En los casi seis años que tengo de ser parte de la Compañía Coca-Cola, he trabajado al lado de algunas de las personas más inteligentes y talentosas del mundo publicitario. Sí, del mundo "publicitario", porque aunque somos la compañía de bebidas más importante del mundo, también somos uno de los mayores anunciantes.

Como directora de grupo de producciones multimedia y de operaciones de agencia, mi equipo trabaja en estrecha colaboración con nuestros equipos más amplios de comunicaciones de marketing integradas (IMC) y de marca, para desarrollar creatividad que sea divertida, relevante y estimulante. Con el fin de crear este contenido, interactúo diariamente con mentes creativas brillantes, tanto aquí en Coca-Cola, como con nuestros socios de la industria alrededor del mundo.

Desde hace más de 130 años, la Compañía Coca-Cola ha sido sinónimo de publicidad grandiosa. En todo este tiempo, la Compañía ha utilizado iconos sociales que van desde Norman Rockwell hasta LeBron James, con la finalidad de apoyar la difusión de su mensaje de unidad. Sí, Coca-Cola ha ayudado a definir la cultura pop estadounidense, pero aún más importante, nuestra compañía siempre ha estado dispuesta a arriesgarse con el objeto de contribuir con la formación de nuestros valores.

Veamos, por ejemplo, nuestro comercial "It’s beautiful", el cual produjimos para nuestro Gran Juego en 2014, y que contó con la participación de un grupo diverso de ciudadanos que cantó en varios idiomas, "America the Beautiful". A través de la historia, Coca-Cola siempre ha hablado de la importancia de la diversidad y la unidad. Yo diría que nuestra disposición a defender lo que es correcto nos convierte en los líderes actuales de la publicidad.


El pasado 25 de marzo, tuve la oportunidad de trabajar en el que posiblemente se ha convertido en el comercial más icónico de Coca-Cola: el clásico de 1971, "Hilltop". El anuncio, filmado en Italia, celebra la diversidad cultural de todo el mundo, mostrando a un grupo de personas que se une para cantar sobre la unión. El comercial fue tan popular que su banda sonora, "I’d Like to Teach the World to Sing", se convirtió en un hit. El material de archivo original de 35 mm en el que se filmó el comercial se encuentra en una bóveda en la Biblioteca del Congreso, donde se conserva la cultura estadounidense.

Entonces, ¿qué estaba haciendo yo con el metraje original casi 45 años después? Técnicamente hablando, estaba remasterizando la película de 35 mm para la televisión 4K, y corrigiendo el color. En términos simples, eso significa que estaba preservando una joya icónica para una nueva generación.


No sé ni por dónde empezar a explicar el honor que esto fue para mí. Mientras estaba sentada para corregir el color, tuve la oportunidad de realmente estudiar el material de archivo. Y a pesar de que el color podría haber necesitado un poco de renovación, me maravillé de cómo este comercial seguía resonando en mí y en el mundo a mi alrededor. Recordé lo verdaderamente adelantado para su tiempo que fue este comercial...y todavía lo es.

Hace cuarenta y cinco años, Coca-Cola le pidió al mundo que se reuniera en la cima de una colina en Italia. Hoy en día, mientras me encuentro sentada en una habitación oscura puliendo esta joya, recuerdo la increíble historia publicitaria de nuestra compañía. Me siento inspirada por mis antepasados. Ha sido un día enriquecedor para mí, y me siento muy honrada por el pequeño rol que vengo a desempeñar en todo esto. Sólo quisiera poder compartir este momento con algunos de los creativos originales.


Sarah Traverso (a la derecha en la foto superior) es directora de producción multimedia para Coca-Cola Norte América.