Jestine's Kitchen en Charleston, S. C., es un lugar reconfortante para locales y turistas por igual. Ahí se puede comer pollo frito, camarones y sémola, y gumbo okra, en medio de paredes melocotón cubiertas con fotos antiguas, sartenes de hierro fundido y saleros y pimenteros de colección. El restaurante lleva el nombre de una dinámica mujer afroamericana que vivió hasta los 112 años, y su ambiente realista y auténticas recetas Lowcountry han llamado la atención de chefs famosos e historiadores de la gastronomía de Estados Unidos.

Jestine’s es también ampliamente conocido por el pastel de Coca-Cola, el cual han servido desde la primera semana de su apertura en 1996. El postre ha recibido elogios y críticas muy favorables de clientes y escritores de lugares tan lejanos como Italia.

"El pastel de Coca-Cola fue un pequeño choque gastronómico. Me gustaría volver aunque sólo sea para probarlo de nuevo”, publicó un visitante de Roma en un foro de viajeros on line. Otro de los visitantes probó por primera vez el pastel y se preguntaba en una publicación online cómo “podía haber pasado tantos años sin experimentar algo tan maravilloso ".

La propietaria Dana Berlín Strange ni siquiera había planeado servir el postre cuando abrió Jestine's Kitchen en una antigua tienda de comestibles finos en la península de Charleston. Lo que ella realmente quería hacer era honrar al ama de llaves que trabajó toda la vida en su familia, Jestine Matthews, sirviendo platillos locales y creando un sitio de reunión acogedor para todas las personas que pasaran por ahí.

Jestine "nunca escribió una receta en su vida", dijo Strange. Por eso, Strange y algunas de las "damas del delicatessen" que se quedaban después de la venta se propusieron crear recetas para pastel de carne, tomates verdes fritos y el jamón con glaseado de azúcar moreno, al estilo autodidacta de Jestine. Su misión, Strange dijo, era honrar el ambiente cálido y confortable por el que su cuidadora de mucho tiempo era conocida.

"Todo el mundo se unió para hacer las recetas", recuerda. "Pero la verdadera razón por la que abrí el restaurante era para poder hablar sobre ella."

Matthews, quien nació en 1885, creció en la cercana isla de Wadmalaw, y cuando era una adolescente se dirigió a Charleston en busca de trabajo. El abuelo de Strange, Aleck Ellison, quien manejaba con su esposa una tienda local de ropa, contrató a Jestine en 1928 para que les ayudara con su hija, la madre de Strange.

"Él dijo ‘si ayudas a cuidar a mi hija, te ayudaremos a cuidarte por el resto de tu vida’”, dijo Strange. "Bien, Jestine vivió hasta los 112 años, por lo que ella le mostró. Nunca pensé en ella como si no fuera parte de mi familia”.

Jestine Matthews


Fotos de la elegante, Jestine usando gafas cubren las paredes del restaurante, junto con recortes de periódicos y revistas que cuentan su historia. Matthews falleció en diciembre de 1997, sólo el tiempo suficiente para ser testigo de la atención positiva y de las largas filas que su restaurante homónimo había generado.

El legendario Pastel de Coca-Cola proviene de la anterior chef de repostería de Jestine’s Kitchen, Jessica Grossman, quien le presentó a su amiga Strange un pastel negro mágico, con café, el día de la apertura del restaurante.

“La llamé más tarde y le dije que necesitaba cinco más”, recuerda Strange.

Grossman, le agradeció, añadiendo un Pastel de Coca-Cola a la mezcla, y pronto la pusieron a cargo de los postres de Jestine’s. Ahora, junto con el pie de crema de coco, el pudín de banano y otros dulces, el Pastel de Coca-Cola se sirve a diario en el restaurante y en Jestine’s Sweet Shop, una panadería que se encuentra a la vuelta de la esquina. Cuando un cliente regular llega para celebrar un cumpleaños o un aniversario, a menudo Strange envía un par de rebanadas cortesía de la casa.

Jestine's Kitchen

Jestine's Kitchen

Mientras tanto, Strange se mantiene cercana a Grossman, quien obtuvo un título en artes culinarias del Instituto de Arte de Charleston. Grossman, la ahora chef ejecutiva de repostería para un grupo de hospitalidad que coordina bodas y otros eventos especiales, se sentía feliz de compartir la receta del pastel que le ha dado alegría a tantas personas durante dos décadas.

"Fue un honor recibir esta receta de la difunta madre de un amigo", dijo Grossman. "Ella lo hacia todos los años para su cumpleaños."

Pastel de Coca-Cola de Jestine’s Kitchen

Ingredientes:

2 tazas de harina para todo propósito

2 tazas de azúcar

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

1 cucharadita de sal de mesa

1 taza de mantequilla sin sal

2 cucharadas de cacao en polvo

1 taza de Coca-Cola

½ taza de suero de leche

2 huevos

1 cucharadita de extracto de vainilla

½ taza de pecanas picadas

1 ½ tazas de mini malvaviscos

Direcciones:

  1. Pre caliente el horno a 350 grados F.

  2. Engrase un molde para hornear de 9” x 13”.

  3. Cierna la harina, el azúcar, el bicarbonato de sodio y la sal en un tazón grande. Aparte.

  4. En una olla pequeña a fuego medio, derrita la mantequilla. Bata el cacao en polvo, luego, añada la Coca-Cola, y revuelva ocasionalmente, lleve a ebullición. Retírelo del calor. Vierta sobre los ingredientes secos y mezcle bien. Ponga la olla a un lado para utilizarla de nuevo para la preparación del lustre.

  5. En un recipiente pequeño o una taza de medir, combine el suero de leche, los huevos y el extracto de vainilla. Bata ligeramente para combinar y revuelva con la mezcla de harina hasta que quede bien mezclado.

  6. Incorpore las pecanas y los malvaviscos.

  7. Vierta en el molde preparado y hornee 35-40 minutos o hasta que el pastel se despegue ligeramente del molde, y al insertar un palillo cerca del centro (¡pero no en un malvavisco!), este salga limpio.

  8. Punce el pastel caliente por todo lado con un tenedor y un palillo de dientes y vierta el lustre de Coca-Cola en la parte superior.

Lustre de Coca-Cola

Ingredientes:

4 tazas (1 lb.) de azúcar en polvo

1/2 taza de mantequilla

2 cucharadas de cacao en polvo

1/2 taza de Coca-Cola

1 cucharadita de vainilla

1/2 taza de pecanas picadas

Direcciones:

  1. Mientras el pastel está en el horno, cierna el azúcar en polvo en un tazón grande. Aparte.

  2. En una olla pequeña, derrita la mantequilla a fuego medio. Bata el cacao en polvo, luego, añada la Coca-Cola. Revolviendo ocasionalmente, lleve a ebullición.

  3. Retire del fuego y añada poco a poco el azúcar en polvo, batiendo bien hasta que quede suave. Bata el extracto de vainilla, e incorpore las pecanas.

  4. Vierta sobre el pastel caliente de Coca-Cola.

  5. Deje enfriar completamente antes de servir.