El ritmo cotidiano de la vida ya nos hace pensar en suficiente estrés. Ya se trate de una difícil asignación en el trabajo o del manejo de los calendarios extracurriculares de los niños, sería bueno tener unas cuantas horas adicionales para hacerlo todo.

Y, conforme se aproxima la época navideña, ese ritmo aumenta vertiginosamente.

Entonces, no es ninguna sorpresa que los estadounidenses citen la época navideña como una de las temporadas más estresantes del año, siendo las mujeres quienes reportan el punto de tensión más alto. Los trabajos se intensifican a medida que los empleados sienten la presión de cerrar el año con presupuestos, informes y revisiones. Hay abundantes reuniones sociales y fiestas de última hora, sin mencionar la presión de encontrar y comprar obsequios maravillosos, viajar para visitar a la familia, y asegurarse de que las tradiciones de la época se llevan a cabo a la perfección. Tiene sentido que si bien esta es una de las épocas más mágicas del año, también implica mucho estrés.

Cuando el estrés es desenfrenado, es contraproducente porque pasas más tiempo preocupándote por la lista de cosas que debes hacer que tachando las tareas en esa lista. Sin embargo, con unos cuantos ajustes, usando algunas de las mejores ideas que tenemos sobre el estrés, puedes mantenerte sano esta Navidad, reducir tu estrés y terminar muchas de las tareas en tu lista.

Adopta una pose (de poder)

Cuando te sientes ultra estresado, no importa cuánto te esfuerces en intentar de calmarte a ti mismo, tu mente ansiosa sigue ganando. Pero, ¿y si pudieras usar tu cuerpo para calmar tu mente? Eso es exactamente el hallazgo que la psicóloga social de Harvard, Amy Cuddy, compartió en su Ted Talk (uno de los más vistos de todos los tiempos) Your Body Language Shapes Who You Are (Tu Lenguaje Corporal Moldea Quien Eres). Al permanecer como un superhéroe durante dos minutos, puedes disminuir en un 25 por ciento tus niveles de cortisol (la hormona que causa el estrés).

Escucha música

Si quieres una excusa para escuchar todos esos villancicos desde hoy y hasta el año nuevo, aquí la tienes. Un estudio publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos ha demostrado que escuchar música repercute positivamente en el sistema de estrés psicobiológico. La música puede calmar tu mente y tu cuerpo. Así que si necesitas sentirte un poco más relajado mientras tratas de terminar todo lo que debes hacer, escucha tu música favorita y siente la diferencia.

Respira profundamente

Aunque pasas toda tu vida respirando, cuando las tensiones aumentan, por lo general olvidas cuán poderoso puede ser respirar de forma adecuada. Si el tráfico es terrible o encontraste a un verdadero Sr. Scrooge, la respiración es un reductor de estrés incorporado. Para combatir el estrés, puedes desencadenar la respuesta de relajación, una técnica desarrollada por el cardiólogo de la Facultad de Medicina de Harvard, el Dr. Herbert Benson. El primer paso en esta técnica es inhalar largo, lento y profundamente desde el abdomen, lo que cambia tu respuesta al estrés al disminuir la frecuencia cardíaca y la tensión muscular.

Practica la gratitud

Un estudio científico relevante correlaciona el hecho de dar gracias con un mayor bienestar. Múltiples estudios han demostrado que el aprecio, en varias formas, está vinculado a un estado mental más fuerte. El coach y galardonado clínico, Michael McCutcheon,  concuerda. "Verdaderamente considero que la gratitud es la clave para la felicidad y, afortunadamente, los investigadores respaldan esa consigna", dijo. "No puedo dejar de recomendar que empiecen a escribir un diario de gratitud por las noches. El final del día debe ser un tiempo para hacer una reflexión positiva sobre lo que salió bien, y sobre aquellas cosas por las cuales generalmente estás agradecido, y tomar el tiempo para unos instantes a solas de paz durante la agitada temporada navideña, es algo que seguramente también agradecerás".

Disfruta el aire libre

Ya sea que hayas estado confinado en tu escritorio o hayas pasado la semana apresurado en tu automóvil, es posible que desees encontrar unos minutos para salir y disfrutar el aire libre. Un estudio publicado en Psychological Science ha demostrado que la naturaleza tiene efectos positivos sobre el cerebro. Caminar en la naturaleza o incluso tan sólo ver imágenes de ella es reparador para nuestro cerebro. En un experimento reciente realizado en Japón, los participantes que caminaron en un bosque versus un centro urbano, lograron reducir su frecuencia cardíaca y niveles de ansiedad y mejoraron su estado de ánimo. Así que cuando las presiones aumentan, un paseo nocturno o un soplo de aire fresco ciertamente pueden mantener bajo control tu respuesta al estrés.

La ciencia nos muestra que los altos niveles de estrés durante la época navideña se pueden aplacar. Con unos cuantos ajustes a tu día, como melodías relajantes y unas cuantas inhalaciones profundas, puedes volver a disfrutar de esta maravillosa temporada en lugar de preocuparte por ella.


Maxie McCoy es una escritora y conferenciante con un mensaje: cómo encontrar y seguir tu inspiración para tener una vida extraordinaria. Maxie ofrece textos inspiradores, videos ejecutables y sesiones personalizadas en maxiemccoy.com. Ella también desarrolla currículo y experiencias offline para el sitio web de carrera para la generación Millennial, Levo.