Todos hemos escuchado esa frase cliché que dice "menos es más". Después de sólo un año en los estantes de los supermercados, el cliché se ha convertido en una realidad luego de que los datos de ventas revelaran que los nuevos envases de Coca-Cola de 250 ml han superado la demanda de sus alternativas de más tamaño.

Según Lisa Winn, Directora de Marketing de Coca-Cola South Pacific, los moderados envases de 250 ml surgieron como una respuesta al creciente interés y demanda hacia envases más pequeños.

"Hoy, más personas beben nuestros productos, en cantidades más pequeñas," señaló Winn. Las latas de 250 ml, introducidas al mercado en agosto de 2014, han experimentado desde entonces un rápido aumento en popularidad entre los consumidores de Coca-Cola, constituyendo casi el 12 por ciento de las ventas totales de porciones individuales desde agosto de 2015.

Después del éxito mostrado por la lata de 250 ml, Coca-Cola ha venido trabajando para darles a los clientes lo que ellos piden. Entre otras acciones, la Compañía redujo la botella de 450 ml a 390 ml, e introdujo un rango de botella PET de 250 ml a mediados de 2016.

"Hoy es evidente que los envases más pequeños están ofreciendo el refresco de tamaño perfecto para la merienda", señaló Winn.

Disponibles para todas las variedades de Coca-Cola, incluyendo vainilla, se esperaba que para finales del año pasado las botellas de 250 ml llegaran al 45 por ciento de todos los comerciantes minoristas y tiendas de abarrotes.

Las nuevas botellas PET de 250 ml son otro ejemplo del compromiso de Coca-Cola para brindarles a los australianos una variedad de opciones de tamaño.

Con esto en mente, el objetivo de Coca-Cola es ayudar a los consumidores a que elijan el tamaño de bebida que mejor se adapte a su estilo de vida, y que disfruten su producto favorito, en la cantidad adecuada.

Para más información y para participar en la conversación sobre los envases de menor tamaño de Coca-Cola, diríjase a http://www.twitter.com/COCACOLAAU