El esfuerzo definitivamente rinde sus frutos. No importa lo difícil que pueda resultar, la constancia, el empeño y el trabajo fuerte serán recompensados. Eso es lo que ha motivado a Daniela Córdova en su vida.

Desde que era pequeña, sus buenas notas le han permitido acceder a becas para estudiar en los mejores centros educativos, desde el colegio hasta la universidad. Estudió Comunicación Publicitaria en la Universidad San Francisco de Quito y obtuvo además una subespecialización en Inglés, carreras que le abrieron las puertas de grandes firmas.

Desde el 2004 trabaja en Coca-Cola y aunque empezó en el cargo de asistente de marca, su esfuerzo y su gran trabajo le permitieron ascender rápidamente. Sus jefes vieron en ella mucho potencial y en el 2007 fue promovida a Gerente de Marketing de la marca Coca-Cola para Ecuador. Al inicio, cuando asumió el reto, su mayor preocupación fue superar las expectativas que se habían centrado sobre ella y que su juventud (tenía 26 años entonces) no sea un factor determinante para alcanzar las metas propuestas.

“En algún momento yo misma me inventé que por ser tan joven cuando me encargaron la marca Coca-Cola, debía esforzarme más para demostrar que estaba lista para cumplir con el reto.  Afortunadamente tuve el apoyo completo de todas las personas con las que trabajo, y supe que no debía hacer más… simplemente debía hacer mi trabajo, con la excelencia con la que hago todo lo que me propongo”, contó Daniela.

Llegar adonde está hoy ha sido un proceso largo. Ha aprendido a combinar varias actividades a la vez y a organizarse para cumplir todo a tiempo y de la mejor forma posible.  Así, en el 2008 asumió la gerencia de la marca también en Colombia, lo que la obliga a viajar mucho. A la par estudiaba una maestría presencial, así que su carga laboral se multiplicó.

Daniela ha encontrado en su familia el apoyo y la inspiración para cada nuevo emprendimiento. Ella pasa su tiempo libre con sus padres, su hermana y su sobrino. Pero tampoco pierde la oportunidad de hacer algo diferente siempre.

Por ello viaja cada año a un lugar que no conozca. No importa en dónde esté,  ella busca siempre “sorprenderse”.

“En mi entorno más cercano, tanto en mi familia como en mi oficina, somos más mujeres que hombres, y la mayoría de ellas son excelentes madres y las mejores profesionales que conozco”.

 

Artículo publicado el domingo 06 de diciembre por la Revista Familia del Diario El Comercio de Ecuador.