Amaneció nublado, un día típico de la estación lluviosa en los trópicos, caluroso y nublado, con esa impresión de que en cualquier momento comenzará a llover.

Sin embargo no llovió, y más de 2000 corredores de todas las edades y condiciones llegaron para enfrentarse al Reto Powerade, la carrera insignia de la bebida hidratante  Powerade, que tuvo este año su primera edición en El Salvador.

Después de 12 exitosas ediciones en Costa Rica, (este año se corre la décimo tercera) donde ya es todo un clásico en el universo running, la carrera desembarcó en territorio salvadoreño con una excelente convocatoria.

La Ruta

La mayoría de los maratonistas coincidieron en que la ruta de 42k era dura, pero no imposible. El resto de los corredores destacó que, en general, los distintos trayectos de la carretera eran amigables, y que no había muchas cuestas. Sin embargo, ya dentro del Autódromo sí habían cuestas, que añadieron dificultad a los corredores cuando estaban ya cercanos a la meta.

Desde los primeros en llegar a las 4:45 a.m., los maratonistas de los 42k; hasta los participantes de los 14k y 7k que arrancaron a las 6:30 a.m. todos mostraron una actitud muy positiva, gran entusiasmo y expectativa sobre la carrera.

Alrededor de las 9 a.m., cuando la mayoría de los corredores habían completado sus rutas, la temperatura orillaba los 35ºC. En este sentido, los puntos de hidratación jugaron un papel clave en la carrera, y la sed no fue un problema. Los corredores aplaudieron a la organización, la señalización en carretera para las distintas categorías y la cantidad de puntos de hidratación que se encontraban en el camino.

Una de las mayores virtudes de este evento deportivo es que abarca a todo tipo de deportistas, desde los principiantes hasta los más competitivos:  ¨Todos los amantes del running desde niveles amateurs hasta nivel de maratonistas pudieron participar en la carrera con, distancias que van desde: 1 km, 3.5 Km, 7 Km, 14 Km, 21Km, y 42Km¨, destacó   Josemaría Forest, Gerente de Marca Powerade para ILC.