Des-estresarte te ayudará a mejorar tu capacidad para tomar decisiones, aumentará tu concentración, incrementará tu creatividad, y lo más importante, te ayudará a disfrutar tu día.

El estrés puede aparecer en cualquier momento 

La vida cotidiana presenta desafíos: la presión de los plazos, una montaña de correos electrónicos que revisar y la incesante búsqueda de nuevas ideas se han convertido en situaciones obviamente difíciles. Lo irónico es que mientras más presionados nos sentimos, se nos dificulta más ser productivos.

El estrés es una respuesta natural del ser humano que proviene de una situación difícil o de exigencias que nos hacemos a nosotros mismos. A veces el estrés es bueno, nos impulsa a hacer las cosas y a vivir con propósito. Sin embargo, si experimentas demasiado estrés y por mucho tiempo, los efectos en tu salud pueden ser negativos.

Pasamos una gran parte de nuestro tiempo en el trabajo. Incorporar técnicas simples de relajación en nuestra jornada laboral es una buena manera de evitar el estrés no deseado.

El entrenador, coach, psicoterapeuta y agente de cambio en Relationship Results, Paul McNiff, tiene muchos años de experiencia trabajando con propietarios de negocios y profesionales, así como con equipos corporativos.

Él comparte sus cinco consejos más simples y efectivos para mejorar tu estado de ánimo en el trabajo.

Indudablemente, tu capacidad para identificar el estrés en el momento y manejarlo, es importante para tu felicidad.

 

Sigue tu ritmo natural

Los seres humanos no están diseñados para sentarse inmóviles y mirar una pantalla durante 12 horas seguidas. Pasar el día entero doblado como un signo de interrogación sobre tu escritorio puede tener graves consecuencias para tu salud, y para tu estado mental.

Nuestros sistemas físico, mental y emocional necesitan refrescarse cada hora y media. De lo contrario, el cuerpo manifestará su estrés a través de letargo, irritabilidad o hambre. Si te presionas, la respuesta de tu cerebro “lucha-o-huye” te mantendrá sobre la marcha. Eso está muy bien para las emergencias. Pero con el tiempo te sentirás agotado y no serás tan capaz de pensar con claridad o de forma creativa.

Así que si sientes que vas a entrar a la zona roja de alerta, es momento de tomar un descanso.

"Hacer pausas regulares para mover tu cuerpo disminuirá significativamente tus niveles de estrés", dice McNiff. "No tiene que ser extenuante o consumir mucho tiempo. Con tan sólo caminar cinco minutos más o menos por los alrededores, ya sea cerca de la oficina, o dar un corto paseo fuera, te puede ayudar a presionar tu botón de reinicio y reducir la presión que ha estado acumulándose".

Programa una alarma para que suene cada 90 minutos y da un paseo alrededor de la cuadra, rehidrátate o cambia tu visión simplemente mirando por la ventana.

 

 

Planea una ¨reunión caminante¨

Para esos momentos en los que parece que no puedes alejarte de tu escritorio, McNiff sugiere estirarse. Muchos lugares de trabajo ofrecen sugerencias de estiramiento para disminuir la rigidez y aumentar la comodidad en el escritorio, y el estiramiento es también una excelente manera de liberar la tensión en el cuerpo y la mente.

Inclusive podrías hacer algo aún mejor y tener una reunión caminante, la solución perfecta para un día ajetreado. "Con una reunión caminante, en lugar de sentarte en una sala de reuniones, puedes caminar con la otra persona (o personas: por lo general un máximo de tres es lo que se recomienda, al mismo tiempo que llevan a cabo la reunión", dice McNiff.

"Evidentemente, no todas las reuniones se pueden realizar de esta forma, ya que tomar muchas notas mientras estás caminando puede ser difícil. Pero cuando es posible, las reuniones caminantes han demostrado que mejoran la creatividad, lo que a su vez ayuda a reducir los niveles de estrés”.

Da un paseo y disfruta el aire libre con una reunión caminante. Es una manera eficaz de estirar no sólo tus piernas sino también tu mente.

 

Ignora tus alertas

Es fácil sentirnos abrumados cuando tenemos demasiadas cosas que hacer. Muchos de nosotros nos encontramos yendo de una tarea a otra, y con la sensación de que en realidad nunca terminamos nada, lo que puede llevarnos a tener altos niveles de estrés.

"Mientras te enfocas en una tarea individual, no te permitas distraerte o preocuparte por las otras cosas en las que tienes que trabajar", dice McNiff.

“Acepta que en ese momento, lo mejor que puedes hacer es darle toda tu atención a la tarea que estás realizando para poder terminarla. Y cuando la hayas completado, sin importar qué tan pequeña sea, táchala de la lista o márcala como terminada. Tachar cosas de tu lista puede recordarte que estás logrando cosas y disminuir tus niveles de estrés de manera significativa.

McNiff también sugiere desconectar el correo electrónico. "Cada vez que escuchamos el sonido que nos notifica que tenemos un nuevo correo electrónico, nuestra curiosidad se despierta y nos distraemos de nuestro trabajo. Y cuando leemos el correo electrónico, o incluso si sólo revisamos de quién es, podemos tardar hasta 15 minutos para retomar lo que estábamos haciendo antes", dice McNiff.

Encuentra cosas sobre las cuales sonreir y reir 

Es igualmente importante mantener una actitud sutil y agradable en el trabajo. A pesar de que puede parecer simple, sonreír es una manera instantánea de reducir el estrés.

Mantener fuertes lazos con tu equipo de trabajo y un sentido de diversión con tus colegas es una excelente manera de aumentar los niveles de felicidad en el trabajo. Una broma divertida o un vídeo de YouTube pueden hacer una gran diferencia en tu estado de ánimo, y un poco de risa realmente tiene un buen efecto.

McNiff también ofrece unas cuantas técnicas.

"Practica esto: cierra los ojos e inhala suavemente... sonríe mientras exhalas suavemente," dice McNiff. "Podrías imaginar que estás en algún lugar en el que te encantaría estar, como de vacaciones en un resort o riendo alrededor de una mesa con un grupo de amigos. Hacer esto un par de veces realmente puede calmar tu mente y tu cuerpo, y reducir tus niveles de estrés rápidamente".

Una broma divertida o un vídeo de YouTube pueden hacer una gran diferencia en tu estado de ánimo, y un poco de risa realmente tiene un buen efecto.

Baja el ritmo y respira profundamente  

Los beneficios de la atención plena en el lugar de trabajo están bien documentados. Pero si no cuentas con un espacio para tomar tu cojín y meditar en la oficina, hay técnicas simples que puedes aplicar.

"Cuando te sientas estresado, respirar con suavidad, lentamente y un poco más profundo puede calmar tu mente y rápidamente reducir tu nivel de estrés", dice McNiff.

Él profundiza sobre una de sus mejores técnicas de respiración, el "Globo 5585".

"Siéntate en una posición relajada e imagina que tienes un pequeño globo en tu estómago, justo detrás y debajo de tu ombligo", dice McNiff. "Inhala suavemente por la nariz a la cuenta de cinco y, mientras lo haces, imagina que el globo se expande suavemente; sostén la respiración contando hasta cinco.

"Luego exhala suavemente y cuenta hasta ocho y, mientras lo haces, imagina que el aire sale suavemente del globo y que éste regresa a su estado desinflado. Luego, haz una pausa a la cuenta de cinco antes de repetir el ciclo.

"Hacer esto le permitirá a tu cuerpo alcanzar un estado de calma, que no solamente reducirá tus niveles de estrés, sino que también tendrá importantes beneficios para tu productividad.

Paul McNiff es un entrenador, coach, psicoterapeuta y agente de cambio en Relationship Results.


Paul McNiff es un entrenador, entrenador, psicoterapeuta y agente de cambio que trabaja con propietarios de negocios y profesionales para ayudarles a romper las barreras que les impiden avanzar y tomar las medidas para lograr los resultados que desean. Paul también trabaja con equipos corporativos, parejas y familias para ayudarles a desarrollar relaciones poderosas y habilidades de comunicación que les ayuden a alcanzar su máximo potencial.