El pasado 17 al 21 de Mayo, y en ocasión al Día Mundial del Reciclaje, la Fundación Coca-Cola, y el Mall El Jardín se unieron para realizar la primer Feria de Reciclaje. Las botellas recolectadas fueron entregadas para beneficio de la Fundación Hermano Miguel.

Fundación Coca-Cola de Ecuador Conmemora el Día Mundial del Reciclaje

“El objetivo de la feria es poner en contacto a los participantes con el reciclaje, en particular con la recuperación y reutilización de las botellas, por medio de ese segundo uso tan valioso que pueden tener. Lo importante es enseñar que las botellas no son solo un residuo sino un material totalmente reutilizable. ”, explicó Paola Palacios, Coordinadora de Fundación Coca-Cola de Ecuador.

La Fundación Coca-Cola Ecuador, en alianza con el Mall El Jardín, viene llevando a cabo iniciativas conjuntas sobre reciclaje, como aportar espacios y puntos de recolección para que las personas puedan llevar sus botellas a reciclar. En este aspecto, la Fundación ha instalado varias estaciones permanentes en sitios estratégicos como el nivel 3 y el subsuelo, con una botella gigante de marca Dasani.

Durante el  2016, a través de la "Campaña de Reciclaje” implementada por la Fundación Coca-Cola y Mall El Jardín se recolectaron 1.795.405 de botellas PET. Esta campaña benefició a más de 823 pacientes con discapacidad de la Fundación Hermano Miguel.

Reciclaje, educación y entretenimiento

La feria tuvo tres componentes principales. Primero, para participar de las actividades, los asistentes debían llevar al menos 5 botellas plásticas para reciclar. Todas las botellas recicladas serán entregadas a la Fundación Hermano Miguel quienes aprovechan este insumo para obtener recursos económicos para autofinanciar diversos programas como terapias de rehabilitación de lenguaje y física.

El segundo componente fue el educativo, donde los participantes pudieron crear diversos objetos siguiendo la guía de un experto, como práctica real para lograr diversos accesorios útiles para la vida cotidiana a partir de botellas de plástico, como lámparas, rociadores, joyeros o macetas de jardín.

El tercer componente de la Feria fue lúdico y consistía en realizar el reto cibernético popularmente conocido como Flip The Bottle Challenge, que consiste en lanzar una botella con un escaso contenido en su interior, para lograr que esta caiga y se mantenga de pie, con el objetivo de divertirse y captar la atención de los más jóvenes en torno al tema del reciclaje de botellas. “No quisimos dejar de lado un espacio diferente y divertido acerca de la reutilización de las botellas, nuestro objetivo fue tener una feria integral donde todos podíamos ser parte de la misma”, comentó Paola Palacios.