Los viajeros y los turistas de la ciudad de Nueva York están dándole un vistazo al innovador rótulo robótico de Coca-Cola en 3D en Times Square. Este espectacular rótulo digital de seis pisos de altura incluye 1.760 pantallas LED de movimiento independiente, que crean una experiencia multisensorial sin precedentes para los transeúntes.

¿Sabía usted que Coca-Cola ha estado en Times Square, largamente considerada la capital de la publicidad al aire libre del mundo y un crisol cultural masivo, por 97 años? Durante casi un siglo, la intersección de amplia visibilidad de Manhattan le ha proporcionado a Coca-Cola un lugar ideal para captar la atención del público. Es un sitio donde 40 millones de personas de todo el mundo se congregan naturalmente cada año, por lo que un rótulo de Coca-Cola siempre ha sido ideal.

Nuestra continua presencia en Times Square califica como una de las carteleras más antiguas del mundo, y es una gran parte de por qué el icónico cruce ha ganado reputación como el hogar del marketing las 24 horas.

Uno de los primeros rótulos de Coca-Cola en Times Square de principios de los años veinte.


Los rótulos de Times (Square)

El rótulo de Coca-Cola en Times Square ha evolucionado a través de los años, buscando constantemente la innovación. Nuestra primera cartelera se instaló en 1920 en la calle 49 y Broadway, en la parte superior del edificio Brill. Tres años más tarde, aportamos una nueva dimensión agregando la iluminación de neón. El rótulo de 75 pies por 100 pies proyectaba el mensaje "Drink Coca-Cola, Delicious and Refreshing" (‘Beba Coca-Cola, Deliciosa y Refrescante’), y era el segundo rótulo eléctrico más grande del mundo en ese momento.

1930

1934

En 1932, el rótulo de Coca-Cola fue trasladado a la calle 47, y mostraba a un soda jerk (persona joven que operaba una fuente de soda) con un uniforme de Coca-Cola. En los años 40 y 50 el rótulo incluía tres mensajes, antes de adoptar un enfoque simplificado en los años 60 con un rótulo circular y el eslogan “The Pause that Refreshes”(‘La pausa que refresca’).

1944

1991

El rótulo en Times Square de 1991 mostraba una pantalla de $ 3 millones, con la botella de Coca-Cola más grande del mundo. Era la única cartelera en Times Square que funcionaba durante el día y la noche, ya que 12.000 luces de neón e incandescentes se encendían para ser parte del espectáculo nocturno. 

2004

Ese rótulo tuvo una notable carrera de 13 años antes de ser reemplazado en 2004 con una escultura publicitaria en 3D de alta tecnología, que contaba con 32 pantallas LED que transmitían variedad de gráficos digitales. Para conmemorar el centenario de Times Square y el embotellador de Coca-Cola en Nueva York, el rótulo presentaba un tributo en audio y video de tres minutos de duración, que mostraba el paisaje de la ciudad de Nueva York e imágenes de Coca-Cola de los últimos 80 años.

El nuevo letrero develado este año se basa en el legado de Coca-Cola de hacer publicidad para exteriores atractiva e innovadora, que se remonta a nuestro uso pionero de rótulos de pared pintados en esquinas destacadas durante la década de 1890, y ha incluido el lanzamiento de otros espectaculares rótulos icónicos en ciudades de todo el mundo, desde nuestra ciudad natal de Atlanta, hasta Tokio y Sídney. A principios de los años cincuenta, Coca-Cola instaló un rótulo de neón en Piccadilly Circus en Londres. Cinco años más tarde, un pequeño grupo de ejecutivos ejerció presión para derribarlo. Pero una carta redactada ingeniosamente, escrita por el entonces Director de Publicidad de Coca-Cola, Delony Sledge, convenció a las autoridades de dejarlo.

Seguidamente presentamos un pasaje de la carta de 1959, que alude en su última línea al rótulo en Times Square. Fue divulgada muchos años más tarde en una publicación interna de Coca-Cola, titulada, The Power of Presence (El poder de la presencia).

"Creo que sería perfectamente justo decir que una persona ordinaria es aquella que hace cosas ordinarias de manera ordinaria, y que una persona extraordinaria es aquella que hace cosas extraordinarias de forma extraordinaria...Si nosotros, al presentar a Coca-Cola a nuestros consumidores, estamos satisfechos con hacer cosas ordinarias de una manera ordinaria, debemos, necesariamente, estar satisfechos de llegar a ser, y seguir siendo, un producto ordinario. Si, por otro lado, acordamos hacer cosas extraordinarias de una manera extraordinaria, estamos perfectamente seguros al suponer que crearemos, en las mentes de nuestros consumidores, la imagen de un producto extraordinario. Hace muchos años en Estados Unidos, Coca-Cola eligió esta última ruta, y creo que el carácter y el prestigio de los que hoy disfrutamos (y hemos conservado incluso en la competencia más feroz) es el resultado de esta elección ".

Espero que me acompañen levantando una Coca-Cola helada para celebrar la más reciente y extraordinaria hazaña de marketing, de una marca extraordinaria.

Ted Ryan es Director de Comunicaciones Patrimoniales para la Compañía Coca-Cola.