Para los más jóvenes Internet es algo tan natural como el aire para respirar. Pero este invento que revolucionó el mundo no tiene tantos años (unos 23 aproximadamente en su uso popular), por lo que muchos podrán recordar cómo era la vida antes del más maravilloso medio de comunicación que hayamos conocido hasta ahora los seres humanos.

El correo: Antes de la llegada de Internet sólo existía al correo postal para escribirle a otra persona. Las postales se utilizaban para cuando estábamos de viaje y el teléfono fijo para hablar. De modo que para escribirle a alguien que estaba lejos debías tomarte tu tiempo, tener papel, sobre e ir a dejar la carta al correo.

La biblioteca: Nada de prender la computadora y encontrar cualquier libro o texto, la biblioteca solamente existía en su versión física tradicional, hasta donde tenías que desplazarte cuando la bibliografía o libro que buscabas no estaba en tu casa.

Leer y estudiar: Claro está que no existia Wikipedia y la lectura solamente era posible en su soporte libro y papel. Cuando necesitabas estudiar y extraer bibliografía debías copiar del libro escribiendo en tus cuadernos de apuntes.

Tutoriales: Las clases eran la única forma de aprender, eso y la prueba y el error. No existían trucos para descubrir cómo hacer algo y la experiencia se pasaba de boca en boca o por medio de libros.

No existía el término chatear: Igual que mucho otros, como googlear, el término chatear ni siquiera existía, solo el teléfono fijo y estar con suerte para que te atendiera tu amigo y no el papá, el hermano o la mamá.

Sin Google a la vista: Sin Internet tampoco teníamos Google, así que debíamos apelar a las consultas interpersonales, a los más sabios, a la buena memoria de algunos o inventar, en el peor de los casos, las respuestas a todos esas preguntas que nos surgen cada día.

Las compras se hacían en las tiendas: No había otra forma de comprar que no fuera llegando hasta la tienda o por medio de catálogos (que eran lento) cuando se trataba de cosas muy específicas que venían del exterior.

Ni hablar de los smartphones: Aunque el Internet móvil forma parte de otro estadio tecnológico, en la era del no Internet era algo que ni siquiera podíamos imaginar. Por lo tanto, todas nuestras actividades, lugares de encuentro y la organización de todo eso que hoy solucionamos en la palma de la mano debía ser planeado y pactado con anterioridad.

Nada de Waze para los desorientados: Si te perdías por ahí no había otra salida que consultar con las personas que te topabas. La tecnología GPS online en un dispositivo móvil era cosa de las películas y la NASA.

Ningún subterfugio para el primer acercamiento: El cara a cara era el único modo de hacer un primer acercamiento con tu pareja en potencia. Nada de redes sociales para ligar, nada de Facebook ni Instagram para ver fotos y hacer un like de acercamiento.

¿Y para vos, qué es lo que más ha cambiado con la triple W en tu pantalla?