Este filme de Coca-Cola, de 60 segundos, presenta a un grupo de personas que está construyendo un mundo más feliz, comenzando con sus compatriotas.

El público conoce a David, quien les enseña a los niños cómo ganar en la vida a través de la organización Street Games en el Reino Unido, y a Zilda, que dirige una cooperativa de reciclaje en Brasil con el apoyo de la iniciativa de Coca-Cola, 5by20. También conocen a Pedro, quien trabaja con WWF por la preservación del entorno ártico del oso polar, y a Jinyan, que devuelve agua y esperanza en China.

El spot es parte de la serie de cortometrajes, estilo documental, de Cada Botella Tiene una Historia, los cuales son narrados no desde el punto de vista de la marca o de la Compañía Coca-Cola, sino más bien a través del lente de quienes lideran y se benefician de los esfuerzos de sostenibilidad de ésta.

A la fecha, se han producido más de 60 filmes de Cada Botella Tiene una Historia en más de 30 países. Las auténticas narraciones en primera persona han hecho eco en los consumidores y en las audiencias de todo el mundo.

"Vimos la oportunidad de darle visibilidad global a nuestros proyectos locales de sostenibilidad, y específicamente, de ofrecer un punto de vista claro sobre nuestras tres prioridades fundamentales: Mujeres, Agua y Bienestar", dijo Javier Rodríguez Merino, director global senior de Sustainability Marketing para Coca-Cola.

Coca-Cola espera que estos héroes locales – quienes impulsan el cambio inspirando y movilizando a otros – logren crear una conciencia global y hagan un llamado colectivo a actuar.

"Lo que estamos tratando de hacer es inspirar a las personas a que conozcan más sobre nuestros esfuerzos por la sostenibilidad, y que ellos mismos se conviertan en agentes de cambio”, dijo Rodríguez Merino. "Todos tenemos el potencial para ser 'impulsores de felicidad’...una idea que consideramos resonará en las personas, en particular en los Millennials, quienes buscan marcas y compañías que están haciendo una diferencia en el mundo.

Coca-Cola trabaja para hacer una diferencia mediante una estrategia de sostenibilidad enfocada en el empoderamiento económico de 5 millones de mujeres para el año 2020; en el reabastecimiento del 100 por ciento del agua que utilizamos para producir nuestras bebidas; y en el mejoramiento del bienestar al ayudar a las personas a lograr el balance energético adecuado para ellas.

Hasta ahora, la Compañía ha empoderado a 552.000 mujeres y ha devuelto el 68 por ciento del agua que utiliza. Algunos de los millones de personas impactadas positivamente se muestran en los cortometrajes de Cada botella tiene una historia.

El enfoque narrativo de esta serie de cortometrajes - que une el punto de vista de Coca-Cola con sus acciones - es especialmente importante en la mentalidad sostenible del mercado actual. Hoy en día, las personas están apoyando a las marcas y compañías que trabajan para hacer frente a los retos ambientales y sociales que les preocupan.

"Quieren marcas que hagan algo más que representar algo...esperan acciones y quieren contribuir ellos mismos", agregó Rodríguez Merino. "Tenemos una gran oportunidad no sólo para compartir que nuestros esfuerzos globales por la sostenibilidad están funcionando, sino también para invitar a otros a unirse y que nos ayuden a crear un efecto multiplicador".