La historia de Solber Pupusa es la crónica exquisita de la cultura gastronómica de El Salvador abriéndose camino por el mundo, pero también es la historia de un amor, cuyos protagonistas, provenientes de El Salvador y República Dominicana, se encontraron en la cosmopolita ciudad de Nueva York.

Para entender cómo fue que las Pupusas conquistaron los paladares de los neoyorquinos hay que conocer la historia de Reina Bermudez Soler (El Salvador), su marido Rafael Soler (República Dominicana) y su hijo César Fuentes; quien con los años terminó por dirigir el mercado del Red Hook y crear la marca Solber Pupusas, una mezcla de los dos apellidos, con el cierre inequívoco del plato y la historia que nos convoca.

Conoce la historia de la Pupusa más grande del mundo que ganó su premio Guinness en El Salvador.

La historia de un amor

Hace 23 años Rafael y Reina se conocían en Nueva York y empezaban a reunir los ingredientes para cocinar eso que llamamos destino. El amor prosperó y la idea de un proyecto de vida compartido parecía tener un sabor muy definido, el del plato más típico de El Salvador.

Los comienzos suelen ser inciertos, pero cuando están bajo el magnetismo del amor se afrontan con más optimismo y se recuerdan aún mucho mejor: ¨Todo comenzó como una pareja de novios, estábamos conociéndonos y mi esposa, que es salvadoreña, me llevó a un parque donde ella sabía que había Pupusas; era la primera vez que escuchaba el nombre y probaba esa comida¨, recuerda Rafael.

Este parque era nada más y nada menos que el Red Hook de Brooklyn, un centro de reunión para los latinos amantes del fútbol por aquellos años, donde también se podían encontrar comidas típicas de diversos países.

A poco tiempo de estar juntos se les presentó la oportunidad de continuar con un pequeño negocio de comida de la familia de Reina que ya funcionaba en este parque. ¨Yo me animo¨ dijo Reina. ¨Yo te apoyo¨, le contestó Rafael. Fue así como en 1999 empieza el proyecto de preparar auténticas Pupusas para la gente que visitaba este parque.

Una revelación gastronómica

En aquel momento, ni Reina ni Rafael podían imaginar el éxito que las Pupusas iban a tener entre los neoyorquinos, ni que escritores, periodistas y artistas se hicieran eco de sus sabores. Aunque, como reflexiona Rafael, desde los inicios la pareja tenía ¨un gran espíritu de positivismo, de querer hacer las cosas bien, que hizo que tanto salvadoreños como no salvadoreño quedaran encantados con las Pupusas.¨

El tiempo pasó y la ciudad se fue transformando, con sus movimientos inmobiliarios y culturales. ¨Ya para el año 2006, los vendedores de comida ambulante del Red Hook se convirtieron en un referente gastronómico de la ciudad y la gente iba más por los puestos de comida que por los juegos de fútbol¨ apunta César, el único hijo de la pareja.

Rafael en plena tarea de preparar y servir Pupusas.

Primero fueron los periódicos, The New York Times, The New Yorker, quienes descubrieron una comida callejera que se iba popularizando en el Red Hook. Las celebridades de la gastronomía no tardaron en llegar.

Fue entonces cuando comenzaron a vender desde un camión y ser invitados a otras ferias y mercados. A partir de ahí, escritores y chefs, como "Tony" Bourdain y otras personalidades de Nueva York comenzaron a probar y hablar de las Pupusas, hasta que una presentadora de la televisión del calibre de Martha Stewart invitó a Reina y Rafael a ser parte de su show. ¨Allí por primera vez la Pupusa Salvadoreña tuvo la oportunidad de proyectarse hacia los hogares norteamericanos. Tal fue la penetración, que en la actualidad el 90% de la clientela son no latinos¨, concluye César que creció en medio de todas estas transformaciones.

Rápidamente celebridades de la gastronomía como Ed Zimmern, Adam Richman, Sunny Anderson & Iron Chef Marcus Samuelsson, y Aarón Sánchez, entre otros, reprodujeron las bondades del plato más popular de El Salvador para sus audiencias 100% vernáculas. Así las Pupusas entraron en la escena culinaria de los Estados Unidos.

De ahí en más, las Pupusas saltaron al plano internacional de la mano de la BBC que en 2010, y en 2011 a través talentoso chef estrella británico Andy Bates, las llevó a su espectáculo 'Fiestas Callejeras'.

Los premios de la calle

Los Premios Vendy, el más prestigiosos reconocimiento de la comida callejera en Nueva York, considerados los Oscar de la comida ambulante, parecía ser el próximo paso para legitimar lo que miles de bocas estaban aclamando. En 2008, fueron nominados y quedaron como uno de los cinco finalistas, pero fue hasta el 2011 donde el público los volvió a postular y, finalmente, Reina y Rafael levantaron la Copa.

Reina y Rafael en el día en que reciben el Premio Vendy.


El secreto mejor guardado está en el amor

Sin bien la sencillez es una de las claves de esta comida, Reina y Rafael no se quedaron solo con lo tradicional y fueron añadiendo ingredientes extraídos de otras culturas, para ampliar el extenso horizonte de texturas y sabores que este versátil plato admite en su preparación: toques asiáticos, pupusas vegetarians, pupusas veganas, orgánica, entre otras fusiones.

Pero la evolución y la internacionalización de las Pupusas no alteraron su esencia, y a la hora de preguntarle a Reina por el secreto para hacer una buena Pupusa, ella no dudó en decir: ¨El secreto es hacerlas con mucho amor¨.

Reina es el alma creativa detrás de las distintas variedades que Solber Pupusas ofrece.