Algo mágico sobre las celebraciones navideñas es que normalmente sabemos qué esperar. Año tras año, tenemos un programa de eventos, comidas y canciones propias de la temporada. Sean los cupcakes que tu tía prepara después de que todos abren los regalos de Navidad, o simplemente saber cuáles miembros de la familia estarán en la casa de tu mamá durante la última noche de Jánuca, las tradiciones navideñas, cualesquiera que sean, perduran cerca de tu corazón año tras año.

Pero, ¿qué sucede cuando las tradiciones familiares cambian? Si es la boda de tu hermana y debes negociar pasar las festividades con la familia política, o el fallecimiento de tus queridos abuelos, a veces es difícil manejar el cambio con calma y sin aferrarse al pasado con demasiada fuerza.

Siempre me han encantado las tradiciones de mi familia. Pero a medida que fui creciendo, junto con el resto de mis hermanos, las cosas han cambiado. No pasamos las festividades donde mis padres crecieron en Nashville. Nos quedamos en Texas. Mi hermano menor está en servicio en el extranjero, y mis otros dos hermanos tienen sus propias familias.

Al principio, sentí todo tipo de resistencia al cambio. Sentía como si ya no tuviéramos tradiciones. Todo era diferente y me dejó pensando: "Esto. Es. Extraño.” Pero luego me di cuenta de que era solamente un cambio. Así es la vida.

¿Has reaccionado de forma similar? Bueno, es cuestión de que cada uno de nosotros mantenga intacto el espíritu de las celebraciones navideñas, con o sin las tradiciones que siempre hemos conocido. Después de pensar mucho, se me ocurrieron cinco maneras de ayudarte a mantener el espíritu navideño, aun cuando las cosas a tu alrededor están cambiando.

1. Utiliza esta oportunidad como una hoja en blanco

Muchas de las tradiciones a las que nos aferramos tan entrañablemente nos acompañan desde el momento de nuestro nacimiento. Cuando las cosas cambian, puedes ver el cambio como una oportunidad para ser creativo y establecer nuevas tradiciones significativas para ti y tu familia. Una de mis conversaciones favoritas con mi madre en el autoservicio de Starbucks fue: "¿Qué es lo que queremos hacer este año?" Hazte la misma pregunta. Mira este como un momento positivo para crear algo nuevo, en lugar de un tiempo para lamentar lo que has perdido.

2. Mantente conectado con las cosas importantes

Se le llama espíritu navideño por el chocolate caliente, las luces brillantes, y lo más importante, tus seres queridos que te rodean y la comunidad de la cual eres parte. Este es un momento muy especial para compartir tu amor con quienes te conocen y te necesitan. Recuerda eso y cualquier tradición que desaparezca no parecerá tan intensa.

3. Evoluciona

Si bien puedes utilizar este tiempo para instaurar nuevas tradiciones, también puedes encontrar una forma de crear un puente entre lo que te gustaba y algo nuevo, pero similar. Cuando tus tradiciones navideñas cambian, está bien seguir reproduciendo los elementos que más te gustan, aunque sea con cosas nuevas y desconocidas. Esto puede darte la conexión apropiada con el pasado y a la vez ser flexible para el presente.

4. Festividades 2.0

Cuando yo era niña, mi familia siempre iba a cantar villancicos, y aunque ya no lo hacemos, puedo decirte con absoluta seguridad que le voy cantar Jingle Bells en FaceTime a mi hermano menor que está en una remota base de la Fuerza Aérea. Vivimos en un mundo que nos permite estar siempre conectados. Incorpora esto a tu nueva forma de hacer las cosas cuando tus tradiciones comienzan a cambiar. Ya sea para comunicarse mediante Google Hangout con la familia que no puede llegar a la ciudad, o cantar villancicos en FaceTime como yo lo voy a hacer, la tecnología puede ser algo muy hermoso en esta época del año.

5. Difunde el espíritu navideño

Ayudar a otros a sentir el espíritu navideño es una gran forma de vivir ese espíritu. Hay una gran cantidad de actividades de voluntariado y benéficas que puedes aprovechar durante esta temporada. Hacer tarjetas para nuestros hombres y mujeres en servicio en el extranjero, ayudar a servir comidas para los más necesitados, o incluso comprar unos cuantos regalos para una familia de pocos recursos, son todas formas grandiosas de difundir el espíritu de dar.

Puntos extra: ¡Convierte el voluntariado en una nueva tradición entre tus familiares y amigos!

No es fácil cuando las tradiciones cambian, especialmente cuando representan cambios más profundos en tu vida. Sin embargo, puedes elegir cómo recibir ese cambio. Durante esta mágica temporada, aplica algunos de estos consejos para mantener vivo el espíritu de la Navidad.

--Maxie McCoy es la voz tras MaxieMcCoy.com, el blog de estilo de vida, donde encontrarás gran cantidad de momentos de esos que te hacen decir “yo también”.

Como Directora de Local Levo para Levo League, Maxie supervisa 30 ciudades en todo el mundo, enfocadas en fomentar el crecimiento profesional de las mujeres. Es también la autora de Less Work, More Money, un best seller escrito para el empresario de corazón. Sigue a Maxie en TwitterFacebook o Instagram.