El Kalimotxo (pronunciado Calee-mo-cho) es una bebida muy popular en la región vasca de España y en América del Sur. La bebida, que se hace simplemente mezclando una parte de vino tinto con una parte de Coca-Cola, es un coctel de patio del mismo ámbito de la sangría, que ha ganado adeptos entre los más jóvenes en San Sebastián y más allá.

La Coca-Cola tiene un efecto refrescante en el vino, transformando una bebida que frecuentemente es para clima frío en algo muy refrescante para los meses más cálidos. La adición de hielo es también un componente clave. En climas cálidos, a menudo verás a la gente bebiendo el fácil-de-preparar kalimotxo en festivales callejeros, en restaurantes o en fiestas en casas. En otras partes de España y Suramérica, se le conoce con un nombre diferente, a veces rioja libre (en Cuba), Jote (en Chile) o calimocho, mochete, mocho o Kali.

A medida que platillos de la región vasca de España comienzan a aparecer en más y más menús en Estados Unidos, la bebida también ha empezado a ganar popularidad, a menudo a solicitud de los camareros conocedores, que quieren que sus invitados prueben la sorprendente y refrescante combinación.

(Crédito de la fotografía:  The Dearborn)


La escogencia del vino adecuado

Por lo general, la bebida se hace con vino tinto de mesa de bajo costo como para no desperdiciar una buena botella, y probablemente también debido a su popularidad entre los clientes más jóvenes. Sin embargo, aunque no descorches tus vinos de reserva más caros, hay cosas a tener en cuenta cuando se mezcla un kalimotxo.

El sommelier Zack Taylor de The Dearborn en Chicago, quien se convirtió en un fan de la bebida mientras viajaba por América del Sur, sugiere Chianti. "Utilizamos Chianti porque tiene un gusto a cerezas que funciona bien con Coca-Cola", dice. "No la ahoga completamente, y aún logras degustar el vino." Muchos restaurantes españoles, como Salero, restaurante en Chicago de cocina Vasca, usa Rioja, un popular vino español. Por su parte, Agua 301 en Washington D.C. y Barlata Tapas en Austin, Texas, son conocidos por usar tempranillo.

Combinaciones perfectas

Frecuentemente verás la bebida combinada con tapas, dado el género de los restaurantes donde con frecuencia se encuentra. Debido a su naturaleza más dulce, a menudo es mejor disfrutarla con platillos más salados y condimentados. Para Taylor, no necesariamente tiene que ser algo de inspiración española, pero podría ser tan simple como unas papas fritas o tan inesperado como un huevo a la escocesa. El Kalimotxo tiende a ser una bebida más social, por lo que los bocadillos pequeños suelen ser el camino a seguir.

Crédito de la fotografía: Salero

Las variaciones de la bebida

Al igual que cualquier cóctel que ha existido durante un tiempo, los camareros y clientes asiduos de bares por igual se toman libertades con su preparación. Un poco de cítrico es una adición popular, ya se trate de una cuña de lima en el borde o unas gotas en la bebida. Algunas personas añaden un licor adicional como el ouzo o unas pocas onzas de sambuca. "Cuando andaba de viaje, vimos todo tipo de variaciones," dijo Taylor. "La de Fanta naranja y vino tinto era popular, vino tinto y Sprite, y vino blanco y Sprite es a menudo visto como un refrescante spritzer." Otras variaciones incluyen licor de mora, ron o incluso vodka, para un trago más fuerte.

Un uso inesperado

El chef Ashlee Aubin de Wood and Salero en Chicago, encontró un uso inesperado para el Kalimotxo, uno que utiliza a menudo en su menú en Salero. "Como bebida es algo divertida y dulce", dice, "pero es verdaderamente grandiosa cuando piensas en ella más como un adobo o salsa de barbacoa." Actualmente, el kalimoxto es el protagonista de su popular platillo en el restaurante, costillas de res asadas a fuego lento. Él marina la carne en kalimoxto y la cocina debajo y sobre la parrilla. "Vamos a añadir un poco de cebolla pequeña, ajo y vainilla para mejorar el sabor", dice. "Coca-Cola siempre ha sido un gran ingrediente para cocinar pues resalta el caramelo, las especias, ingredientes que de todos modos tratas de poner en tu comida”.

Él sugiere usar su glaseado para las costillas en cualquier cosa que cocinarías a la parrilla, desde chuletas de cerdo hasta pollo. A continuación, su infalible receta.

Glaseado de Kalimotxo

1 botella de 750 ml de Rioja barato (vino tinto).

1 botella de 20-oz de Coca-Cola.

½ taza de melaza.

1 cebolla pequeña.

1 diente de ajo.

1 vaina de vainilla.

2 clavos de olor.

5 granos de pimienta negra.

Sal (al gusto).

Combine todos los ingredientes excepto la Coca-Cola, en una olla grande. Hierva y espese a la mitad. Añada la Coca-Cola e hierva hasta que espese un poco, alrededor de 1 hora. Sazone con sal. Aplique el glaseado con un cepillo o pincel sobre chuletas de cerdo, costillas, pollo, o cualquier cosa que prepare a la parrilla.