210 voluntarios del Sistema Coca-Cola se hicieron presentes en las costas costarricenses con un solo objetivo: dejar playa Guacalillo en la provincia de Puntarenas lo más limpia posible de los desechos que afectan la costa del Pacífico.

La actividad se realizó en el marco de la Jornada Internacional de Limpieza de Playas organizada por Ocean Conservancy en más de 100 países de todo el mundo durante el mes de septiembre.

El Sistema Coca-Cola tuvo su jornada el pasado 23 de septiembre en conjunto con la Asociación Terra Nostra, ONG que fomenta y desarrolla actividades y proyectos que buscan el bienestar ambiental.

Esta fue la undécima ocasión en que se realiza la actividad, donde los voluntarios recogieron desechos valorizables y basura en aproximadamente 2 kilómetros de recorrido por una de las playas más contaminadas de Costa Rica.

“Estas jornadas ratifican el compromiso del Sistema Coca-Cola de promover y gestionar el manejo adecuado de los residuos. Transmitimos a la población la necesidad de proteger el medio ambiente y de incorporar la cultura de recolección y reciclaje en su rutina diaria”, comentó William Segura, Gerente de Asuntos Públicos y Comunicación de Coca-Cola Company.

Voluntarios tan diversos como madrugadores

Desde tempranas horas de la mañana los voluntarios se hicieron presentes en las instalaciones de Femsa en la Uruca, San José. La llegada a la playa estaba prevista para las 9 de la mañana y la actividad se extendió hasta las 11. Si bien el clima no ayudó, a pesar de la lluvia la labor de recolección se llevó a cabo.

La diversidad entre los voluntarios se hizo evidente al observar diferentes grupos familiares, niños, adultos y colaboradores del Sistema Coca-Cola de distintas áreas. Marlon Espinoza, colaborador del equipo de Guanacaste, participó de la jornada de limpieza con un grupo de compañeros. Para él es muy lamentable que haya contaminación. “Venimos a aportar un granito de arena para limpiar la playa” señaló Espinoza.

Al final de la jornada se pudo recolectar una tonelada de basura que fue contabilizada en el centro de la playa por el personal de Terra Nostra. Los desechos se dividieron en aquellos que pueden ser reciclables y los que son considerados como basura.

Puedes leer: Un día para limpiar las Galápagos

El material calificado como apto para el reciclaje fue recogido por  Misión Planeta programa del Sistema Coca-Cola que promueve el manejo adecuado de los residuos sólidos y cuenta con dos décadas de trabajar en pro del medio ambiente del país. Lo considerado como basura fue recolectado por la municipalidad de la zona.