Es una realidad que el sedentarismo también afecta a los más jóvenes, disminuyendo sus  capacidades de aprendizaje, calidad de vida y expectativas hacia el futuro. La Organización Mundial de la Salud recomienda que los niños y adolescentes deben hacer por lo menos 60 minutos de actividad física de moderada a vigorosa todos los días. Sin embargo, la mayoría de ellos no alcanzan esta meta.

Frente a esta problemática Coca-Cola Company acudió a expertos globales en la promoción de la actividad física, con el objetivo de diseñar un programa que ayude a crear hábitos perdurables que promuevan un estilo de vida activo y saludable. Es así como nace el programa Hora de Moverse, un  esfuerzo colectivo entre el Sistema Coca-Cola, la Universidad de Carolina del Sur y aliados locales que implementan el programa en nuestra región.  

Para el Dr. Russell Pate, catedrático  especialistas en temas de actividad física en los jóvenes de la Universidad de Carolina del Sur y pieza clave  en el diseño de Hora de Moverse, la mayoría de los niños se sienten ¨atraídos por las actividades físicas, ya que son agradables y hacen que se sientan exitosos¨.

¿Por qué, cómo y dónde movernos en la escuela?

Una de las claves del programa es que aprovecha desde esos momentos de clases regulares hasta las transiciones (Como las entradas y salidas de clases), sin tener que utilizar equipos deportivos específicos, o en algunos casos valiéndose de elementos como cuerdas, botellas vacías y otros objetos para crear escenarios de movimiento en cualquier tipo de espacio, dentro o en torno al espacio disponible en la escuela.

El Dr. Russell explica la esencia del programa, que incluye actividades específicamente diseñadas para la diversión de los niños, pero apropiadas para su desarrollo integral. Y añade:  ¨Si los niños tienen experiencias de actividad física de alta calidad en el entorno escolar, creemos que van a ser más propensos a optar por actividades físicamente activas fuera de la escuela¨.

El programa consta de distintos bloques, en todos los casos con características innovadoras. La educación física intensificada, los descansos activos y la enseñanza físicamente activa en las clases (Que integra la actividad física en las lecciones académicas regulares, como matemática o geografía). Esto hace que aumenten las ocasiones donde los niños realizan actividad física.

El programa además incorpora la enseñanza de conceptos claves de nutrición e hidratación .

El program cuenta con un manual para que los docentes puedan diagnosticar e implementar un plan estratégico que contribuya a la actividad física en los niños, según las demandas específicas y características de su colegio.

Avances en la región

El programa ha sido lanzado en Centroamérica, Colombia, Venezuela, República Dominicana  y Ecuador.

Además de los beneficios en la salud física y emocional, el programa ha demostrado que las intervenciones para aumentar la actividad física de los niños y niñas durante el día escolar redundan en un mejor comportamiento en el aula y un mayor rendimiento académico.

Según el Dr Russell la evaluación del programa continuará por algún tiempo, ya que todavía no se tienen datos suficientes para establecer conclusiones firmes. ¨Sin embargo, nuestros resultados preliminares indican que el programa ha sido muy bien recibido por los profesores y personal de las escuelas que han estado trabajando para implementar el programa.”

Hora de Moverse tiene la meta de beneficiar a más de 500,000 niños entre 2015-2017 en América Central, Colombia, Ecuador, Venezuela y República Dominicana.