Al entrar en el último cuarto del siglo XX, la profunda conexión emocional entre Coca-Cola y sus consumidores se volvió aún más poderosa y global. En 1971, los jóvenes de todo el mundo se reunieron en una colina en Italia para cantar "I'd Like to Buy the World a Coke," un contrapunto a los tiempos turbulentos. Esta fue también una mirada al futuro de la Compañía: una presencia global en expansión y un vínculo aún más cercano a la marca más preciada del mundo.

En 1988, tres encuestas internacionales independientes realizadas por Landor & Associates confirmaron a Coca-Cola como la marca más conocida y admirada en el mundo, ejemplificando así su poder y prestigio.

En 1985, llegó una evaluación quizás más humana de la lealtad de los consumidores hacia Coca-Cola. La Compañía sorprendió al público estadounidense al anunciar un nuevo sabor de Coca-Cola, el primer cambio en la fórmula secreta desde su creación en 1886. En las pruebas, la preferencia por el nuevo sabor fue categórica, pero las pruebas e investigaciones no lograron medir el apego emocional de los estadounidenses hacia la fórmula original. Ese sabor original se había convertido en algo más que un refresco, y los sentimientos profundos, los recuerdos y la lealtad que los consumidores tenían hacia ella, cobraron vida. La Compañía escuchó a sus consumidores y respondió rápidamente, devolviendo la fórmula original al mercado como Coca-Cola classic®.

La estrategia global de la Compañía durante los años 80 siguió llevando a los consumidores en todos los continentes productos refrescantes para cada ocasión y estilo de vida. En 1982, la introducción de Diet Coke® hizo historia en las bebidas gaseosas, al ser la primera extensión de las marcas Coca-Cola y Coke, y la bebida gaseosa nueva con más éxito desde la misma Coca-Cola. En dos años, Diet Coke se había convertido en el refresco bajo en calorías más importante del mundo.

La publicidad durante los años 1970 y 1980 siguió con una larga tradición que presentaba a Coca-Cola como uno de los placeres simples de la vida, diferente y aceptable en cualquier lugar. En 1976, se introdujo la campaña "Coca-Cola da más vida" (“Coke Adds Life"), sentando las bases para el lanzamiento en 1979 de “Disfruta Coca-Cola y una sonrisa” ("Have a Coke and a Smile"), una conmovedora campaña captada en el famoso anuncio de televisión protagonizado por el tacleador de los Pittsburgh Steelers, "Mean" Joe Greene.

A principios de 1982, se introdujo en todo el mundo el slogan “¡Coca-Cola es así!” ("Coke Is It!") para reflejar el espíritu positivo renaciente de la década los 80 y reafirmar el liderazgo de Coca-Cola. El slogan “Vive la sensación” ("Can't Beat the Feeling ") cerró la década, mientras que “Es sentir de verdad” ("Can't Beat the Real Thing”) lideró el camino en los años 90, y la novedosa campaña “Siempre Coca-Cola” ("Always Coca-Cola") debutó en 1993, seguida de “Coca-Cola, de verdad” (" Coca-Cola… Real ") en 2003, “El lado Coca-Cola de la vida” ("The Coke Side of Life")  en 2006 y “Destapa la Felicidad” (“Open Happiness”) en 2009..

Desde los pequeños inicios

La Compañía Coca-Cola empezó a construir su red mundial en la década de 1920. Ahora que opera en más de 200 países y produce alrededor de 450 marcas, el sistema Coca-Cola ha aplicado con éxito una fórmula sencilla a escala global: brindar un momento refrescante mil millones de veces al día, por una suma muy pequeña de dinero.

La Compañía Coca-Cola y su red de embotelladores comprenden el sistema de producción y distribución más sofisticado y generalizado en el mundo. Más que nada, ese sistema está dedicado a personas que trabajan mucho para vender Coca-Cola, Diet Coke, Sprite, Fanta y otros productos de la Compañía.

Desde Bogotá a Beijing, desde Montreal a Moscú, Coca-Cola, más que cualquier otro producto de consumo masivo, ha llevado placer a consumidores sedientos alrededor del mundo. Por más de 125 años, Coca-Cola ha creado momentos especiales para cientos de millones de personas todos los días.

La historia de Coca-Cola es una historia de momentos especiales. Momentos que se originaron con el Dr. Pemberton en Atlanta y se han multiplicado miles de millones de veces en todo el mundo. Momentos que se volvieron familiares y universales por medio de  la publicidad única del Sr. Candler y la visión del señor Woodruff de poner a Coca-Cola "al alcance del deseo." Momentos que hoy hacen de Coca-Cola el producto de consumo masivo más conocido a nivel global. Diariamente, Coca-Cola refuerza su posición como la bebida gaseosa del mundo. Todos los días, las personas experimentan un momento delicioso, refrescante, que sólo Coca-Cola puede darles. A lo largo de más de un siglo de cambios, Coca-Cola sigue siendo el símbolo permanente de un refresco de calidad.