Este año la foto del equipo campeón de la Copa Coca-Cola será mucho más que eso en Guatemala: será el reflejo de 10 años de torneos exitosos, de compartir la pasión por el fútbol, la emoción de conocer nuevos amigos y culturas, y de unir la pasión por este deporte con valores como el juego limpio, el compañerismo y el trabajo en equipo, que contribuyen al crecimiento deportivo y personal de los jóvenes.

Igual que en las grandes ligas

Pero hay otros ingredientes, que forman parte de este torneo de fútbol, la transmisión televisiva de la Copa Coca-Cola lo convierte en un evento trascendental para los seguidores del fútbol chapín.

Para el periodista deportivo Pedro Saúl, quien participa de las transmisiones de la Copa desde sus inicios en el año 2007, el compartir por televisión estas experiencias es parte del éxito que ha tenido la Copa en Guatemala. Con sus  previas, alineaciones, entrevistas antes de los partidos, repeticiones en los entre tiempos y una cobertura que incluye partidos de todas las regiones del país.

¨Sin lugar a dudas, la transmisión de la Copa le da a los chicos un incentivo extra. Creo que cada uno de los chicos que participa en la Copa Coca-Cola tiene el deseo de llegar a ser profesional, entonces el hecho de que se transmita un partido, que se les haga un perfil, que se emitan cápsulas diarias, hace que ellos se sientan auténticos jugadores de fútbol; ellos juegan a ser profesionales¨ explica Saúl.

Y lo que Saúl cuenta pasa de la pantalla a la vida real, ya que muchos de los chicos que han participado en la Copa se han transformado en jugadores profesionales de fútbol. Tal es ¨el caso de Lemus, que fue tomado en cuenta por clubes como el Municipal, Gabriel ¨el Mexicano¨, que formó parte del Seleccionado Nacional Sub 17 o el portero Ronaldo, quien fue integrante del primer equipo campeón de la Copa Coca-Cola 2007, y que posteriormente llegó a ser portero suplente del Deportivo Suchitepequez¨, detalla el periodista.

Entre recuerdos y anécdotas de una infinidad de transmisiones, Pedro Saúl destaca la primer final, que se definió con gol de plata y que se jugó casi en simultáneo con un partido de la selección de Guatemala contra Canadá de la Copa Oro, obteniendo un rating similar. La anécdota es bien conocida en Guatemala, ya que por la mala performance de la selección en ese partido, que perdió 3 a 0 ¨la gente decía mejor veamos la final de los chavitos de la Copa Coca-Cola¨, recuerda Saúl entre risas.

Más allá de lo deportivo, una experiencia positiva


Saliendo de lo futbolístico la Copa Coca-Cola tiene mucho más para dar y el testimonio de Pedro Saúl lo confirma:¨La Copa para mí es ver a un niño que se sube en un avión por primera vez, con una expresión de felicidad y al mismo tiempo de que no se lo cree. Cuando entran a un partido de fútbol de alto nivel como la final de la Copa América o un partido de la Copa del Mundo, y lloran. Entonces, más allá de jugar al fútbol, lo que genera La Copa Coca-Cola en ellos es un impacto de vida, genera en ellos una experiencia positiva, es decir, si ellos saben que la vida les dio esto a esa edad, cuánto más pueden conseguir esforzándose¨, concluye el periodista.

10 años para celebrar

Siguiendo su fórmula de reproducir un torneo de fútbol profesional, la Copa Coca-Cola celebrará este año con un alto premio futbolero para los chicos

Este año el equipo ganador viajará a Argentina a ver un partido de eliminatorias para el Mundial en Buenos Aires y a participar en una Clínica de fútbol. ¨Además habrá un sorteo entre todos los participantes de la Copa, para participar del campamento de fútbol global de Copa Coca-Cola que este año será en París, con entradas a partidos de los cuartos de final de la Eurocopa, más clínica de fútbol con el París Saint-Germain  y otras sorpresa incluidas¨, nos adelanta Carr.

Al referirse a los premios de las ediciones anteriores, Carr nos cuenta que ¨algunos años este premio ha incluido la participación en la Copa Coca-Cola Internacional, entre los ganadores de Latinoamérica. O también, presenciar un partido de un torneo internacional, como el año pasado donde estuvieron en la final de la Copa América, además de una experiencia única al recibir una clínica de fútbol impartida por Iván Zamorano¨.

Pero este año no todo será para los jugadores, también habrá sorpresas para los aficionados y seguidores de la Copa y sus equipos, como conciertos y torneos de videojuegos.

Más allá del resultado, los campeones de este año serán todos los chicos que la juegan y la han jugado, que se esfuerzan y superan sus miedos por hacer eso que les apasiona. Este año, el campeón es esa posibilidad de poder cumplir un sueño, un sueño que cada año renueva la Copa Coca-Cola.

La décima edición de la Copa Coca-Cola en Guatemala arranca en mayo,  no sé ustedes, pero nosotros no nos la vamos a perder.