El primer anuncio impreso de los osos polares Coca-Cola apareció en Francia en 1922, y durante los siguientes 70 años, los osos polares estuvieron presentes en la publicidad impresa de vez en cuando. En 1993, la Compañía Coca-Cola hizo un cambio dramático en su publicidad con la introducción de la campaña "Always Coca-Cola" (“Siempre Coca-Cola”). La campaña, de Creative Artists Agency, y posteriormente Edge Creative, fue de naturaleza diversa, con una serie inicial de 27 comerciales diseñados para atraer a audiencias específicas. Los anuncios se publicaron en todo el mundo e incluían diversos enfoques técnicos novedosos, como la animación computadorizada.

Uno de esos comerciales, "Northern Lights", introdujo el que se convertiría en uno de los símbolos publicitarios más populares de Coca-Cola, el oso polar animado.

Un cachorro da vida a un oso polar

Cuando se le pidió que hiciera un comercial innovador para Coca-Cola, el creativo Ken Stewart pensó en beber Coca-Cola en el cine. El cachorro Labrador Retriever de Stewart se parecía a un oso polar. Stewart vio a su perro, pensó en los osos polares y en cómo irían al cine, y nació la idea de "Northern Lights". En el comercial, los osos polares miran la aurora boreal (la "película") y beben de las botellas de Coca-Cola.

Stewart solicitó la ayuda de la compañía de animación Rhythm & Hues para animar los anuncios. Usando computadoras "de la era espacial" y programas gráficos de vanguardia, se tardó unas 12 semanas en producir cada anuncio, de principio a fin. Se requería un proceso largo y complejo para dar vida a las peludas y siempre sedientas criaturas del Ártico. Al igual que con todos los comerciales de televisión, la misión comenzó con guiones gráficos. En cada comercial, de tan sólo 30 segundos, la animación refleja escenas tomadas de guiones gráficos previamente creados, ilustrados por Eugene Yelchin, trabajando con Stewart y CAA. De esta manera, cada segundo de la acción se representa. Una vez que los guiones estuvieron terminados, Stewart y Rhythm & Hues crearon a lápiz los bosquejos de los osos polares, definiendo cómo éstos aparecerían en cada escena. Luego, los bosquejos se refinaron para agregar detalle y el fondo.

Luego, Stewart y los animadores estudiaron películas y fotografías de osos polares reales para tener una mejor idea de cómo movían sus cabezas, cuerpos y extremidades, y así incorporar estos movimientos en los comerciales.

Para meter al oso en la computadora, Stewart y Rhythm & Hues recurrieron a un escultor para que creara una representación tridimensional de la cabeza del oso en arcilla. Posteriormente, el modelo fue transferido a imágenes tridimensionales y almacenado en software avanzado de gráficos computadorizados. Las imágenes se construyeron creando en el modelo del oso una cuadrícula de líneas verticales y horizontales. Un animador, usando un lápiz óptico conectado a una computadora, trazó los puntos a lo largo del cuerpo del modelo hasta que surgió en la pantalla un esquema del oso. Una vez que la imagen fue refinada y cargada en la memoria, el oso se podía “mover", permitiéndole caminar, correr, esquiar, luge (deslizarse en trineo) o patinar sobre hielo.

El "movimiento" para los osos se creó a medida que los animadores trazaron el proceso del oso en la computadora. Además de manipular el torso del oso, la cabeza y las extremidades debían moverse separadamente, ya que el oso generado por computadora no estaba unido en una sola pieza como un oso verdadero. Durante este paso, también se completaron los movimientos de motricidad fina.
Los elementos adicionales que no se generaron por computadora, como una botella de Coca-Cola, fueron escaneados y almacenados en la computadora y se agregaron en este punto. Una vez que se completaron los movimientos básicos, el resto del cuadro fue refinado. Se añadió pelo, los ojos se completaron, “se pintó” el fondo y se ajustaron bien los detalles de iluminación - iluminación intrincada completa con reflejo y sombras.

Mientras la animación estaba en producción, Stewart también trabajó con Glenn Rueger en Outside Music para componer música original, y crearon efectos de sonido con Weddington Productions. Para mantener la calidad mágica y etérea del mundo de los osos, Stewart mantuvo la música al mínimo. Él utilizó la música sintetizada solamente como una fuente de puntuación, y mantuvo a los osos libres de diálogo, a excepción de los notables "oohs", "ahs" y gruñidos, que fueron creados por Stewart en un escenario de sonido, usando su propia voz, que luego fue alterada por medio de una computadora para que sonara como los osos. Para la música y el "diálogo", que eran mínimos por diseño, se necesitaron meses de trabajo.

"Eso es lo que estábamos tratando de hacer: crear un personaje que fuera inocente, divertido y que reflejara los mejores atributos que nos gusta llamar “humanos", dijo Stewart. "Los osos son lindos, traviesos, juguetones y llenos de diversión."

Una vez que los elementos finales - música, efectos de sonido y animación - estuvieron terminados, Stewart los juntó en la edición final y la magia de los osos nació.

Desde su debut en 1993, ha habido muchos spots televisivos de los osos polares, incluyendo dos comerciales para los Juegos Olímpicos de 1994, en los que el oso se desliza con un luge y vuela con un salto en esquí. Los oseznos también se incluyeron en un anuncio para las festividades navideñas, en el que la familia de osos selecciona su árbol de Navidad.


Comercial de los Osos Polares Coca-Cola 2012