Reproducir la magia de la navidad en nuestras casas es algo que hacemos cada año con la ilusión renovada de contagiar esa emoción a todos los integrantes de la familia, con luces, bolas de colores, dulces e historias para encender el espíritu navideño. Pero además de vivirlo con sus familias y en sus casas, este año los colombianos podrán experimentar una Navidad reproducida a escala real.

Después de un año en el que muchas veces nos centramos demasiado en nosotros mismos, la Navidad es la gran oportunidad para abrirnos a los demás. Esa “importancia de compartir con los demás es justamente el mensaje que Coca-Cola quiere que las personas se lleven con en este recorrido para vivir el verdadero sabor de la navidad¨  explica Paula Pombo, Gerente de Marca de Coca-Cola en Colombia.

La Villa Navideña es entrar a una historia de Navidad a escala real y experimentar la ilusión que nos produce vivirla en directo. Eso fue lo que Coca-Cola quiso regalarle este año a los colombianos.

Más de 1000 personas por día, grandes y chicos, familias y grupos de amigos llegan al Titan Plaza de Bogotá. La Villa Navideña estará allí desde el 14 hasta el 19 de diciembre, de 2 p.m. a 10 p.m.

Pero para entrar al mágico mundo de Santa primero debes abrir tu corazón a los demás. ¿Qué esperás para hacerlo?

Un viaje al mundo de Santa

La aventura empieza con los duendes que aparecen entre la fila compuesta por todas esas personas que se animan a compartir sin prejuicios lo mejor del espíritu navideño. Una vez con ellos, sin darnos cuenta ya estamos dentro de la historia. Los ayudantes de Santa nos guían hasta el inicio del recorrido de la Villa y nos envuelven con sus mágicos mensajes.

Así comienza un viaje de 10 minutos, donde podemos palpitar en primera persona todas esas emociones navideñas, como en una película, pero hechas realidad. Casi sin advertirlo, pronto nos encontramos cantando villancicos junto a otras personas (porque si lo haces solo la maquina de nieve no se activará) o compartiendo una Coca-Cola con alguien que nunca habíamos visto antes. ¨Porque muchas veces se nos olvida lo rico que es compartir¨, remarca Paula Pombo, y  porque sólo así la magia de la Navidad podrá seguir pasando de generación en generación.  

La emoción llega a su punto máximo cuando el protagonista indiscutido de la Navidad, Papá Noel, aparece. ¨He visto personas adultas emocionarse¨ comenta sorprendida Paula Pombo, remarcando el efecto positivo que la Villa causa en los asistentes, sin importar su edad.

Es entonces cuando un Santa más real nos abraza y comparte con nosotros una fotografía que luego podemos descargar aquí. Porque está claro que la Navidad no solo se trata de los regalos, se trata sobre todo de esa felicidad hecha de momentos para soñar y compartir con los demás.

Al final del recorrido, Santa nos pregunta qué mensaje nos hemos llevado. Nadie lo duda, todos dicen “compartir”.