No sé cómo sucedió, simplemente sucedió.  Después de la carrera de ¨Correcaminos¨ sentí un dolor en la rodilla, que con los días se fue transformando en una punzada por los lados al finalizar los entrenamientos. Al principio solo era una molestia al final de las sesiones, pero llegó un momento en que después de correr el dolor era insoportable. Yo sabía que algo estaba mal, porque cuando uno corre siempre hay un agotamiento, pero este dolor era diferente. Uno lo sabe, uno conoce su cuerpo.

Si quieres conocer más sobre Boris Alonso Lee #EnLasTenisDeBoris: Del km 0 a correr maratones por el mundo

El momento de asumirlo es la parte más dura, pero necesaria.

Entonces llegó el momento de asumirlo y el proceso fue bastante triste para mí. Fui a consulta con el Doctor Marvin Aguilar Moya y me dio el diagnóstico: inflamación en el músculo poplíteo. Al principio fue muy duro y pensé inicialmente en que me iba a impedir lograr el tiempo que tengo planeado realizar en mi próxima maratón.

Lo primero que hice fue llamar a gente cercana, a mi amigo Antonio Castillo en Liberia, a Leo Chacón, que es mi entrenador, y a mi novia. Todos coincidieron en algo, en no perder la cabeza.

Era difícil no perderla, especialmente con la noticia de que tenía que dejar de correr por 22 días y la maratón de Chicago estaba a tan solo 2 meses. Me sentí triste, muy triste.

Además, de los 22 días sin entrenar, tenía que asistir a terapias 2 veces por semana. Terapias muy dolorosas pero efectivas. Mi doctor es un profesional capacitado y todo fue evolucionando positivamente.

La psicología del corredor que no puede correr.

Entonces, mientras no podía correr me puse a nadar y a hacer spinning para mantener mi forma física, y fui mucho más estricto con la dieta a cargo del Doctor Joaquín Chang.

Además, para no bajonearme, comencé a pensar en los momentos bonitos que me ha dado este mundo de correr, en los amigos, los lugares que visité y todas las cosas positivas que trajo a mi vida.

Claramente, no poder correr fue un reto que enfrentar y vencer y lo quise hacer con la mejor actitud. Me ayudó mucho el apoyo de los amigos del running que me llamaron y se preocupan por mi.

Si necesitas motivación lee: 10 motivaciones para el reto de correr: ¨la meta va mucho más allá de terminar una carrera¨


¿Qué aprendí? ¿Qué consejos puedo dar al respecto?

1- No perder la cabeza, no desesperarse. No  correr no significa que no se pueda seguir haciendo ejercicio. El cuerpo le pide a uno actividad física y hay alternativas.

2- Busque ayuda profesional. No trate de autorecetarse o creer que le pasó algo similar a alguien y ya. Busque ayuda profesional siempre.

3- Piense que la comida, la hidratación y el descanso también son parte del plan. Así que no descuide esas áreas bajo ninguna circunstancia mientra está en recuperación.

4- Motívese pensando en el futuro. El futuro está ahí, y hay que ir por el.

5- Estire bien después de las sesiones de entrenamiento para evitar lesiones graves. Mínimo 1 vez al mes, busque masajes con fisioterapia. Aliméntese y duerma bien siempre.



Boris trabaja junto a Powerade para contagiar a las personas a enamorarse del deporte a través de su historia de vida y su día a día de entrenamiento. Puedes seguir toda su actividad en redes sociales usando el HT #EnLasTenisDeBoris.