Muchas veces leemos las noticias de las acciones de protección al medio ambiente que desarrollan las compañías, pero sólo cuando nos transformamos en sus protagonistas y nos implicamos en su ejecución podemos comprender el alcance de las mismas.

Eso fue lo que pudimos compartir con Erick Ramírez, Director de Calidad, Ambiente y Seguridad en The Coca-Cola Company, que participó de la jornada de reforestación que Coca-Cola desarrolló en la Universidad para la Paz, Costa Rica.

La actividad contó con la presencia de 100 voluntarios de Coca-Cola y Coca-Cola FEMSA Costa Rica y forma parte del programa Agua por el Futuro, una iniciativa en donde las partes colaboran para reponer a la naturaleza y a las comunidades el agua que se utiliza en la industria, con el fin de mitigar riesgos como la escasez, y para contribuir con su disponibilidad en el futuro.

¿Cómo se percibe desde dentro de la compañía el hecho concreto de plantar los árboles y participar en estas jornadas?

Para nosotros es un placer trabajar en este tipo de actividades, creemos que cada gota cuenta y unir nuestros esfuerzos por la naturaleza es importantísimo. Creemos que el agua que tomamos del medio ambiente es un préstamo y tenemos que devolverlo. Estos árboles se van a mantener en el futuro, van a quedar para nuestros niños, para nuestros países.

Nos hace muy bien sentirnos ciudadanos responsables de una Costa Rica, de una Colombia, de un Ecuador... y estamos orgullosos de ser parte de este equipo, ser parte de una sociedad que se preocupa por el más allá, no solamente por el día a día. Hoy parece una pequeña colaboración pero tiene mucho impacto para el futuro.

¿Cómo siente la colaboración de las personas?

Todos muy alegres y con mucha energía, conectados con la actividad. Se ve que ya hay una gran conciencia ambientalista en la gente. Creo que todos tienen claro que este tipo de actividades se necesitan. Además del trabajo cotidiano que hacemos en una compañía para nuestras familias, también tenemos que hacer un trabajo para la sociedad. Todos tienen claro ese norte, por eso todos vienen tan alegres, por eso uno se siente bien cuando le dedica el día a una actividad como ésta.

Definitivamente es algo positivo para  la sociedad, pero también se siente como algo positivo para las personas que participan.

Es correcto, esto nace desde el interior de las personas y conecta con algo trascendental para nosotros que es la naturaleza y el medio ambiente. Me parece que a nivel interno hay una satisfacción de que hiciste algo positivo.