro tiene más de 30 países, Latinoamérica casi 40 países y muy distintos entre sí. Tal vez lo que un país no te da lo tomas de otros, es un intercambio de sabiduría y una complementariedad muy enriquecedora.   

¿En términos organizacionales qué es lo que más le ha llamado la atención?

La compañía goza de un gran activo que es gente muy capaz, muy buena, y sumamente talentosa, con muchas ganas de llevar a esta compañía al siguiente nivel. Hay gente con una gran profundidad de pensamiento, un talento humano sumamente valioso. Eso ha sido algo muy positivo que he encontrado. Lo otro es que encuentras a ese talento sumamente apasionado por el negocio de nuestras marcas. Entonces cuando tú combinas gente talentosa con gente apasionada, llegas a tener algo muy bueno.

Otro aspecto, muy consistente con lo que vi en Latinoamérica, es el gran valor y la gran aceptación que tienen los consumidores por las marcas de la Compañía en Norteamérica. Tenemos un portafolio sumamente amplio dirigido a una gran variedad de consumidores, y son marcas muy queridas por ellos.

Así como hablamos del aporte que un profesional con experiencia en Latinoamérica puede dar al mercado Norteamericano ¿Qué aprendizajes siente usted que recibe de la cultura de trabajo estadounidense?

Muchos. Compromiso y enfoque muy preciso en los entregables es uno de los aprendizajes. Es muy similar a Latinoamérica en este sentido,  es algo predominante en la Compañía y que salta a simple vista.

También es una cultura que vive los valores de la Compañía y los Leadership Behaviors en el día a día, todos los días. Mi paso por 5 países trabajando para Coca-Cola me ha demostrado la gran consistencia e importancia que tienen los valores de la Compañía, estés donde estés.  A veces siento que nunca dejé las organizaciones de Latinoamérica. Eso es algo que he aprendido y hace que el paso de un país a otro mucho más sencillo para uno.

Supongamos que alguien muy joven está justo en el punto de partida de su carrera profesional ¿Cuáles serían sus consejos para esta persona?

  • Fija una meta de largo plazo y traza un camino para alcanzarla, mucha disciplina, foco y esfuerzo durante la caminata: si debes caminar un kilómetro, entonces camina dos. Eso habla de la pasión y actitud.

  • Identifica los partnerships clave y fortalece los networks, dentro y fuera de tu área funcional, y dentro y fuera de tu país. Aprovecha todas la oportunidades que tengas para contribuir, ya sea a través de un equipo multifuncional en Costa Rica o un equipo multifuncional global.

  • Reinvéntate como profesional, esto es “refrescar” el conocimiento continuamente, para lograr un desarrollo integral como profesional y como persona.

  • Aprende a reírte de tí mismo y a ser flexible, porque  tendrás que hacer ajustes en el camino.