Darles a las personas las bebidas que quieren significa poner sus preferencias y necesidades en primer lugar.

Eso empieza con el replanteamiento de muchas de nuestras fórmulas alrededor del mundo, con el objetivo de reducir el azúcar, porque aunque está bien consumir azúcar con moderación, su ingesta excesiva no beneficia a nadie. También estamos haciendo que nuestras bebidas bajas en azúcar y sin azúcar sean más visibles y accesibles, a la vez que añadimos vitaminas, minerales, electrolitos y sabores más sofisticados a muchas de nuestras bebidas más populares.

Por último, estamos llevando nuevas y sorprendentes bebidas como té orgánico, agua de coco, café listo para llevar, jugos y agua purificada a más personas, en más lugares.