Cuando una firma de relaciones públicas de San Diego publicó una posición laboral para una pasantía durante el otoño del año pasado, llegaron hojas de vida de todo el sur de California. La socia gerente Cathy Sperrazzo  estima que entrevistó a una docena de candidatos de tres universidades diferentes, todos ellos brillantes, motivados y deseosos de ganar experiencia en la industria de las comunicaciones.

Sin embargo, sólo un candidato le envió una nota de agradecimiento.

Fue una sorpresa y una decepción para Sperrazzo, quien les ha pedido a sus propios hijos que escriban cartas de agradecimiento desde que fueron capaces de tomar un lápiz. Finalmente, ella contrató a la estudiante que envió la nota, a pesar de estar un año detrás de muchos de los demás postulantes para la posición, ya que Sperrazzo sintió que la simple acción de enviar la carta demostraba un nivel adicional de compromiso con el trabajo.

Considerada siempre una señal de buena educación, la carta de agradecimiento sigue siendo una poderosa herramienta en el mundo empresarial actual. Pero en la era de los mensajes de texto y de los correos electrónicos, descubrir la mejor manera de dar seguimiento después de una entrevista o reunión importante, puede ser confuso. A pesar de que una vez una nota escrita a mano en papelería sellada fue el estándar de oro para mostrar gratitud, ahora abundan muchas otras opciones, desde los correos electrónicos y las redes sociales, hasta incluso los mensajes de texto que se envían por teléfono.

La mayoría de los expertos en etiqueta y ejecutivos coinciden en que enviar un mensaje de seguimiento durante las 24 horas después de una entrevista es una parte esencial de la consolidación de una oferta de trabajo o promoción laboral. Aunque las notas escritas a mano son apreciadas e incluso señaladas, en la actualidad, enviar una nota por correo electrónico también es ampliamente aceptado entre los directores de recursos humanos y otros ejecutivos.

"Enviar un correo electrónico es perfectamente aceptable", dice Tina Fox, gerente de metro market de Accountemps, compañía de Robert Half Co., y una veterana que ha trabajado por 16 años en la contratación de personal y en la industria de la búsqueda ejecutiva.

Anna Redmond, autora y empresaria on line, también está a favor del formato electrónico cuando se trata de mostrar gratitud.

"Tengo una empresa, y no me cabe duda alguna de que en mi área escogería el correo electrónico", señala Redmond, co-fundadora de Hippo Reads, una empresa de medios on line que ayuda a los académicos a fortalecer su dominio. "Es más rápido y es lo que se espera."

Una encuesta que llevó a cabo Accountemps en 2012 entre 500 directores de recursos humanos, reveló que el 87 por ciento considera el correo electrónico como una forma adecuada de expresar gratitud luego de una reunión. El 81 por ciento de los directivos encuestados señaló que las llamadas telefónicas también son consideradas aceptables, mientras que los mensajes de texto telefónicos fueron claramente rechazados, (sólo el 10 por ciento aprobó este método). A menudo, expresar agradecimiento a través de las redes sociales como LinkedIn o Facebook también es admisible, señala Fox, especialmente cuando una empresa se encuentra inmersa en nuevas tecnologías o es el método de comunicación preferido por el entrevistador.

No obstante, a medida que la nota electrónica de agradecimiento se convierte en la norma, según los expertos, hay algunas reglas importantes que sus seguidores deben tener en cuenta.

Por ejemplo, evita enviar un correo electrónico masivo a un grupo, advierte el consultor de búsqueda ejecutivo Kristian Schwartz. "Es un comportamiento que denota pereza, punto", dice él, no existe nada mejor que reconocer individualmente a todos los involucrados en la entrevista, desde el reclutador hasta el personal administrativo.

También, que sea breve y escrito con un tono amable. "No hay necesidad de enviar una versión reciclada de tu hoja de vida en un correo electrónico," dice Schwartz.

Aunque Schwartz no es un gran fan de las notas de agradecimiento escritas de puño y letra, sí reconoce que son una forma de destacar entre el montón de notas que se envían por correo electrónico. Él sugiere enviar ambos, el correo electrónico y las notas escritas a mano, como una forma adicional de hacerse notar. Dado que los sistemas de correo en las oficinas han cambiado y disminuido en las últimas décadas, todas las bases quedan cubiertas en caso de que la nota enviada por correo postal llegue varios días después, dice.

"Yo, por ejemplo, reviso mi buzón de correo del trabajo cada dos semanas. Es un poco primitivo", señala Schwartz.

Otros coinciden en que no se debe subestimar el poder de las letras escritas a mano. Fox de Accountemps recuerda un ejemplo reciente en el que un asistente administrativo le trajo una nota de agradecimiento escrita a mano por un candidato que había entrevistado tan sólo una hora antes. El candidato había dejado su oficina e inmediatamente escribió la nota, y luego regresó para entregarla personalmente en su oficina.

"Para mí, ese gesto realmente hizo la diferencia, y me mostró que él [el candidato] podía pensar fuera de la caja", dijo.

Sin embargo, al final, la mayoría coincide en que es el contenido y no el formato lo que finalmente conquista al jefe.

"Es lo que dice en el correo electrónico o en la nota de agradecimiento," destaca Redmond, "no qué tan bonita es tu caligrafía lo que llama la atención."