Que leemos y escribimos más, pero que nuestra atención se dispersa, que estamos más interrelacionados y podemos ver el trabajo de otros, hacer networking. Que se hace difícil separar lo útil de lo superfluo, pero que los tiempos y las distancias se acortan. Estas y otras ventajas y desventajas surgen del uso de las redes sociales como herramientas en el entorno de nuestra educación, pero también como parte de una nueva realidad del mundo que absorbemos.

Para entender mejor el uso de la redes sociales en el contexto de nuestra formación, volamos con el pajarito de Twitter hasta Valencia, España, para hacerle algunas preguntas a Marga Cabrera, doctora en Comunicación Audiovisual y profesora titular en la Universidad Politécnica de Valencia, quien, entre otras cosas, codirige el congreso internacional Comunica2 sobre redes sociales y coordina el Máster CALSI, especialidad de social media.

¿Qué rol juegan las redes sociales en los procesos de aprendizaje?

Si entendemos aprendizaje como descubrir y entender lo que hay a nuestro alrededor, las redes sociales son una ventana al mundo, donde el tiempo y la distancia se acortan. Nos permiten comunicarnos y aprender de cualquier persona independientemente de dónde esté o de si la conocemos o no.

Otra cosa es si realmente lo están utilizando los docentes en sus procesos de enseñanza. En mi opinión todavía son muy pocos los que se adentran en este campo. Supongo que por miedos o desconocimiento, aunque seguro que con el tiempo será una parte más del proceso de aprendizaje como ya lo es de nuestro día a día.

¿Cómo podemos aprovecharlas mejor? Como estudiantes y como individuos en formación constante.

Cada cual lo aprovecha dependiendo de sus intereses. Más que de las redes sociales depende de la curiosidad de cada cual, de hasta dónde quiere aprender y mejorar como persona. Las redes sociales te pueden facilitar muchísimo conocimiento, hay que buscarlo y aprovecharlo.

En la misma medida te ofrecen mucho contenido vacío; es como la televisión, depende de ti si quieres perder el tiempo o aprender, tú eliges los programas que ves, tú eliges con quien conversas, qué buscas o qué lees.

Desde luego debería existir una formación en alfabetización digital, los niños crecen con las redes y la mayoría son huérfanos digitales porque ni padres ni docentes están ahí para orientarles sobre cómo deben moverse y qué es lo correcto.

¿Qué aprendemos mientras estamos en ellas?

Como decía, todo depende de cada uno.

A mis alumnos les señalo que las redes sociales suelen mostrar lo mejor de cada individuo, porque muy pocos cuentan lo malo que les ocurre, más bien muestran los éxitos, las mejores fotos y mejores momentos de sus vidas, es un espejo de la vida real con un filtro de “buenismo”.

Pero además, si nos detenemos a analizar a los usuarios individualmente, las redes sociales nos aportan muchísima información sobre la persona: quién es, qué le gusta, con quién se relaciona, qué hace, sobre qué conversa… es una fuente de información tremenda sobre individuos.

También aprendemos a relacionarnos digitalmente, a buscar información y a crear comunidades virtuales según nuestros intereses. Son una gran herramienta de networking donde es más fácil que nunca relacionarse con personas interesadas en lo mismo que nos apasiona.

¿Alguna experiencia del ámbito educativo que haya llamado tu atención?

Existen muchos proyectos interesantes; desde blogs colaborativos, wikis, experimentos en Facebook, tableros de aula en Pinterest… lástima que no sean muchos más los docentes que se atreven con esto. También es cierto que no todos disponen de aulas o conexión adecuada para poder trabajarlo.

Sergio Tejero, maestro de lengua, es un ejemplo de docente que ha conseguido motivar a sus alumnos a escribir El Quijote en 140 caracteres. Lo publican en la cuenta de Twitter: @ElQuijoTweet y luego lo engloban en Storify: Consiguen un lenguaje sencillo, pues lo resumen y escriben su propios alumnos, y les motiva a leer y entender el libro.

¿Hacia dónde nos dirigimos en materia de aprendizaje y redes sociales?

En el momento en que docentes, alumnos y usuarios en general conozcan las ventajas de las redes y tengan un acceso rápido su uso se extenderá. Cada vez será más normal su aplicación en el aula, es como si hoy en día nos extrañara que un alumno utilice internet para buscar información. Entiendo que la tendencia será igual, pero para eso todos los implicados deben conocer sus ventajas y desventajas y aprender a manejarse en este nuevo sistema de comunicación y conexión de públicos. Lo ideal es que empiecen desde pequeños la formación en alfabetización digital.

 

Marga Cabrera es Doctora en Comunicación Audiovisual y profesora titular con dos sexenios de investigación. Codirige el congreso internacional Comunica2 sobre redes sociales y dirige el Máster CALSI, especialidad de social media. Coordinó el libro de la Fundéu-BBVA “Escribir para internet: guía para los nuevos medios y las redes sociales” dirigido por Mario Tascón. Y escribió, junto a Bárbara Yuste, el libro “Emprender en periodismo, herramientas para el nuevo profesional en red” editado por la UOC. (Foto Sebastián Rodríguez y Ester Dus).

 

 

 

 

 

 

 

 

Marga Cabrera Coordinó el libro de la Fundéu-BBVA “Escribir para internet: guía para los nuevos medios y las redes sociales” dirigido por Mario Tascón. Y escribió, junto a Bárbara Yuste, el libro “Emprender en periodismo, herramientas para el nuevo profesional en red” editado por la UOC.

Actualmente se encuentra inmersa en su proyecto “Observatorio de nuevos medios en español” financiado por las “Ayudas a Investigadores y creadores culturales 2015” de la Fundación BBVA. www.nuevosmedios.es.