La semana pasada, mi página de Facebook explotó.

La noticia sobre un hombre de 97 años que ha trabajado para un embotellador de Coca-Cola por casi 80 años, producida por 5NewsOnline, una estación de noticias de Fort Smith, Arkansas, se volvió viral y atrajo a medios de comunicación de todo el mundo. Docenas de amigos publicaron enlaces a la historia y me etiquetaron.

Fred Kirkpatrick, o el Sr. K, como él prefiere que se le conozca, ahora es el curador del museo y archivista para The Coca-Cola Bottling Company de Fort Smith. Mientras observaba el segmento, ¡supe que tenía que conocer al Sr. K! Así que la camarógrafa de Coca-Cola Journey, Hannah Nemer, y yo rápidamente hicimos planes para lograrlo.

Mientras volábamos con destino a Arkansas para conocer a la leyenda viviente de Coca-Cola, hice algunos cálculos. El Sr. K. empezó en el embotellador en 1938, y los archivos de nuestra compañía se fundaron un año después...¡así que ya él andaba por ahí antes de que Coca-Cola tuviera archivos!

El Sr. K comenzó su labor en Fort Smith Coca-Cola como empleado administrativo, y después de un período de tres años y medio en el Ejército durante la Segunda Guerra Mundial, regresó a la planta como gerente de oficina. Posteriormente, se convirtió en jefe de producción, cargo en el cual supervisaba todas las operaciones de embotellado y reparto en la planta. Cuando llegó a la edad de jubilarse, el Sr. K siguió llegando a la planta para crear un museo en el segundo piso de sus instalaciones.

La dedicación del Sr. K a este espacio es obvia, y él utiliza los artefactos para contar una maravillosa historia cronológica tanto de Coca-Cola como de Coca-Cola Bottling Company de Fort Smith. Coca-Cola comenzó a embotellar en Ft. Smith en 1903, y la familia Meeks ha sido el embotellador desde sus inicios. Roger Meeks representa a la quinta generación de la familia Meeks a la cabeza del negocio, y el Sr. K me dijo que recientemente se tomó una foto con Steven, el hijo de Roger, para decir que había trabajado con las seis generaciones de la familia. Roger me contó que la familia estaba orgullosa de haber contado con el conocimiento del Sr. K a través de los años.


Durante nuestra conversación, el Sr. K entretejió historias sobre cómo el negocio ha cambiado durante las ocho décadas que ha vendido Coca-Cola. Fue fascinante escuchar al Sr. K contarme las historias sobre muchas de las prácticas de negocios sobre las que solamente había leído antes de nuestra conversación. Abarcamos temas como la forma en que se distribuían las bandejas de servicio, los calendarios anuales, ahora artículos de colección,  y cómo seleccionaban cada año los materiales publicitarios para el mercado.

El Sr. K tiene uno de los únicos juegos completos de Broches de Servicio de Coca-Cola que he visto. Cada cinco años recibió un broche con la silueta de la botella de Coca-Cola, como reconocimiento a sus años de servicio. Al juego lo completa el broche que recibió en ocasión de sus 50 años de servicio, el mayor número disponible. Para su 60vo aniversario, los Meeks dispusieron hacer una botella conmemorativa de Coca-Cola muy limitada (se hicieron menos de 100) para honrar al Sr. K. La botella también mostraba una representación de su firma.

Me sentí emocionado cuando él me dio uno para la Colección de los Archivos. Ya empecé a trabajar en lo que podemos darle para celebrar su 80vo aniversario en enero de 2018.

Ted Ryan es el Director de Comunicaciones Patrimoniales de la Compañía Coca-Cola.