Según el nuevo informe pionero del Foro Económico Mundial, Shaping the Future of Retail for Consumer Industries (Moldeando el Futuro del Comercio Minorista para las Industrias de Consumo), la próxima década le dará la bienvenida a la "Era Dorada del Consumidor". Durante este nuevo espacio, la industria de bienes de consumo envasados verá un cambio sin precedentes sobre cómo compran las personas y lo que esperan de la industria. Debido al crecimiento exponencial de las opciones de productos, cualquier punto débil en la experiencia de compra representa una  oportunidad para innovar, ya que el consumidor tendrá más influencia en toda la cadena de valor. Temas como personalización, simplificación, y conveniencia serán fundamentales para esta experiencia minorista, la cual se espera sea el cambio más drástico en el panorama de la industria de bienes de consumo envasados, en décadas.

De hecho, el informe antes mencionado, que se presentó en la Reunión Anual del Foro Económico Mundial de 2017 en Davos, indica que estas fuerzas harán que el comercio minorista cambie más en los próximos 10 años de lo que lo ha hecho en los últimos 40 años. ¿Por qué? Debido a que un comprador cada vez más empoderado, junto con nuevas y disruptivas tecnologías, provocará un cambio fundamental en el panorama minorista y, en consecuencia, en la forma en que las industrias de bienes de consumo envasados, como la Compañía Coca-Cola, van al mercado.

Como copresidenta del Concejo Mundial Futuro sobre el Futuro del Consumo, del Foro Económico Mundial, trabajo con un grupo representativo de líderes de opinión de la industria que abarcan la cadena de valor, desde compañías de marcas de consumo, minoristas, logística, pagos y tecnología, quienes participan cada vez más en algunos o todos estos componentes. Trabajamos conjuntamente para anticipar y abordar estos cambios en la industria. Aunque el ritmo del cambio puede ser abrumador, yo incentivo a las compañías a que mejor empiecen cuanto antes. En el informe hay varios ejemplos de quienes ya están aprovechando la oportunidad.

Sin duda, el impacto de estos cambios tendrá un considerable efecto dominó más allá de la experiencia de compra. A medida que se reconoce cada vez más el rol fundamental que desempeñan las empresas multinacionales en la estabilidad geopolítica y el bienestar económico, las compañías, el gobierno y la sociedad civil deben aunar sus esfuerzos para abordar de manera eficaz las implicaciones sociales de la transformación anticipada de la industria, como cierres de tiendas, consecuencias en el ámbito laboral (pérdida de empleos / adquisición de nuevas capacidades), y el impacto ambiental derivado de los cambios en los patrones de consumo. A medida que preparamos a nuestro negocio para un panorama de ventas minoristas en evolución, también debemos hacerlo de una manera que asegure resultados positivos para la sociedad y el medio ambiente.

El informe señala cuatro formas principales en las que los minoristas y las industrias de bienes de consumo envasados pueden poner a sus negocios en ruta hacia el éxito en la "Era Dorada del Consumidor":

Lograr entendimiento y una mayor conexión con consumidores cada vez más capacitados.

La tecnología, la variedad de opciones y el control de la experiencia de compra estimularán las decisiones de los consumidores del mismo modo que los incentivos tradicionales como el costo y la conveniencia. Con este monumental influjo en la variedad y el control, la lealtad se tornará más frágil, y el consumidor se volverá más empoderado. Para competir, los negocios deberán seguir siendo ágiles, innovar constantemente y cambiar mediante la adopción de nuevas tecnologías que les permitan cumplir con los altos estándares y expectativas del consumidor.

Adoptar rápidamente tecnologías innovadoras.

Se prevé que en los próximos 10 años el internet de los objetos, los vehículos autónomos, los drones, la robótica y la Inteligencia Artificial serán los avances tecnológicos más transformadores para las industrias minoristas y de bienes de consumo envasados. Cada una de estas disruptivas tecnologías cuentan con vastas aplicaciones dentro de la industria, y tienen la capacidad de impulsar la eficiencia y la transformación laboral. Las compañías sólo serán exitosas en la medida en que mantengan un enfoque continuo en el uso de la tecnología para mejorar la experiencia de compra.

Descubrir el poder de los modelos de negocio transformadores en los espacios físicos y digitales.

Durante la próxima década, la línea entre el mundo virtual y el mundo real seguirá desapareciendo. Si bien se anticipa que la penetración del comercio electrónico crezca de aproximadamente un 10 por ciento hoy a más de un 40 por ciento, las tiendas físicas seguirán siendo el canal que más contribuya con los grandes minoristas multicanal hasta 2026. Sin embargo, la oferta de valor del escaparate será impulsada por la capacidad de los minoristas para convertirse en una plataforma para el descubrimiento, la participación, la experiencia y la interacción, aprovechando la tecnología para una participación social y vivencial con los compradores.

Redefinir y desarrollar habilidades esenciales para el futuro.

Los comerciantes minoristas tendrán que formar ecosistemas y "coaliciones de voluntarios" para satisfacer las crecientes expectativas de los consumidores. En primer lugar, los negocios deben adoptar una mentalidad colaborativa y constituir asociaciones dentro y fuera de la industria, y alianzas público-privadas para mantenerse al corriente y manejar los efectos del vertiginoso cambio tecnológico. En segundo lugar, la industria debe adoptar innovadores sistemas de reparto que sean rentables, eco-amigables y sensibles al consumidor. Y tercero, la industria debe avanzar en la ciencia de los datos de consumo y aprovecharlos como un motor para la toma de decisiones escaladas, sistematizadas y mejoradas en toda la cadena de valor.

Como siempre, las grandes oportunidades van acompañadas de grandes desafíos. La implementación de nuevas tecnologías implica un costo elevado, e inspirar un cambio cultural importante en una organización es difícil. La agilidad de las compañías y su capacidad cultural para adaptarse al cambio será un diferenciador entre las organizaciones y los competidores. Las asociaciones entre los sectores público y privado resultarán más importantes que nunca, ya que los negocios, el gobierno y la sociedad civil deben abordar proactivamente el impacto de esta transformación en la sociedad y el medio ambiente, trabajando juntos para moldear resultados positivos.

Haga clic aquí para leer el informe completo del Foro Económico Mundial.

 

 

http://www.coca-colacompany.com/content/dam/journey/us/en/private/2017/04/Elaine-Bowers-Coventry.jpg

Elaine Bowers Coventry lidera iniciativas de transformación comercial para la Compañía Coca-Cola, las cuales incluyen colaboración con los mayores clientes globales y socios embotelladores del Sistema Coca-Cola. Ella ha ayudado a fomentar el desarrollo del liderazgo de las mujeres en Coca-Cola y en la industria de bienes de consumo envasados, como defensora corporativa para la Red de Mujeres Ejecutivas. Bowers también ha acelerado la influencia de los jóvenes líderes a través de su liderazgo de la alianza de Coca-Cola con Global Shapers, y la creación de un grupo consultivo Millennial global dentro de Coca-Cola que ha cambiado las políticas corporativas y ha permitido la asesoría entre generaciones. Bowers fue una de las principales contribuyentes del Informe sobre el Futuro del Comercio Minorista del Foro Económico Mundial, mediante su rol como copresidenta del Concejo Mundial de Consumo del Foro.