Existe una antigua dualidad que oscila entre el hermetismo de la especialización y la capacidad de comunicarla al resto de los mortales. Los equipos y perfiles altamente especializados, que muchas veces deben resolver problemas muy complejos, suelen quedar encapsulados en sus mandatos metodológicos y procedimientos científicos, reduciendo su capacidad de respuesta a los desafíos multicausales del mundo actual.

Nemesio Díez es Vicepresidente Técnico de Coca-Cola en la Unidad de Negocios Latinoamérica Centro, pero además es músico, pinta y escribe. Para él, un nuevo mundo de oportunidades se abre al aplicar la creatividad y las experiencias provenientes de otros campos a los desafíos del trabajo.

¨Llevo años en la función técnica y científica, en nuestro equipo somos químicos e ingenieros,  porque nuestra labor es con las líneas en la planta y con los sistemas, y el estereotipo que tenemos de un área técnica es el del ingeniero con una bata y los lápices¨, cuenta Nemesio.

Para él está claro que este estereotipo está pasado de moda y hoy la realidad requiere profesionales muchos más orientados a las soft skills o habilidades blandas. 

¨Yo creo que cualquier persona que trabaje en una compañía como Coca-Cola, donde no hacemos chips ni tornillos, sino que hacemos un producto que tiene un alma, que va más allá de una bebida que sabe estupenda, que genera experiencias. El mismo perfil de la marca hace que tu tengas que ser creativo. Un tornillo es un tornillo, pero una Coca-Cola es mil cosas, si partimos de que respiramos una compañía que por esencia tiene que crear esa magia, pues entonces todos los que trabajamos en ella tenemos que desarrollar creatividad para transmitirla”, enfatiza Nemesio emocionado.

Despertar el lado creativo es la cuestión

Si bien la creatividad se puede aplicar en muchas disciplinas, el trabajo de Nemesio se enfoca en utilizarla en la comunicación; ablandar y hacer más atractivas las presentaciones técnicas, que tantas veces son aburridas o incomprensibles para los que no pertenecen a este campo específico del conocimiento.

¿Pero de dónde puede salir está creatividad si mi área de trabajo está muy enfocada a lo técnico?

Aunque sabemos que la creatividad es parte del ser humano,  pocos la estimulamos y ejercitamos. Para Nemesio el contacto directo con el arte es una de las formas más efectivas de despertarla e incorporarla a nuestro trabajo.

¨Si tu eres ingeniero y siempre has desarrollado los números, seguramente has dejado tu otra mitad de potencial creativo sin usar, ustedes saben, el lado derecho del cerebro. Entonces tenemos que hacer el esfuerzo por conocer y entender ese lado, porque también es parte de nuestro desarrollo personal y profesional. Incluso hay psicólogos que dicen que el acto creativo en sí mismo te da salud mental, da sentido a tu vida, te quita la depresión. Si yo soy capaz de pintar un cuadro, ese acto creativo me ayuda en mi vida, en mi salud.¨, explica Nemesio.

Pero la pregunta se repite, y si soy ingeniero me preguntaré cómo hago yo para ser más creativo. La respuesta es salirnos de la rutina, visitar un museo, leer, escuchar música, ir al cine. Necesitamos atrevernos a pensar en una realidad distinta, salirnos de lo convencional como primer paso para romper los esquemas. Por ejemplo: viajar, hacer un nuevo deporte, cambiar de lugar de vacaciones, añadir experiencias, todo esto ayuda a potenciar la creatividad.

Más tarde, afirma Nemesio, esa misma creatividad que se manifiesta en esas otras cosas que experimentamos aflorará en nuevas soluciones para nuestro trabajo. ¨No es una sola cosa la que nos estimula, es salirse de nuestra realidad y explorar otros mundos, otras posibilidades.  Yo lo utilizo mucho en las presentaciones que hacemos como técnicos hacia los embotelladores. Yo no pongo números, utilizo pinturas, música, anuncios de la segunda guerra mundial, algo que los provoque. La razón de esto es irrumpir con algo creativo que llame la atención y me ayude a recordar un tema técnico, que de por sí solo no es muy atractivo. Es un tema crítico y es una capacidad que todos deberíamos tener¨.

La obra de arte en la escena laboral

Para Nemesio, desde la lectura atenta de una pintura como Las tres Gracias hasta la hazaña militar del General Anibal en la historia del Imperio Romano nos dejan aprendizajes válidos para ser más creativos en la confrontación de nuestros retos laborales.

¨¿Qué hizo Roma para combatir a este enemigo? Enviaron ejércitos sistemáticamente hasta que lo agotaron y lo derrocaron¨. Para Nemesio, este ejemplo de la historia, puede aplicarse perfectamente en nuestras estrategias de trabajo, cuando algo no funciona y hay que insistir e insistir hasta lograrlo.

lustración de Las tres Gracias, un cuadro del pintor barroco Peter Paul Rubens, cuya versión original está expuesta en el Museo del Prado, Madrid, España.


Según los cánones estéticos actuales, la pintura de Rubens es algo que no entenderíamos hoy como bello, sin embargo en otro momento de la historia era un mandato estético aspiracional. ¨Si yo uso esta pintura para explicar un tema de calorías y vida activa en una presentación, va a requerir un riesgo claro, pero seguramente voy a llamar más la atención y despertar la curiosidad de mi audiencia¨, explica Nemesio.

Antes de irnos de su oficina, Nemesio Díez nos dejó estas 4 recomendaciones para presentar un tema creativamente.

  1. Ármate de valor: El acto creativo es un acto que requiere valor; los grandes artistas son los que rompen un esquema previo.

  2. Logra un balance entre comunicar efectivamente por medios creativos para no volverte un chiste.

  3. Conocé el foro y ajusta muy bien tu mensaje en consecuencia.

  4. Pon toda tu atención y esfuerzo en el mensaje que quieres transmitir.