John Lane comenzó su carrera en Coca-Cola en 1989, digitando manualmente códigos de barras para equipos dispensadores fountain. Y aunque su rol en la compañía durante los últimos 25 años ha cambiado, su pasión por la música y su amor por la ópera y el canto coral fuera de la oficina no lo han hecho. El consultor de negocios ha cantado con The Atlanta Opera, The Choral Guild of Atlanta, The Colson Chorale, Georgia Tech Chorale y varias iglesias, y acaba de terminar su 15ª temporada con The Atlanta Gay Men’s Chorus.

Conversamos con John sobre su pasión por la música y el canto.

¿CÓMO SE INVOLUCRÓ EN LA MÚSICA CORAL?

Provengo de una larga línea de músicos. Mi madre y sus hermanos todos asistieron al Conservatorio de Música de Atlanta, y como resultado, ella se convirtió en una cantante semi-profesional. Desde que yo era un niño, ella me ponía a cantar escalas vocales. Hasta donde logro recordar, la música ha sido una parte importante de nuestra familia, y he hecho de todo, desde chico soprano con la banda de rock de mi hermano hasta la gran ópera. ¿Se lo puede imaginar?…!de Steppenwolf a Verdi!

¿QUÉ ES LO QUE MÁS LE GUSTA DE LA MÚSICA, CANTAR SOLO O CON UN CORO?

La música ha sido una pasión de por vida y me ha dado una fuente de expresión, me ha permitido conocerme a mí mismo y conectarme con los demás. La voz es un instrumento único y asombroso, y siempre nos acompaña, sin importar a dónde vayamos. Esa es una de las razones por las que los flash mobs han sido tan populares en años pasados.

¿VE ALGUNA ANALOGÍA ENTRE SU TRABAJO EN COCA-COLA Y LA MÚSICA / EL CANTO?

Absolutamente. La música es como Coca-Cola: todo el mundo la entiende y une a las personas. Creo que es por eso que utilizamos música en nuestros comerciales. Es una fuente de alegría. Personalmente, en todas las funciones en las que he ejercido aquí en Coca-Cola, he tenido el placer de interactuar con personas, de conectarme y comunicarme con ellas para obtener resultados.

Los equipos de los que he sido parte me recuerdan a un conjunto musical: cada miembro tiene su propia voz que es agradable de escuchar, muy similar a un colaborador efectivo, pero cuando se combinan las voces, el sonido que el grupo puede crear y lo que pueden lograr musicalmente es increíble. Lo mismo ocurre con nuestros equipos y con lo que podemos ofrecer en un entorno empresarial.

Además, el canto y la música son divertidos, y el trabajo también debe serlo. Esta es la mejor compañía en el mundo...

¿CÓMO HA LOGRADO EQUILIBRAR SU TRABAJO CON COCA-COLA CON SU COMPROMISO CON EL ARTE FUERA DE LA COMPAÑÍA?

Creo firmemente que es necesario equilibrar el trabajo con las competencias sociales para inspirarse a sí mismo y a todos los demás a dar lo mejor de cada uno. Hace dos años, me uní a 310 North Toastmasters y creamos una función particular que me honra ejercer, VP de Entretenimiento, un gran ejemplo sobre cómo ayudar a equilibrar los esfuerzos con compañerismo, y los resultados con alegría.

Al principio de mi carrera aquí, ensayaba cinco noches a la semana y tenía un trabajo en la iglesia. A medida que las nuevas funciones han aumentado mi nivel de responsabilidad, he tenido que bajar el ritmo, pero nunca he perdido de vista la música y he logrado seguir participando en el dinamismo de la escena coral de Atlanta. Coca-Cola nos brinda los medios de subsistencia para conectar con las artes en un sinnúmero de plataformas. Muchos de mis colegas y sus hijos están involucrados con las artes. Es justo donde usted encuentra su propia pasión.

¿ALGÚN MOMENTO INCÓMODO EN EL ESCENARIO?

Lo más incómodo fue cuando estaba haciendo La Boheme con la Ópera de Atlanta. En la apertura del tercer acto, un compañero bajo / barítono no apareció en el escenario, así que me quedé solo cantando ambas partes. ¡Por suerte no era un dúo! Ni siquiera lo hubiera logrado.

¿QUÉ ES LO MÁS MEMORABLE QUE HA EXPERIMENTADO HASTA AHORA?

Después de tantas actuaciones, son muchísimos momentos. Pero, cuando usted sabe que ha hecho lo mejor y siente esa oleada de cariño y aceptación de la audiencia o congregación a través de sus aplausos, ese es un momento especial para ambos.