Un viernes 13 con nada de mala suerte, una mañana normal en la capital, entre el bullicio del tránsito y las personas yendo a sus trabajos hay camiones a la espera de ser encendidos a las 8 de la mañana en la planta embotelladora de Coca-Cola FEMSA de San José, Costa Rica.

Tienen una cita en la zona de Acosta. El día de hoy, llevan 42 mil litros de agua para las personas afectadas por la reciente tormenta tropical Nate que golpeó al país la semana anterior.

Coca-Cola une esfuerzos para ayudar a afectados tras tormenta tropical Nate

El viaje es lento y trabado, dos horas y media para cubrir poco más de 30 Km muy perjudicados por la tormenta. El cantón de Acosta, que se encuentra al sur de San José, muestra en el camino el contraste del verde intenso de las montañas con el color marrón de los derrumbes en las vías.

La esperanza no se pierde en Acosta

Una pequeña escuela con un solo pasillo principal está llena de niños, jóvenes y adultos. ¡Llegó el agua! fue el grito que recibió a la caravana de camiones, y en cuestión de segundos, como si fueran amigos de toda la vida, los voluntarios en conjunto con los colaboradores del Sistema Coca-Cola empezaron a bajar las botellas de agua Alpina.

El gimnasio se empieza a llenar del vital líquido, cada botella se empieza a acomodar con precisión a cual se  deja de lado cuando la cantidad de cajas supera por mucho las manos que hay para bajarlas.

Pero no hay caras largas, hay risas. Los que pensaron que iba a ser fácil son los primeros en sentarse, agotados por el esfuerzo del primer camión, cuando aún faltaban otros más.

Muchos curiosos que pasan y nos ven se sorprenden, y una pregunta es recurrente, ¿Son de Coca-Cola?. El calor no perdona y las gotas de sudor se reparten igualitariamente entre los rostros de chicos y grandes.

Casi tres horas después de haber bajado la primera botella de agua, un colaborador de Coca-Cola FEMSA gritó ¡la última!. Un último esfuerzo, un último viaje cargados de botellas que deja a todos agotados, pero que a la hora de la foto lucen con una sonrisa llena de esperanza.





Esta ayuda se suma a los diversos aportes que el Sistema Coca-Cola está realizando en Costa Rica luego del paso de la tormenta tropical Nate. Entre ellos, la suspensión de las actividades publicitarias alrededor del pasado partido entre la Selección de Costa Rica, para donar ese presupuesto, o la posibilidad aún vigente de las personas de cambiar “bubbles” por ayuda a los damnificados en la plataforma transaccional For Me.