Los Millennials pueden superar a los gerentes con sus conocimientos tecnológicos. Son creativos, entusiastas y sinceros, y además, su capacidad de realizar varias labores a la vez, de hacer networking y su aptitud para las redes sociales, son parte de su ADN.

Sin embargo, un estudio realizado por la Universidad de Georgetown descubrió que sólo uno de cada tres adultos con edades comprendidas entre los 20 y 29 años, y la mitad de los adultos a finales de los 20s, tienen trabajos de tiempo completo. Además, dicho estudio señala que la participación de adultos jóvenes en la fuerza laboral ha caído a los niveles reportados en 1972.

Con todas las destrezas que tienen, ¿por qué el número de Millenials que no consigue trabajo, es cada vez mayor?

Según la opinión de los expertos, en parte, podría deberse a que los Millenials cuentan con menos experiencia en entrevistas de trabajo, y cometen errores que los veteranos saben cómo evitar.

“Les hacemos encuestas a los empleadores, y les preguntamos sobre los mayores errores que ven en las entrevistas. Como anécdota, vemos que estos se dan principalmente entre los Millenials ", dice Ryan Hunt, director de carrera senior de CareerBuilder.

Si no te va bien en las entrevistas de trabajo, probablemente estás siguiendo inconscientemente un patrón de comportamiento que te impide cerrar el trato. Estos son algunos de los puntos negros más comunes en las entrevistas a Millenials, y cómo convertirlos en estrellas de oro...

1- Falta de preparación: A menudo, los Millennials llegan a las entrevistas con poca información acerca de la compañía, según una reciente encuesta de Millennial Branding, un centro de investigación y consultoría de la Generación Y, y Beyond.com, una red que conecta a los que buscan empleo con los empleadores. El 73 por ciento de los gerentes que hacen contrataciones dijo que en las universidades "solamente se prepara un poco " a los estudiantes para las entrevistas, y el 36 por ciento dijo que los estudiantes llegaron sin preparación.

Lo que puedes hacer: ¡Mucho! Con Internet, tienes acceso inmediato a toneladas de información sobre una compañía y sus productos o servicios, además de las biografías de ejecutivos y, a menudo, un perfil de LinkedIn de la persona con la que te vas a reunir. Dale un vistazo a la misión de la compañía, aprende todo lo que puedas sobre lo que vende, y lee sus últimas noticias y anuncios. Ya que la información es tan accesible, ahora los empleadores esperan que investigues, dice Dan Schawbel, socio director de Milenio Branding y autor de Promote Yourself: The New Rules for Career Success.

"No hay excusas; puedes incluso revisar la información en tu teléfono móvil mientras estás en el vestíbulo esperando la entrevista", dice Schawbel. "Si no haces tu tarea, es obvio para el empleador que no estás realmente interesado en el trabajo o la compañía."

2- Entrar con una actitud negativa o indiferente: "El principal elemento que las compañías están buscando es una actitud positiva", dice Schawbel. Aunque la actitud es difícil de medir, los empleadores perciben señales físicas. Un estudio que hizo Braun Research para Adecco sobre Millenials entre 18 y 24 años de edad, reveló que durante la entrevista, 33 por ciento no hizo contacto visual, el 26 por ciento se estuvo moviendo sin cesar, y 30 por ciento revisó sus teléfonos o envió mensajes. La encuesta de CareerBuilder dijo que hacer llamadas o enviar mensajes de texto estuvieron entre las conductas más irritantes reportadas por el 49 por ciento de los entrevistadores.

Lo que puedes hacer: Ten contacto visual, mantén un lenguaje corporal profesional y atento durante toda la entrevista, y configura tu teléfono en modo silencioso o apágalo antes de entrar a la habitación. Practica la entrevista con amigos y familiares para que los nervios no te dominen cuando el empleador te entreviste.

3- Ir a una entrevista para un trabajo que realmente no quieres: Puede parecer contrario a la intuición descartar una entrevista en un mercado tan reñido, pero si no eres una buena opción, el gerente lo percibirá, y todos estarán perdiendo el tiempo. Alrededor del 43 por ciento de los directivos en la encuesta que realizó Millennial Branding dijo que el "ajuste cultural" era su consideración más importante.

Lo que puedes hacer: Revisa el perfil social de la compañía y sus empleados. Lee los tweets de los empleados y otros posts en redes sociales para ver si el negocio se siente como el tipo de lugar donde te gustaría trabajar. Conversa con algún conocido que actualmente trabaje ahí o que lo haya hecho en el pasado. Si no suena como una buena opción, sigue adelante.

4- No llevar una referencia: Tus probabilidades de ser contratado aumentan considerablemente si alguien de la compañía puede dar referencias tuyas, dice Schawbel. Contribuye de manera importante con la credibilidad, y ofrece un hilo conductor durante la entrevista. Pero ¿qué pasa si no conoces a nadie en la compañía?

Lo que puedes hacer: Usa LinkedIn, las redes sociales y ferias de empleo para crear contactos. Si trabajas en mercadeo, empieza a seguir en Twitter a gente de marketing de la compañía. Convierte tus tweets en tus favoritos, compártelos y responde a sus tweets. No hace daño, e incluso podrían comunicarse contigo en relación con un trabajo si tus comentarios demuestran conocimiento y entusiasmo.

No te olvides del mundo offline. Si el papá de tu amigo conoce a alguien en la compañía en la que estás aplicando, pídele que te ayude a hacer la conexión. Sólo el hecho de entrevistar a este contacto para conseguir información te brindará valiosa información confidencial. Y recuerda, una referencia no tiene que ser tu mejor amigo: hay muchas compañías que les pagan a sus empleados cuando el candidato que recomendaron es contratado.

5- No formular preguntas: Para ti, guardar un respetuoso silencio puede parecer un comportamiento adecuado, pero para los empleadores: "Es una gran bandera roja", dice Hunt. Si no haces preguntas específicas sobre tus deberes y sobre las personas con quienes vas a trabajar, el gerente puede pensar que no estás verdaderamente interesado.

Lo que puedes hacer: Centra tu investigación en preguntas que reflejen tu conocimiento sobre la compañía. Pregunta cuál es el mayor desafío para el gerente, y trata de sugerir formas en las que tú podrías ayudar. Si el gerente te está contratando por un conjunto de habilidades específicas, haz preguntas que revelen tu experiencia.

Es difícil ser contratado cuando no se es el candidato con más experiencia en el grupo. Pero si dominas tu técnica de entrevista, parecerás responsable, seguro y calificado. Añade un poco de entusiasmo juvenil a la mezcla, y podrás ganar la ventaja que necesitas.