A decir verdad, no estaba seguro de qué esperar mientras subía en el ascensor hasta el último piso del Merchants Exchange Building en San Francisco para asistir al evento de lanzamiento de la Iniciativa Próxima Generación de Líderes LGBTQ de Coca-Cola, que se llevó a cabo en enero de este año.

Tal vez me marcharía con información para mi desarrollo profesional y algunos recuerdos emblemáticos de Coca-Cola. Tal vez haría un nuevo amigo o dos.

Después de todo, ¿quién ha oído hablar de una compañía que haga todo lo posible para comprometerse durante un año para apoyar a los nuevos líderes LGBTQ?

Pero cuando se abrieron las puertas para mostrar el salón Julia Morgan lleno de precursores de la comunidad LGBTQ junto con mis colegas que aspiran a seguir adelante con su legado, me di cuenta de que Coca-Cola hablaba en serio y que esta no sería una experiencia común y corriente.

En este clásico lugar de San Francisco, conocí a un diverso grupo de unos 30 jóvenes profesionales LGBTQ que, como yo, habían sido nominados por los principales líderes de nuestra comunidad que nos conocían bien: nuestros supervisores en el trabajo, decanos de la universidad, clérigos y otros líderes civiles.

Aunque posiblemente no lo hayamos sabido en ese momento, nuestra clase y la red de expertos y mentores con los que el programa nos conectó llegarían a desarrollar un vínculo estrecho en el transcurso de un año, el cual resultaría formativo para todos los que participaron. Para proveer un grupo tan robusto y diverso de expertos y mentores, Coca-Cola se valió de los líderes en sus destacadas organizaciones asociadas, entre ellas Equality California, Transgender Law Center, Victory Fund and Institute, y San Francisco AIDS Foundation, entre otros.

También puedes leer: Historia de 'amor': Por medio de edición limitada de latas, Coca-Cola apoya el matrimonio igualitario en Australia

El eje central del evento de lanzamiento fue un debate con cinco profesionales diversos y muy competentes de diferentes ámbitos, quienes reflexionaron sobre su crecimiento como líderes y las lecciones que han aprendido en el camino.

Tres temas destacaron mientras escuchaba a estos expertos. Primero, sé tu yo verdadero, y autentico, todos los días. Simple en teoría, más difícil en la práctica, y esencial para construir un nivel de credibilidad que nos permita ser líderes.

En segundo lugar, me llamó la atención el valor que se le da a la creación y el empoderamiento de equipos fuertes. Como lo expresó Pamela Stewart de Coca-Cola, mientras más empoderemos a los demás, mayor será nuestra capacidad de hacer cambios. Finalmente, todos coincidieron en que el liderazgo consiste en encontrar un terreno común, en ser lo suficientemente valientes como para respetar y construir puentes con personas que tienen prioridades diferentes, y estar comprometidos con la búsqueda de soluciones que sean beneficiosas para todos.

Gracias en gran parte al valor y el compromiso de los líderes LGBTQ y aliados como los que Coca-Cola reunió esa noche, los jóvenes profesionales LGBTQ de hoy en día tienen muchas ventajas que no existían inclusive hace unos pocos años. Para mí y para muchos otros miembros de la Próxima Generación, esas ventajas vienen acompañadas de la obligación de servir a nuestras comunidades y a nuestro país de la mejor forma posible. La Iniciativa Próxima Generación de Líderes ha sido diseñada para proporcionarnos las habilidades y oportunidades para que podamos hacer justamente eso.


Colegas en el Laboratorio de Comunicaciones Ejecutivas LGBT de JD Schramm en la Conferencia Internacional de Líderes LGBT 2016, Washington D.C.

Tal vez la parte más emocionante de nuestro programa de un año de duración fue dar la bienvenida al segundo grupo de San Francisco de Miembros de la Próxima Generación de Coca-Cola, en su primera convocatoria en julio pasado. Ver su entusiasmo por trabajar en nombre de la comunidad fue otra inspiración y una fuerte señal de que nuestra visión de un mundo más equitativo e inclusivo está a nuestro alcance.

Foro de la Próxima Generación de Líderes, Grupo de San Francisco 2017

Foro de la Próxima Generación de Líderes, Grupo de Los Ángeles 2017

En cuanto a mi propio futuro, la Iniciativa Próxima Generación de Líderes ha revitalizado mi pasión por el servicio público. Con las relaciones altamente gratificantes que he desarrollado con mis colegas y mentores, me siento bien respaldado para tomar el relevo del liderazgo. Inclusive estoy considerando postularme algún día para un cargo público.

Lo que sigue inspirándome en mi travesía son mis compañeros, cuyo liderazgo magistral en nombre de sus comunidades de origen brilla como un ejemplo para todos. Y con la guía de nuestros mentores, sé que esta próxima generación puede tener éxito en la construcción de los puentes que necesitamos para alcanzar un futuro más brillante.

Jason Galisatus es un colaborador de relaciones comunitarias de la Universidad de Stanford y un activo participante cívico. Este blog refleja sus puntos de vista personales y no necesariamente los de la universidad o de cualquier otra organización con la que está o estuviera afiliado.