Fanta cambió su receta, identidad visual y su forma de hacer mercadeo para incorporar a los jóvenes como parte de su campaña de comunicación, una iniciativa que conlleva un reto gigante, especialmente porque es la primera marca de la Compañía Coca-Cola en alejarse de la forma convencional de hacer publicidad y busca un modelo de Co-Creación con su consumidor.

Durante el evento de lanzamiento de Fanta 2.0 celebrado en Colombia, conversamos con José Serafín, Director Global de la marca Fanta sobre los retos y la importancia de estos cambios para la Compañía.

¿Cuál es la importancia de Fanta para la Compañía Coca-Cola?

Fanta es la tercera marca en nuestro portafolio a nivel mundial, en cuanto a tamaño. Es una marca que vende más de 2 billones de cajas y cuenta con presencia en más de 190 países.

¿Cuáles son las expectativas como marca al hacer este cambio?

Estamos muy emocionados y contentos porque creemos que a Fanta le hacía falta regresar y ser más relevante para los jóvenes. Hay objetivos también de volumen e ingresos que son importantes, pero lo que más queremos es generar una base de consumidores que se sienta identificada con la marca y puedan reinventarse y co-crear con nosotros.

Hay un cambio completo comparado con otras bebidas de la Compañía a nivel de estrategias e identidad. ¿Cómo puede afectar las estrategias de otras bebidas?

Tenemos muchas marcas en nuestro portafolio y cada una cumple un rol. Fanta tiene la ventaja de estar muy identificada con los jóvenes y por eso tiene la capacidad de compartir durante estos momentos cuando los jóvenes están juntos y divirtiéndose.

Para  Fanta es muy fácil tomar este rol de co-creación con ellos, para estimular la creatividad y momentos de diversión. Desde el punto de vista estratégico tenemos una campaña digital que les permite a los jóvenes co-crear contenido con la marca como videos, imágenes o “copys” (como le llaman en publicidad) por medio de redes sociales y la página web y así ser parte de la comunicación de la marca.

De esta forma logramos tener un rol distinto al que otras marcas de nuestro portafolio ofrecen, aunque tengan el mismo enfoque en los jóvenes.

¿Cuál es el contexto de este cambio? ¿Cómo era Fanta y cómo esperan que sea?

No solo es que Fanta tenía que cambiar, los jóvenes cambiaron y se volvieron  más creativos y espontáneos, y la tecnología les ha ayudado a esto. Antes tenías que comprar una cámara profesional para hacer cosas, hoy con tu teléfono puedes crear una película si tu quieres, entonces la tecnología les ha ayudado y ellos han desarrollado esto.

Nosotros tenemos que evolucionar y seguir siendo relevantes para los jóvenes, es por eso que hicimos muchísima investigación con ellos para entenderlos y generar ideas que salieran de ellos.

¿Cuál es tu Fanta favorita?

Definitivamente Fanta Naranja, es difícil escoger en cuál país del mundo porque tenemos varias combinaciones, pero definitivamente la que está en la región es ahorita mi favorita.