Hay momentos ideales para tomarse una Coca-Cola: el final de un partido de fútbol con los amigos o un almuerzo de domingo en familia, pero hay circunstancias en que tomar una Coca-Cola simplemente puede saber a gloria.

Por eso hicimos una consulta aleatoria a personas de diversas edades y ocupaciones, para que nos cuenten cuál o cuáles fueron esas Coca-Colas que más recuerdan en sus vidas.

¿Sabías que en Colombia puedes tomarte una Coca-Cola a 180 metros de profundidad?

Esteban (29), Publicista. Cuando era chico vivía en un sector de San José (Costa Rica) muy caluroso. El barrio tenía una cancha de fútbol en un pequeño parque y al terminar siempre comprábamos una Coca-Cola de un litro bien fría en la "pulpería". Recuerdo que abría la nevera y las tocaba a todas para ver cuál estaba más fría. Cada una de esas Coca-Colas con mis amigos del barrio fueron las mejores Coca-Colas de mi vida.

Mónica (23) estudiante de Mercadeo. Mi Coca-Cola favorita es la de los viernes por la noche con mi familia, pedimos pizzas, nachos, palomitas y cosas por el estilo para ver una película, una especie de viernes de cine en familia. También cuando voy al cine, con Palomitas, pero la favorita número uno es en casa con mi familia.

Maria Emilia (35), Psicóloga. Cuando me recibí de psicóloga hace ya 7 años. Salí de rendir mi última materia (Mi familia y amigos esperaban afuera con huevos, harina y esas cosas con las que te "homenajean"). Pero antes de encontrarlos me escabullí por la escalera del costado hasta el kiosco de la Universidad y me tomé una Coca-Cola bien helada. Cómo olvidarla.

IMG_7670.jpg

Kenneth (23), estudiante de Ingeniería Industrial. Las que siempre recuerdo son las que tomo despues de patinar con mis amigos por las calles de mi barrio, en Heredia, San José. Entre todos los amigos compramos una de dos litros.

Fede (38), Periodista. Fue en Bolivia, unos 10 años atrás. Estábamos en medio de un largo viaje de aventura. En ese momento cubrimos el trayecto Potosí - Uyuni, en un desvencijado autobús que surcaba a toda velocidad un camino de montaña. Las vibraciones del autobús y el polvo del ambiente eran terribles, la duración del viaje extenuante. En medio de todo eso, el mecánico del autobús se acercó hacia el fondo con una caja de madera (esas cajas de antes) llenas de Coca-Colas, envase de vidrio. Un palo y un clavo hicieron las veces de destapador. El mecánico nos dijo, cortesía de la casa. La Coca-Cola estaba al natural, y me supo a gloria.

Manu (22), estudiante de Derecho. Tenía 13 años y jugaba la final en el Club de fútbol de mi pueblo. En esa época era arquero y al partido se definió por penales. Gracias al penal que atajé salimos campeones. Cantamos todo el camino hasta llegar al la sede de nuestro club. Cuando llegamos el entrenador pidió Coca-Colas para todos. Nunca había visto abrir tantas Coca-Colas al mismo tiempo. Esa es para mi la Coca-Cola que mejor me supo hasta ahora.

Joserra (42), Ejecutivo. Fue cuando era estudiante universitario, haciendo el Camino de Santiago con mis compañeros. Decidimos realizar dos etapas en un día. Gran error. Finalizando la última, agotados y sin encontrar  donde reponer fuerzas, de una casa de campo al paso del camino salieron a ofrecernos una bebida, era una Coca-Cola. Siempre recordaré ese momento, la Coca-Cola y la señora que nos las ofreció.

Roy, 22 estudiante de ingeniería. Mi Coca-Cola favorita es la que tomo después de una carrera de mountain bike. De hecho, la que más recuerdo es una vez que me caí y no pude terminar la carrera, al llegar donde mis compañeros de equipo, uno de ellos me convidó una Coca-Cola helada, pues no encontraba dónde estaba mi nevera. Fue algo muy reconfortante en ese momento.

Jorge (40), Administrador de Empresa. En el año 2012 hice ¨La Ruta de los Conquistadores¨, catalogada como la carrera de Mountain Bike más dura del planeta.  Recuerdo que el primer día, en el que se recorren poco más de 100 KM, con un ascenso acumulado de 3500 metros, llegué a un parque en el pueblo de San Pablo de Turrubares, con 35 grados centígrados, y con 6 horas de recorrido, ahí me ofrecieron una Coca-Cola de medio litro súper fría y un sandwich que fueron gloria. Esa Coca-Cola fue el "booster" para seguir las casi 3 horas más que me faltaban ese día.

¿Cúal o cuáles han sido las mejores Coca-Colas que has tomado en tu vida? Sube por acá una foto tomando tu Coca-Cola preferida y cuéntanos tu historia.