Con más de 23 millones de reproducciones en su canal y casi 200 mil seguidores, Laura Buitrago dejó la comodidad de su canal para participar en una mega producción llena de sorpresas en donde tuvo que luchar con la presión del tiempo y la espontaneidad que requiere un reality transmitido por YouTube.

Laura Buitrago, de Colombia, fue, junto con Diego Salas de Costa Rica y Esteban Acosta de Ecuador, una de los músicos que participó en “Mensaje en la Botella”, un proyecto de Coca-Cola en donde la meta era producir una canción en 72 horas creada a partir de la mensajes que enviaron los fans de la marca.  

Puedes ver la historia completa aquí. 

Todo empezó con una pasión

No se necesita tener mucha edad para triunfar en el mundo o resaltar en una industria que muchos catalogan de saturada, solo se necesita una buena idea y mucho talento, así lo demuestra Laura con cada nuevo video que sube a su canal.

“Empecé hace 3 años al igual que mi pasión por la música, como no habían muchos espacios para cantar y hacer ese tipo de cosas que a uno le gustan, opté por usar YouTube con la idea de hacer covers de canciones pero en español para la gente latina. Con un solo video podía llegar a muchos lugares de Latinoamérica”, cuenta Laura. 


De ahí cada video ha sido un pequeño paso para convertir a Laura en quien es actualmente, con Coca-Cola la relación inició cuando participó en la campaña de los 100 años de la botella Contour, poco después de un año se encontraba en el estudio produciendo Mensaje en la Botella.

“No sabía que iba a ser un tipo reality, pensé que era grabar una canción y cuando me encontré que teníamos que estar ahí los tres días me tomó en shock. Todo empezó con mucha adrenalina”, comenta la cantante. 

El reto más grande fue hablarle a la cámara, que 10 de ellas siguieran sus pasos el día, y finalmente componer con un equipo de producción que pasaba con ellos en todo momento.

“Fue una experiencia súper chévere, me tomó por sorpresa. No sabía que Cali y el Dandee eran tan completos y hacían todas sus producciones. Aprendí sobre todo la versatilidad que hay que tener en este mundo musical, ser muy espontánea”, explica la joven. 

Componer en 72 horas.

1-2.jpg

Crear una canción desde cero, utilizando las palabras de los fans como materia prima y en contra del reloj no es fácil, aún más cuando llegas directamente a un estudio a desenvolverte con personas que no conoces.

Para Laura, el punto de mayor estrés fue en el segundo día, cuando los jóvenes no sabían en qué momento brindar aportes para la canción y el ritmo de Cali y el Dandee era más rápido que el de ellos.

Usualmente, haciendo un video de YouTube puede tardar alrededor de 2 o 3 horas dependiendo de la complejidad, mientras que con esta canción eran 72 horas seguidas con el calor de las luces.

A veces nos estrellábamos y nos sentíamos medio tristes cuando no podíamos aportar al mismo tiempo, al tercer día nosotros pusimos aún más de nuestra parte. Cuando cada uno interpretó su parte nos sentimos más seguros porque a ellos les gustó nuestro trabajo”, comenta Laura.

¿Cómo comenzar en la música?

“La música es el lugar donde uno puede ser feliz, muchos creemos que ahí es donde está la felicidad. Yo me arriesgué a buscarla, me arriesgué quitando los temores, en especial el de ‘¿qué dirán?’. Siempre las críticas y obstáculos estarán, pero si uno ama lo que quiere siempre se quitarán.”, explica Laura.

Para ella, lo más importante es arriesgarse y empezar a hacer algo, abrirse camino en el mundo musical a pesar de las críticas que se puedan recibir.

“Siempre hay críticas constructivas y otras que no. Hay que aprender de las que son constructivas para ir mejorando o superando. En esta industria siempre hay muchas críticas. Cuando uno supera esto, el resto está superado y es muy fácil llegar adonde se quiere”, concluye.

Laura alcanzó participar en su primera canción comercial y continúa haciendo covers en su canal de Youtube. Como último mensaje, le preguntamos a Laura qué fue lo más difícil de esas 72, para ella: “Lo peor de todo, es que se acabó muy rápido”. 


Lee la historia de Diego Salas aquí y la de Esteban Acosta acá.