Para la mayoría de los jóvenes costarricenses, y para muchos no tan jóvenes también, el verano empieza oficialmente con las fiestas de Palmares. ¿Pero de qué se tratan estas celebraciones?

Más allá de las fiestas patronales de este típico pueblo costarricense de montaña ubicado a 55 km al oeste de San José, se festejan esas ganas genuinas de celebrar los buenos momentos. Desde hace 30 años, las fiestas patronales del ¨pueblo para hacer amigos¨, como popularmente se lo conoce, es el punto de encuentro de miles de jóvenes que aprovechan las vacaciones y el buen clima de la estación seca para disfrutar de estos eventos.

Son casi 9 hectáreas de campo ferial para la diversión y dos semanas ininterrumpidas de fiestas, con alrededor de 1 millón de visitantes (casi un 20% de la población del país) que disfrutan de actividades para todos los gustos. Desde el tradicional tope, un desfile hípico con la indumentaria típica campestre, el redondel con destrezas criollas y corridas de toros a la tica, el festival ranchero, conciertos con artistas nacionales e internacionales, carnavales, megabares,  juegos y atracciones infantiles, entretenimientos varios y los toldos temáticos de las distintas marcas, que ofrecen diversión diversa a los asistentes.

Pero Palmares agasaja mucho más que ese espíritu juvenil festivo. Los deportistas también tienen la oportunidad de celebrar sus pasiones en la Clásica Palmarín de atletismo y ciclismo, que ya son parte de la agenda deportiva de Costa Rica y cuyo circuito circunda el escarpado entorno de las celebraciones.

La gastronomía merece un capítulo aparte, con sus tradicionales ¨comidas de turno¨ dispersas por todo el pueblo, los visitantes pueden aprovechar para satisfacer sus paladares con esos platillos típicos que más añoran, como los pinchos de carne, manzanas escarchadas, pollo frito, vigorones, algodones de azúcar, pupusas, churros, arroz cantonés, pollo frito y churros, entre los más populares.

Casa Coca-Cola en Palmares

Coca-Cola no podía perderse semejante espacio dedicado al esparcimiento y la  felicidad, por eso cada año es parte de este evento, siempre con propuestas para disfrutar la fiesta al máximo y tener esos momentos únicos para recordar. El año pasado fuimos sorprendidos con ¨el salto de la felicidad¨, un trampolín de 6 y otro de 9 metros para lanzarnos sobre una colchoneta inflable.

 Este año la Casa Coca-Cola en Palmares promete una ubicación excepcional para ver el tope, música y diversión para los afortunados que tengan un lugar en ella. Entre otros artistas invitados, los asistentes podrán disfrutar de la música de Dj Felipe, Dj John Scholt y Dj Bozak o las canciones de Entre Líneas y Marfil. Además, habrá Internet inalámbrico y muchas sorpresas para el entretenimiento.

El reciclaje también estará presente por medio de una máquina dispensadora que por dos envases vacios brinda bebidas frías. Al mismo tiempo Misión Planeta contará con 70 puntos de recolección y 60 colaboradores que estarán recolectando los residuos reciclables a lo largo y ancho del campo.